Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $168,00 / Venta $176,00
Dólar Blue: Compra $312,00 / Venta $316,00
Dólar CCL: Compra $324,02 / Venta $340,05

Opinión del Lector

Opinión del Lector

La paz o lo peor

Jorge Alemán

Jorge Alemán

No existen valores pacifistas que puedan a priori aplicarse en todos los casos. Los propios estudiosos del texto de Kant sobre la paz perpetua han sabido destacar su posible dimensión irónica. No se trata de considerar a todas las formas de violencia desde un principio ético que pueda situarse por encima de todos los contextos históricos.

Sin embargo, en la situación histórica que se presenta, donde hay una mundialización del capitalismo que está en constante mutación que es capaz de adherirse a cualquier escena y disolver a los polos que se enfrentan a una nueva realidad híbrida, habría que interrogarse por la pasión bélica que se extiende y se reparte por doquier y cuestionar la toma de partido generalizada.


Ni Estados Unidos, Europa y la OTAN promueven esta guerra para liberar al "mundo libre" del autócrata ruso, ni la invasión de Putin a Ucrania fue solo para desnazificar el Dombass y frenar a la OTAN. La misma participaba de la lógica de la restauración del Imperio propia del espíritu del jefe ruso. No obstante, aunque todo esto esté presente, la guerra ha adquirido ya su propia autonomía, la que se desarrolla, no hay que olvidarlo, en el campo de aceleración ilimitada del capitalismo bajo su forma neoliberal. Dicho de otro modo, cuanto más se prolongue la matanza, más se producirá una intensificación de los negocios de la guerra (donde los Estados Unidos llevan siempre la delantera), aquellos que destruyen todas las oposiciones entre lo justo y lo injusto, lo verdadero y lo falso, la liberación o la dependencia.
Por ello no habrá región del planeta donde los sectores más vulnerables no paguen un precio altísimo por esta situación. Así como la novedad del neoliberalismo ha sido la transformación de las derechas en una agenda de ultraderechas, no sería nada extraño que su nuevo paso sea conducir a la realidad a una militarización de las almas como un vector transversal que atraviese todos los frentes en disputa.
Del mismo modo que en el surgimiento de la Revolución de Octubre fue Paz, Pan y Tierra la voz proletaria, y en la huelga argentina del 82 fue Paz, Pan y Trabajo la movilización popular, las izquierdas, los feminismos, el LTBI+ y los movimientos nacionales y populares actuales deberían negarse a la toma de partido por lo que lleva a lo peor de la catástrofe.
No aceptar el chantaje de la toma de posición en aquello que ya está fortaleciendo a los poderosos de siempre será, a la larga, si el mundo sobrevive a la catástrofe, la verdadera causa del pueblo.
La guerra por la hegemonía del mundo no es la emancipación de los pueblos.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso