Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Internacionales

Internacionales

El Ejército de Israel anunció que abatió a un importante comandante de la Yihad Islámica

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Hussam Abu Harbeed era el líder de la división norte de la organización terrorista en la Franja de Gaza. Según el balance de las Fuerzas de Defensa, han inutilizado 15 kilómetros de los pasadizos de las milicias palestinas.

El Ejército israelí lanzó fuertes ataques aéreos sobre la Franja de Gaza el lunes por la mañana, en los que dijo haber destruido 15 kilómetros de túneles milicianos y las viviendas de nueve presuntos comandantes de Hamas.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) reportaron que en los ataques fue abatido Hussam Abu Harbeed, comandante del grupo Yihad Islámica en la división norte de la Franja de Gaza. Según el Ejército, había liderado los ataques sobre Israel por más de 15 años. La milicia palestina todavía no confirmó la baja de Abu Harbeed.

El Ejército dijo haber atacado nueve casas en diferentes puntos del norte de Gaza, que pertenecían a “comandantes de alto rango” en Hamas, el grupo islamista que controla el territorio desde que arrebató el control a fuerzas palestinas rivales en 2007.

Las FDI dijo se trató de una operación conjunta entre la fuerza aérea y la unidad de defensa cibernética del Ejército. “Las casas que fueron atacadas fueron utilizadas como infraestructura terrorista y en algunas de las casas incluso se encontraron depósitos de armas”, afirmaron las FDI a través de su Twitter, donde han precisado que una de ellas era la del comandante del batallón Beit Hanun, la del comandante de la compañía Beit Hanoun, la del comandante de la compañía de la ciudad de Gaza y la del comandante de la compañía de la brigada Al-Shati.

También ha sido alcanzada por el ataque israelí una casa en Shejaiya utilizada por la inteligencia militar de Hamás, así como un túnel excavado por Hamás situado cerca de una guardería y una mezquita, tal y como ha detallado el Ejército, que ha denunciado como esta construcción “demuestra una vez más cómo la organización terrorista Hamás coloca deliberadamente sus activos militares en el corazón de la población civil”.

Según ha insistido, las fuerzas israelíes “toman tantas medidas de precaución como sea posible para reducir los posibles daños a los civiles durante sus actividades militares”.

En los últimos días, Israel ha atacado viviendas de varios líderes de Hamas, como Yehiyeh Sinwar, su jefe principal en Gaza. La cúpula del grupo se recluye en un lugar desconocido cuando comienzan los combates, y era improbable que sus líderes estuvieran en casa en el momento de los ataques.

Hamas y el grupo Yihad Islámica dicen que al menos 20 de sus combatientes han muerto, aunque Israel afirma que la cifra es mucho mayor y ha publicado los nombres y fotografías de más de dos docenas de comandantes milicianos que dice haber “eliminado”.

El Ejército dijo haber alcanzado 35 “blancos terroristas” además de los túneles, que describió como parte de un complejo sistema apodado “Metro” que emplean los combatientes para eludir a los aviones. En la operación participaron 54 aeronaves.

Según las cifras del Ejército actualizadas este lunes, Israel ha alcanzado 820 objetivos en los ataques en Gaza desde el inicio de la escalada, que asegura pertenecían a las milicias palestinas de Hamás y Yihad Islámica.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo el domingo en un discurso televisado que los ataques continuarían a “pleno rendimiento” y que “tomarán un tiempo”. Israel, dijo, “quiere cobrar un alto precio” a Hamas.

El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, que reside en el extranjero, dijo que el grupo ha estado en contacto con Estados Unidos, Rusia, Egipto y Qatar dentro de los esfuerzos de cese el fuego, pero que “no aceptará una solución que no esté a la altura de los sacrificios del pueblo palestinos”. En una entrevista con el diario libanés Al-Akhbar, culpó a las acciones israelíes en Jerusalén de provocar la guerra y afirmó que los cohetes “paralizan a la entidad usurpadora (Israel) al imponer un toque de queda a sus ciudadanos y cerrar sus puertos y aeropuertos”.

El presidente de Egipto, Abdul Fatá el Sisi, dijo que su gobierno está trabajando para poner fin a la violencia “urgentemente”, en sus primeras declaraciones desde que comenzó la guerra. Egipto, que tiene frontera con Gaza y con Israel, ha jugado un papel clave en los acuerdos de cese el fuego negociados tras otras rondas de combates.

Los ataques causaron daños importantes en carreteras y otras infraestructuras, según dijo el alcalde de Gaza, Yahya Sarraj, a la televisora Al-Jazeera. “Si la agresión continúa, esperamos que las condiciones empeoren”, dijo. También advirtió que el territorio se está quedando sin combustible ni piezas de recambio. Naciones Unidas ha advertido que la única central eléctrica de Gaza corre el riesgo de quedarse sin combustible. El territorio ya sufre apagones diarios de entre 8 y 12 horas, y el agua del grifo no es potable.

Mohammed Thabet, portavoz de la empresa gazatí de distribución de electricidad, dijo tener combustible para dar servicio a Gaza dos o tres días más. Los ataques aéreos han afectado a las rutas de suministro y el personal de la compañía no puede llegar a zonas afectadas por los ataques israelíes continuos, añadió.

La guerra comenzó el lunes pasado cuando Hamas envió cohetes de largo alcance a Jerusalén después de semanas de enfrentamientos en la zona antigua de Jerusalén entre manifestantes palestinos y policías israelíes. Las protestas se centraban en las agresivas intervenciones policiales en un disputado lugar de culto durante el mes sagrado del Ramadán y en la amenaza de desahucio sobre docenas de familias palestinas a instancias de colonos judíos.

Desde entonces, el Ejército israelí ha hecho cientos de ataques aéreos, dirigidos contra la infraestructura militar de Hamas. Milicianos palestinos en Hamas han lanzado más de 3.100 cohetes a Israel.

Al menos 188 palestinos han muerto en cientos de ataques aéreos sobre Gaza, incluidos 55 niños y 33 mujeres, con 1.230 personas heridas. Ocho personas han muerto en Israel por ataques con cohetes desde Gaza, incluido un niño de cinco años y un soldado.

“No he visto este nivel de destrucción en mis 14 años de trabajo”, dijo Samir al-Khatib, funcionario de servicios de rescate en Gaza. “Ni siquiera en la guerra de 2014”, añadió, en alusión a la más destructiva de las cuatro guerras que han librado Israel y Hamas.

Los ataques aéreos israelíes han derribado varios de los edificios más altos de Ciudad de Gaza, que según Israel contenían infraestructura militar de Hamas. Entre ellos estaba el edificio que alojaba las oficinas de The Associated Press y otros medios.

Sally Buzbee, directora ejecutiva de AP, ha pedido una investigación independiente sobre el ataque que destruyó la oficina de AP el sábado. El Ejército israelí alertó a los trabajadores y residentes del inmueble y todos pudieron evacuar el edifico de forma segura antes del ataque. Netanyahu afirma que los servicios de inteligencia de Hamas operaban en el edificio, y el domingo dijo que compartiría cualquier información al respecto a través de canales de inteligencia. Ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado dijeron si habían recibido información. Infobae

FRANJA DE GAZA HAMAS ISRAEL
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso