Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $145,00 / Venta $153,00
Dólar Blue: Compra $286,00 / Venta $290,00
Dólar CCL: Compra $265,72 / Venta $313,97

Opinión del Director

Opinión del Director

Otra vez la falta de transparencia es noticia

Daniel Caran

Daniel Caran

Desde este espacio insistimos durante mucho tiempo y seguramente lo seguiremos haciendo, la transparencia es fundamental para que las instituciones se consoliden en Estado democrático y por, sobre todo, que la comunidad recupere la confianza justamente en las instituciones.

Esta semana que concluimos la provincia de Corrientes nuevamente fue noticia nacional por un caso judicial originado en organismos provinciales. Involucra a funcionarios y personal de carrera. La causa pareciera ser que tomó una inusitada visibilidad en los últimos días. Pero esa no es la cuestión de fondo, al menos aquí.

Lo medular sigue siendo la transparencia en los actos públicos de gobierno: cómo se utiliza el erario público, bajo qué prioridades y puntualmente por qué cuesta tanto acceder a la información pública de los actos administrativos y jurídicos del Estado provincial. Por ejemplo, llamados a licitación, contrataciones y lista de proveedores estatales. Parece demasiado puntilloso pero otros estados provinciales del país lo aplican. Cualquiera de sus ciudadanos pueden acceder a esa información.

Se basa en que la transparencia de los actos de Gobierno solidifica la confianza de los ciudadanos en sus estamentos. Lamentablemente en nuestra provincia ni siquiera se informa oficialmente cuando un mandatario se toma vacaciones o cuando contrae Coronavirus. Exhibe una falta de respeto hacia el ciudadano, pero además el incumplimiento de las obligaciones como funcionario público.

Se habla mucho de la República y la defensa de sus instituciones, pero lamentablemente es un latiguillo para acusar a los otros, sin mirarse a uno mismo, que son los injustos.

Debemos bregar para que haya una democracia que sí sea participativa. Desde los partidos políticos hasta la participación del ciudadano en el registro de los actos de gobierno.

También hay en estas acciones un saneamiento de las viejas prácticas oscurantistas de cerrar cualquier tipo de participación en política, partidaria y de Estado.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso