Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Info General

Info General

El Hospital de Campaña recibió la visita de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

La Virgen Milagrosa visitó el Hospital de Campaña y fue acompañada por fieles que pidieron por la salud de cada una de las personas internadas.

Bajo el lema “María Madre, ilumina nuestra esperanza” la comunidad de la Capilla Medalla Milagrosa celebró sus fiestas patronales. Con la confianza puesta en María, los fieles se manifestaron para el implorar el fin de la pandemia y la recuperación de todos los afectados de una u otra manera por el virus.

En este marco, como viene siendo la modalidad de las fiestas patronales, la comunidad concretó una caravana vehicular a modo de procesión como se realizaba en los tiempos normales. El recorrido de la Virgen llevó a visitar el Hospital de Campaña donde se entregaron rosarios bendecidos al personal de salud. Este gesto fue recibido con mucha emoción dado el contexto difícil que se vive día a día en dicho lugar.

Novena y fiesta patronal de forma virtual

La Novena se transmitió todos los días por Facebook. A las 15 horas el rezo a la Coronilla de la Divina Misericordia, a las 18 el rezo del Santo Rosario, a las 18:20 la adoración al Santísimo y a las 19 la Santa Misa.

El jueves por la noche, también con una transmisión especial se realizó el “fogón virtual” para recibir el día de la Virgen y que fue organizado por el grupo juvenil Parroquia Santa María de los Ángeles.

Ayer en el día patronal, se concretó una caravana con la imagen cumpliendo con todo el protocolo sanitario. El momento más emotivo fue el ingreso de la imagen de la Virgen en el patio externo del Hospital de Campaña impartiendo la bendición al personal de salud y los internados afectados por el COVID-19.

A las 20 horas el párroco Roberto Báez, celebró la Santa Misa también transmitida por redes sociales.

La historia de la Medalla Milagrosa

“Haz que se acuñe una medalla según este modelo. Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza”, le dijo la Virgen María a Santa Catalina Labouré el 27 de noviembre de 1830.

La Madre de Dios se le apareció a Catalina Labouré -de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul- de la siguiente manera: La Virgen estaba vestida con una túnica blanca y un velo del mismo color que la cubría desde la cabeza hasta los pies. Su rostro era bellísimo. Los pies aparecían apoyados encima de una esfera o globo, mientras pisaban a una serpiente. Sus manos, a la altura del corazón, sostenían una pequeña esfera de oro, coronada con una cruz. Los dedos de las manos estaban adornados con anillos con piedras preciosas, desde las que salían destellos de luz.

La Virgen María dijo a Catalina: “este globo que ves (a mis pies) representa al mundo entero, especialmente a Francia, y a cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no las piden”. La esfera o globo de oro que tenía la Virgen en las manos se desvaneció y sus brazos se extendieron abiertos, mientras los rayos de luz continuaban cayendo sobre el globo blanco de los pies.

De pronto apareció una forma ovalada en torno a la Virgen con una inscripción en el borde interior que decía: “María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti”. Estas palabras formaban un semicírculo que empezaba a la altura de la mano derecha de la Virgen, pasaba por encima de su cabeza y terminaba a la altura de la mano izquierda. María, mostrándose de esa manera, le pide a Catalina que acuñe una medalla según la imagen que estaba contemplando.

La imagen de la Virgen, entonces, giró y Catalina pudo ver el reverso. En él estaba inscrito la letra “M” con una cruz que se alzaba desde la mitad. Por debajo de esta inscripción estaban el Corazón de Jesús, circundado con una corona de espinas, y el Corazón de la Virgen María, traspasado por una espada. Alrededor aparecían doce estrellas.

Esta manifestación se repitió a finales del mes siguiente, diciembre de 1830, y en los primeros días de enero de 1831.

En un principio, los devotos de la medalla la llamaron “de la Inmaculada Concepción”, pero con la difusión de la devoción -impulsada por las numerosísimas gracias y milagros- los fieles empezaron a llamarla “La Medalla Milagrosa”, tal y como se sigue haciendo en nuestros días.

PANDEMIA CORRIENTES HOSPITAL DE CAMPAÑA IGLESIA CATÓLICA FE
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso