Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Policiales

Policiales

Caso Gallego Rojas: Cayó en Corrientes el segundo implicado

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Es un joven identificado como José Ramón R. (26). El principal sospechoso designó abogado defensor oficial ayer y hoy declara en sede del Juzgado de Instrucción Siete.

El segundo sospechoso por el crimen del colombiano Gustavo Gallego Rojas (32), asesinado de múltiples puñaladas el domingo en su departamento del barrio Yacyretá, fue detenido ayer en Corrientes.

Los detectives de la Policía de Misiones que trabajan en el caso ya lo tenían identificado y le venían siguiendo el rastro desde hace varios días, a tal punto que ya habían logrado reconstruir prácticamente todos sus pasos y la posibilidad de que estuviera en la vecina provincia era una realidad, aunque el dato se mantuvo en reserva para no entorpecer la búsqueda.

Y todos los datos terminaron siendo certeros porque finalmente ayer, a las 7.45, llegó el reporte que todos estaban esperando: José Ramón R. (26) había sido localizado y detenido en la capital correntina.

La aprehensión del sospechoso fue concretada por efectivos de la Dirección de Investigaciones de Delitos Complejos (DIDC) de la Policía de Corrientes, quienes de inmediato notificaron la novedad a sus pares en Misiones y a las autoridades del Juzgado de Instrucción Siete, a cargo del magistrado Miguel Mattos, que interviene en la causa.

Ahora se aguarda que las fuerzas provinciales y los juzgados intervinientes arbitren los mecanismos necesarios para concretar el traslado del muchacho hacia Posadas para responder ante la Justicia.

Periplo judicial

Justamente, ese mismo camino ya fue iniciado ayer por Brayan Damián C. A. (26), compatriota de la víctima y primer sospechoso en ser detenido en el marco de la investigación.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, el implicado fue trasladado ayer hasta sede judicial, donde designó abogado defensor oficial y hoy deberá volver para prestar declaración indagatoria ante el juez Mattos.

En esa instancia, el extranjero tendrá la oportunidad de brindar su versión de los hechos o abstenerse de declarar, tal como lo ampara su derecho. También se le notificarán de los elementos e indicios que se registran en su contra y será imputado.

La misma suerte correrá el muchacho detenido en Corrientes, aunque, obviamente, primero debe ser trasladado a Misiones y por eso su comparecencia ante la Justicia podría tardar unos días más.

El crimen

El crimen de Gallego Rojas, prestamista y dedicado a la venta de muebles, fue reportado el domingo, poco después de la 00.30, cuando sus vecinos oyeron gritos provenientes de su departamento en la chacra 103 (barrio Yacyretá) y al acudir en su auxilio lo encontraron sin vida en el lavadero del lugar.

Allí se constató que el hombre había sufrido al menos 15 heridas cortantes en diversas partes del cuerpo, aunque luego el examen de autopsia determinó que la lesión mortal estaba localizada en el tórax.

Ante ese panorama comenzaron los primeros trabajos del personal de la Dirección Homicidios abocado a la investigación, labor mediante la cual se pudieron recoger varios testimonios que apuntaron haber visto a dos personas salir del lugar con una caja fuerte portátil (con 70.000 pesos dentro) en mano y utilizando la moto Honda Titán de la víctima.

Luego, aparecieron más conocidos de la víctima que apuntaron sus sospechas hacia un sujeto con el cual aparentemente Gallego Rojas había tenido un conflicto laboral relacionado a la venta de muebles que derivó en una enemistad.

Así fue que el nombre de Brayan, otro colombiano, quedó bajo la mira como principal sospechoso y la continuidad de la pesquisa lo terminó dejando, prácticamente, acorralado. Suerte similar para su presunto cómplice.

La investigación

Las fuentes describieron que la información recolectada permitió establecer que el extranjero sospechoso residía en Corrientes, pero el sábado a la madrugada había llegado a Posadas, donde además de su pareja -embarazada- también tiene otros familiares.

Tras su arribo a la capital misionera, el implicado se habría alojado en la vivienda de un conocido suyo ubicada a sólo 200 metros de la casa de Gallego Rojas. Allí pasó la noche junto a su acompañante, José Ramón R., detenido ayer.

El siguiente dato que se tuvo sobre Brayan ya se constituyó como un elemento clave. Es que varios testigos señalaron haber visto a los dos implicados dejar esa vivienda el sábado a la noche y regresar el domingo entrada la madrugada a bordo de una Honda Titán.

Ese lapso en el que los involucrados estuvieron ausentes coincide con el horario del crimen de Gallego Rojas y la motocicleta además coincide con el rodado que los homicidas le robaron a la víctima para huir de la escena.

Aparentemente, después del hecho los implicados regresaron al inmueble donde habían morado para retirar unas pertenencias y luego de eso se dirigieron en la misma motocicleta hacia la zona oeste de Posadas.

Siguiendo esa pista los uniformados llegaron hasta otro inmueble que fue allanado entre el lunes y el martes, donde efectivamente encontraron la Honda Titán robada. El dueño de casa nada tuvo que ver con el hecho y ante las autoridades aseguró que aceptó guardar el rodado como favor ya que conocía a ambos muchachos, pero nunca supo del origen de la moto. El vehículo, obviamente, quedó incautado.

Con todo esto sobre la mesa, los pesquisas ya estaban muy cerca de Brayan y sólo debieron esperar que dé el paso en falso. Supusieron que podría darlo en la casa de su novia embarazada y así fue. El sujeto fue detenido el lunes a la madrugada cuando llegaba caminando al lugar.

Luminol y más indicios de importancia

El miércoles a la noche, autoridades judiciales y peritos de la Policía regresaron a la escena del crimen para llevar adelante pruebas con reactivos de luminol, pericia tendiente a detectar rastros de sangre.

Las fuentes indicaron que la medida arrojó resultados positivos en varios puntos del departamento. Los pesquisas ya tenían en claro que la víctima fue asesinada entre la cocina y el lavadero del inmueble, pero con el luminol pudieron constatar que en el baño también había rastros de sangre, por lo cual ahora estiman que los homicidas pudieron haberse limpiado antes de huir.

La importancia de este resultado radica además en que, a partir de esos vestigios detectactos y con la utilización de hisopos, los peritos pueden levantar muestras que podrían contener ADN que sirva para ser cotejado posteriormente tanto con el perfil genético de la víctima como de ambos sospechosos. fundamentalmente.

En cifras
15
La autopsia estableció que el colombiano asesinado sufrió al menos 15 heridas cortantes, aunque una de ellas localizada en el tórax fue la lesión mortal.

$70.000
Del lugar los homicidas huyeron con una caja fuerte portátil que contenía unos 70.000 pesos. También usaron la moto de la víctima para huir de la escena. Territorio

INVESTIGACIÓN CORRIENTES MISIONES
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso