Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Opinión del Lector

Opinión del Lector

El Desánimo Vs Motivación

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Tona Galvaliz

Tona Galvaliz

Un día corrió la voz de que el diablo se iba a retirar de sus negocios del mal, y que estaba vendiendo todas sus herramientas de trabajo al mejor postor, o sea al que mejor le pagara.


Llegó el gran día de la “extraordinaria venta”, todos los implementos utilizados por el diablo estaban expuestos, bien acomodados con su precio a la vista.


Entre ellos se hallaba: el miedo, el odio, los celos, la envidia, la avaricia, la soberbia, la codicia, la malicia, el engaño, el orgullo, la traición, la mentira, la estafa, desconfianza, cobardía y tantos otros muchos, utilizados para hacer el mal.


Había una herramienta que se encontraba bastante oculta del resto, y se la percibía extremadamente desgastada por su uso.


Y, Sorprendentemente esta herramienta era la más costosa, hasta el punto que nadie podía pagarla.


Entonces; frente a ese panorama le hicieron tres preguntas al Diablo:
¿Como se llama esa herramienta?, ¿porque estaba oculta? y ¿por qué era tan cara?


Él les respondió: "Se llama Desaliento, desanimo, desesperanza; me da igual su nombre. Esta herramienta para mí, es la más útil de todas y es así de cara o costosa porque:


Cuando todas las demás herramientas fallan, con esta puedo entrar en la consciencia de las personas y hacer con ellas lo que se me antoja.


El precio del desaliento es tan alto, que aún sigue siendo de mi propiedad.


Con esta herramienta robo las ganas de vivir, y me apropio del deseo de que las personas trabajen por sus sueños y sus más profundos deseos.


Y, cuando lo logro, no paro de reírme y festejar.


Casi nadie sabe que el desánimo me pertenece y por eso puedo abusar de ellos".


Y, ya que estamos te cuento algo más; otras de mis herramientas favoritas son adormecer con la distracción, ocultar la verdad y dividir para destruir.


MORALEJA:

No permites que el Desaliento, la tristeza te resten la fortaleza, la esperanza, la fuerza de la motivación para construir un mundo y vida mejor.


No te entregues ante las caídas, los golpes, los fracasos, la desorientación, levántate, sigue intentando y trabaja por tus sueños. La vida merece ser vivida.


No bajes los brazos, no te rindas.


REPENSANDO LA ACTUALIDAD:


Vivimos tiempos de grandes cambios de formas, de ritmos, de rumbos, de modalidades, de procedimientos, de prioridades.
Esto ocasiona desorientación, desconcierto, incertidumbre, tal vez angustia, tristeza y miedo.

Resistirse a todo lo nuevo que se manifiesta sin una forma clara; para aferrarse al pasado que ya no está, no ayuda, al contrario, resta y desgasta.

¿Entonces como recuperar el entusiasmo y estabilidad perdida, como pararse en el aquí y ahora, para continuar dando pasos seguros y confiados?

Camina más lento, en el sentido simbólico, da un paso a la vez, mirando hacia adentro con fe.

Bucea y busca en tu interior: que principios, que valores que te definen, cuáles son tus no negociables.

Que hoy le da sentido y vida a tu vida.

Mirando hacia atrás, que sueño personal dejaste pendiente, para hacerlo ahora realidad.

Donde elegís invertir tu energía, tu tiempo, tus talentos, y que eso te haga feliz.

Que postura adoptas para focalizar tu atención, en buscar soluciones y alternativas o en los problemas.

Cual actitud decides llevar, quejarte y amargarte envenenando tu salud y espíritu, o reciclar tus relaciones para juntarte con los que resuenan con vos y colaborativamente construir una realidad nueva, trabajando por un mundo mejor.

Puede que haya un diagnóstico de un mundo en quiebra, revuelto, y en llamas.
Pero un diagnostico no es un pronóstico y menos un veredicto.

A veces para ganar hay que perder, dejar ir lo que ya no va, no funciona, y volver a comenzar.

Existe algo llamado visión, libertad, consciencia, labor.

Tenemos en nuestras manos el poder de elegir, decidir y actuar en consecuencia coherentemente.

Protagonistas de decisiones puestas en acciones de valor.
Ir por esa realidad que anhelamos, creando espacios en el que sea un lugar agradable para vivir y que nadie se quede afuera.

La Esperanza es desear que algo bueno suceda.
La Fe es creer que va a suceder
La valentía es hacer que suceda.

Confía, acciona, muévete, avanza, da el primer paso. Te mando un beso inmenso.


Seguime en Instagram: @Tona Galvaliz / LinkedIn/ fb/ YouTube: María Antonia Galvaliz

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso