Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $144,75 / Venta $152,75
Dólar Blue: Compra $286,00 / Venta $290,00
Dólar CCL: Compra $303,61 / Venta $313,22

Opinión del Director

Opinión del Director

Hay que pasar el verano

Daniel Caran

Daniel Caran

Se nos anticipa un verano fuerte. Las primeras muestras están a la vista en estos días previos al inicio de la primavera. Dos cuestiones: un fenómeno que tiene que ver con el cambio climático, incendios, sequía y un costo excesivo en la tarifa energética para Corrientes y los demás distritos que forman parte del nordeste y norte argentino. Esto último es como un efecto colateral al clima.

Paradójicamente las regiones más atrasadas y postergadas con respecto al centro y sur del país. Son las que nuevamente pierden ante el centralismo de Buenos Aires.

Sobre lo primero lo venimos remarcando en este espacio desde hace tiempo. Cuando se apagaron los incendios en marzo pasado, pocas semanas antes del otoño pasado. Políticas de gestión a mediano plazo para estar medianamente preparados ante lo que todo indica será una reiteración de lo ocurrido en el inicio de 2022.

Lamentablemente en esta semana que estamos concluyendo ya se registraron varios focos ígneos y el dato relevante, que varios de ellos fueron producto de quemas autorizadas por autoridades provinciales y en algunos casos, municipales.

¿Qué ocurre? Desidia estatal, falta de planificación a mediano plazo. Aún no sabemos qué inversiones hizo, si es que se hicieron, por parte del Estado correntino en adquirir elementos para contener las llamas de los incendios que se avecinan producto del fenómeno climático que golpea al planeta.

Hace dos semanas atrás un grupo de ruralistas plantearon al gobernador de la provincia la incertidumbre sobre cómo estamos preparados. La respuesta fue una batería de promesas y buenas intenciones durante la apertura de la exposición rural en Curuzú Cuatiá.

Esa incertidumbre se posiciona sobre la altura del año en la que estamos. Acercándonos a la temporada estival. Recordemos, entre finales de 2021 y los primeros tres meses de 2022, la provincia de Corrientes perdió más de un millón doscientas mil hectáreas por el fuego de incendios rurales y forestales. Fuego que también consumió flora y fauna autóctona. Viviendas de poblaciones rurales. Que incluso hasta ahora, los damnificados están recibiendo ayuda a cuenta gotas.

Lo otro tiene que ver con el costo que pagaremos desde este mes la energía, la tarifa en el consumo energético. La Provincia aplicó cinco subas al cuadro tarifario antes de que rija la segmentación energética nacional. Nunca explicó detenidamente el Gobierno local por qué aumentó durante menos de un semestre, cinco veces la tarifa y por qué Corrientes tiene la energía más cara con respecto a provincias vecinas.

Esto se suma que desde la Nación no autorizaron el aumento de tope a consumir que los gobernadores del norte, incluido el mandatario correntino, pidieron que sea de 750 KW. Solamente se podrá consumir hasta un tope de 550 KW y desde allí habrá que pagar según los nuevos valores de la segmentación energética.

Entonces. De nuevo la pregunta retórica casi rutinaria a esta altura. ¿Y la gestión? ¿Y la previsibilidad? Por qué es tan difícil salir de la coyuntura política diaria. Por qué no podemos mirar más allá de las elecciones que se realizan cada dos años.
Hay que madurar en ese sentido y es urgente.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso