Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Info General

Info General

El Vaticano amplía las indulgencias plenarias para los difuntos

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

La Penitenciaría Apostólica dispuso que se puedan obtener durante todo noviembre, para no crear aglomeraciones de fieles en los cementerio e iglesias, a raíz de la prevenciones por el coronavirus.

La Penitenciaría Apostólica amplió el período en el que se podrá obtener indulgencias plenarias para los difuntos a todo noviembre, para no crear aglomeraciones de fieles en los cementerios o en las iglesias, en coherencia con las disposiciones sanitarias para prevenir la pandemia de la Covid-19.

“Este año, con las actuales contingencias debidas a la pandemia de Covid-19, las indulgencias plenarias para los fieles fallecidos se prolongarán durante todo el mes de noviembre, adecuando las obras y las condiciones para garantizar la seguridad de los fieles”, subrayó en un decreto.

La decisión vaticana es en respuesta a las peticiones de muchos obispos del mundo que, encontrándose en situaciones diferentes e incapaces de asegurar las prácticas habituales relativas al culto de los difuntos debido a las restricciones sanitarias, pidieron: “Conmutar las obras piadosas para conseguir las Indulgencias Plenarias aplicables a las almas del Purgatorio”.

En diálogo con Vatican News, el cardenal Mauro Piacenza, Penitenciario Mayor, dio detalles a las innovaciones introducidas por el nuevo decreto "para evitar reuniones donde estuvieran prohibidas", y a las referencias particulares a los enfermos y a los ancianos, pero también a los sacerdotes, todos ellos protagonistas, de diferentes maneras, de este período extremadamente difícil.

Entre otras cosas el purpurado explicó que la costumbre codificada es la de la indulgencia plenaria en cada día del octavario del 1° al 8 de noviembre para los que visiten los cementerios rezando por los muertos, y el 2 de noviembre, específicamente, realizando la visita a una iglesia u oratorio para rezar el Padrenuestro y el Credo.

El decreto busca tener en cuenta las normas emitidas por las distintas autoridades civiles de los distintos Estados, con el fin de limitar las reuniones durante esta pandemia. De hecho, muchos presidentes de las conferencias episcopales les habían preguntado qué se podía hacer con países donde esta devoción está muy desarrollada, y que tienen el mayor número de confesiones y comuniones durante el año. Entre los planteos surgió: ¿qué hacer si nos encontramos con que no podemos salir de la casa o la salida está severamente limitada?

"Por esta razón – puntualiza el Penitenciario Mayor –, teniendo en cuenta que en muchos lugares la conmemoración de los difuntos es muy sentida y se expresa sobre todo en la santa misa y la visita a los cementerios, se pensó en diluir la posibilidad de beneficiarse de las indulgencias con el tiempo y así, a lo largo de todo el mes de noviembre, podremos adquirir lo previsto para los primeros 8 días de noviembre. Entonces la gente podrá posponer las visitas sin crear una multitud. También tenemos en cuenta que la indulgencia del 2 de noviembre en la iglesia se puede adquirir cualquier día del mes, y ésta es la segunda nueva posibilidad, la segunda apertura que hemos introducido, con el rezo del Padrenuestro y del Credo, dejando la libre elección del día a los fieles".

Al referirse al pensamiento particular, en este decreto, dirigido a enfermos y ancianos, el cardenal Piacenza indicó que los que no puedan salir porque se encuentren en “régimen de aislamiento”, o porque estén enfermos, podrán alcanzar la indulgencia rezando ante una imagen de Nuestro Señor o de la Santísima Virgen, orando, por ejemplo Laudes, Vísperas del Oficio de Difuntos, el Rosario, la Coronilla de la Misericordia, o las oraciones más habituales de cada tradición, o también podrán proceder a una lectura meditada del Evangelio en una de las tres Misas previstas para los fieles difuntos y, por supuesto, ofrecer obras de misericordia.

Por lo demás, las indicaciones son las que ya emitió la Penitenciaría el 19 de marzo pasado, por ejemplo, en el caso de los enfermos graves, en la nota que apuntaba a la posibilidad de una asistencia más cercana a los enfermos, incluso sin presencia física.

Asimismo, afirmó que hay un pensamiento particular también para los sacerdotes a los que han invitado a la más amplia disponibilidad posible porque la mayor riqueza que tienen para el sufragio de los difuntos es la santa misa. Y así, ya que los sacerdotes el 2 de noviembre, desde 1915 por una Constitución de Benedicto XV, tienen la facultad de celebrar tres santas misas, entonces los exhortamos, en la medida de lo posible, a celebrar las tres y esto también porque más Misas implicará menos reuniones y esto podría ser una manera de ayudar a los fieles.

“También se exhorta a los sacerdotes a ser generosos en el ministerio de las confesiones y a dar la sagrada comunión a los enfermos, para tener más voluntad de poder sostener a sus difuntos, de sentirse cerca de ellos, de encontrar todos estos nobles sentimientos que van a componer la comunión de los santos”, puntualizó.

Refiriéndose al hecho de que algunas personas ya se han acostumbrado un poco a las celebraciones televisivas, lo que es algo bueno, especialmente para los ancianos que no pueden salir, el Penitenciario afirmó que esto puede marcar “cierta desafección con la presencia en las celebraciones”. Por lo tanto, se busca en los obispos todas las formas posibles de devolver a la gente a la Iglesia, siempre con respeto a todo lo que hay que hacer para la situación particular en la que desgraciadamente nos encontramos.

Ahora, la fiesta de Todos los Santos, es también una fiesta muy educativa para las familias que a menudo se encuentran juntas para conmemorar a los muertos. Las dos fiestas están muy unidas, juntas de hecho forman la fiesta de ser la familia de Dios.

“En el cielo están todos los santos canonizados que conocemos, pero también hay muchos rostros que no conocemos, que han vivido una vida cristiana, en silencio, sin ningún clamor y en los que no se han puesto los focos de este mundo. Así que con todos estos, parientes, amigos, vecinos que son parte de la familia en el cielo, uno se encuentra en la familia de Dios”.

El purpurado recordó un pasaje de Isaías que dice que Dios ha escrito nuestro nombre en la palma de su mano, para decir cómo nos mantiene cerca, y la fiesta de todos los santos expresa todo esto. Además, todos nuestros difuntos pueden estar en el pueblo del cielo.

“Así que la solemnidad de los Santos es una apertura de visión que, acompañada de la conmemoración de los muertos, y la visita a los sepulcros, nos da un sentido del vínculo”, sostuvo.

Con la muerte la vida se transforma

Con la muerte la vida no se quita, sino que se transforma y mantenemos una relación con los que mueren, una relación que ya no es física, sino que es una relación real, de hecho, tal vez incluso más real porque no existe ni siquiera el límite del tiempo y el espacio. En la comunión de los santos la persona que ha pasado a la eternidad puede estar en un vínculo muy especial con nosotros que estamos aquí, por lo que creo que éste es otro aspecto acerca del que hay que tratar que no se pierda y si es posible reinventarlo donde resulte un poco opaco.

“En cambio, en el pensamiento de nuestros difuntos, traducimos toda nuestra fe en Cristo resucitado: es nuestra esperanza que los hermanos y hermanas que actualmente no son visibles entre nosotros estén en comunión con el Señor”, explicó.

El cardenal Piacenza concluyó recordando que estamos llamados en estos días a reavivar nuestra certeza en la gloria y la felicidad eterna, y pedimos humilde y confiadamente perdón por aquellos que nos han dejado, por sus pequeños o grandes fallos, los que ya están salvados en el amor de Dios, y renovamos nuestro compromiso de fe.

“Después de todo, el Paraíso es la casa de los siervos fieles. Todos nosotros podremos un día vivir felices a la luz de Dios siempre que hayamos creído, no sólo con las palabras, sino también con las obras. Este es el pensamiento que querría dejar”, finalizó.+

SANTA SEDE PAPA FRANCISCO VATICANO INDULGENCIAS FALLECIDOS
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso