Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Info General

Info General

Panorama semanal: La carrera entre las vacunas y los contagios

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Cuando todavía se espera que impacte en la cantidad de casos diarios la decisión nacional de restringir con fuerza toda la movilidad en el país durante la última semana de mayo, los datos no dejan de ser alarmantes. Un amesetamiento demasiado alto en la cantidad de contagios, pero también en el número de fallecidos, que transformó al mes de mayo en el mas duro desde que aterrizó el COVID-19 en el Chaco. El contraste de la noticia es el incremento en el ritmo de provisión de dosis y en su efectiva vacunación.

En rigor más de 400 mil vacunas ya envió el Gobierno nacional a la provincia y de las cuales 335 mil se aplicaron, entre primeras y segundas dosis. El impacto se siente y cada vez hay más gente del entorno de cada ciudadano que ha recibido una.

Sin embargo, todavía tiene que terminar junio y julio para estar cerca de los objetivos previstos por Salud Pública para torcer el impacto de la pandemia. La última gran restricción de los días finales de mayo, se repitieron en este primer fin de semana de junio, los resultados todavía no se ven.

El viernes se contabilizaron 21 fallecimientos un número doloroso, que puede estar marcado por cuestiones estadísticas, pero este mismo sábado los muertos fueron 14. Los datos nacionales son igualmente escalofriantes, todos los días mueren en promedio 500 personas, una cifra descomunal y de lo que no se deja de hablar es del colapso del sistema de salud.

En la provincia, la alerta lo ponen particularmente los directivos del Hospital Perrando, Nancy Trejo y Daniel Pascual, que están en la primera línea de fuego, parecen tener mayor presencia en la cuestión que la ministra de Salud, Paola Benítez, que ya no deja dudas de su condición de figura de reparto en esta tragedia.

Y mientras escalan los casos los testeos se llevan a cabo en distintas dependencias a las que ahora la gente acude voluntariamente para hisoparse. En general, la calidad de la atención de las personas que están realizando este tipo de pruebas es inobjetable, tal vez el único detalle es que no se comunican (intencionalmente o no) todos los lugares en los que se realizan test.

Eso provoca aglomeraciones en los lugares en donde si se sabe que se hacen o los lugares en los que el Ministerio de Salud publicita diariamente. Ese amontonamiento de gente en largas filas puede ser contraproducente, aunque no tenga responsabilidad esencial en el incremento de casos.

Los casos crecen porque evidentemente el virus circula sin control en la provincia y el país, y fundamentalmente, porque ante la magnitud de esa circulación hace perder la noción de cuáles son las medidas correctas para la prevención. Es como si lo que se hiciera al inicio de esta pandemia para evitar contagiarse, no fuera suficiente, pero no se sabe qué más hacer.

La contracara es la vacunación. Ayer en medio día se aplicaron 250 mil vacunas en todo el país. Los picos son superiores a los 350 ml, aunque claro, dependerá de la cantidad de dosis que arriben al país.

Dos cosas clave ocurrieron al final de la semana. La primera, el anuncio conjunto del presidente ruso, Vladimir Putin y el argentino, Alberto Fernández, de la producción de vacunas Sputnik V en el país. Si la provisión de antígenos es adecuada, las posibilidades de escalar aún más el plan de inmunización sería algo concreto.

Lo otro, el anuncio del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, de la firma de un contrato para la adquisición de 10 millones de vacunas a la India. La trama es que todavía falta la aprobación del ANMAT para COVAXIN, la marca adquirida por la provincia de Buenos Aires.

En todo caso debería ser una recomendación y aprobación del Ministerio de Salud, tal como ocurrió con la rusa Sputnik. Sería una cuarta marca que se aplicaría en el país, aunque todavía no se sabe cuándo llegarán esas dosis, menos si se toma en cuenta que la India es uno de los escenarios más complicados del planeta y por ahora, sus productos están destinados a atender la situación interna.

No deja de ser interesante, en todo caso, que se abran estas oportunidades para el futuro, porque no se puede pensar que con una sola inmunización completa estará solucionado el problema. Por el contrario, con demasiada facilidad se puede presumir que el Coronavirus convivirá con nosotros por varios años.

El acuerdo cerrado por Kicillof abre posibilidades a las negociaciones de otras provincias, entre ellas el Chaco, aunque la mayoría de los laboratorios ya dejaron en claro que por el momento sus negociaciones están concentradas con estados nacionales.

La cuestión pendiente, aunque el proceso de vacunación marcha a ritmo vertiginoso, es qué pasará con los menores de 18 años. Los países centrales ya han comenzado esa etapa, con marcas que no llegan al país como Pfizer.

El gobierno nacional, que debe soportar la ansiedad de la oposición por ese laboratorio norteamericano se apresta a modificar la ley -a propuesta de la misma oposición- para saltear el escollo que implicaba las responsabilidades por negligencia en la aplicación o contenido de su producto.
Aún si esto ocurriera no quiere decir que esa vacuna arriba en cantidades millonarias al país. Brasil, que este fin de semana le otorgó a la Sputnik V el visto bueno, tiene que recurrir a este laboratorio ruso u otros chinos, porque no recibe las dosis acordadas (100 millones).

CHACO PANORAMA SEMANAL
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso