Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Internacionales

Internacionales

El desafío migratorio interpela a Europa

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

El Papa apoya un proyecto europeo para lograr una migración más humana, liderado por el alcalde de Lampedusa y Linosa (Italia).

El papa Francisco se reunió hoy en el Vaticano con los participantes del proyecto europeo "“Snapshots from the Borders” (Voces y experiencias desde las fronteras) que tiene como objetivo contribuir a la creación de una nueva cultura hacia los migrantes, basada en el encuentro y la solidaridad, y políticas de acogida e integración más eficaces en Europa.
"Ustedes tienen un proyecto con visión de futuro", dijo el Papa a los presentes en el encuentro, encabezado por el alcalde de Lampedusa y Linosa, Salvatore Martello, que lo saludó en nombre de todos.
"Tiene como objetivo promover una comprensión más profunda de la migración, destacó Francisco, que permite a las sociedades europeas dar una respuesta más humana y coordinada a los desafíos de la migración contemporánea. Una respuesta muy necesaria y urgente”.

“El escenario migratorio actual es complejo y a menudo tiene implicaciones dramáticas -añadió el pontífice-. Es necesario estudiar y comprender mejor las interdependencias globales que determinan los flujos migratorios. Los desafíos son múltiples y desafían a todos. Nadie puede permanecer indiferente ante las tragedias humanas que continúan desarrollándose en diferentes regiones del mundo. Entre estos, a menudo nos desafían aquellos cuyo escenario es el Mediterráneo, un mar fronterizo, pero también un lugar de encuentro de culturas”.

Indiferencia y rechazo hacia los migrantes

El pontífice recordó cómo, entre quienes atraviesan el Mediterráneo, hay quienes huyen de la guerra o abandonan su tierra en busca de una vida más digna, pero que a menudo encuentran indiferencia e incluso rechazo, por lo que el Papa alentó a "nunca aceptar que aquellos que buscan la esperanza en el mar mueran sin recibir ayuda" y señaló que es indispensable practicar "una solidaridad concreta y una responsabilidad compartida, tanto a nivel nacional como internacional”.

“La actual pandemia -indicó-puso de manifiesto nuestra interdependencia: todos estamos vinculados, unos con otros, tanto en el mal como en el bien. Debemos actuar juntos, no solos”.

Por otra parte, el pontífice puso en evidencia que también es esencial cambiar la forma en que vemos y contamos la migración:

“Se trata de poner a las personas, los rostros, las historias en el centro. He aquí la importancia de los proyectos, como el que promueven ustedes, que tratan de proponer diferentes enfoques, inspirados en la cultura del encuentro, que es el camino hacia un nuevo humanismo. Y cuando digo "nuevo humanismo" no lo digo sólo como una filosofía de vida, sino también como una espiritualidad y un estilo de comportamiento”.

Finalmente, el Papa recordó que las sociedades, comunidades e Iglesias, "están llamadas a ser los primeros actores de este punto de inflexión, gracias a las continuas oportunidades de encuentro que la historia les ofrece", ya que las fronteras, que siempre se han considerado como barreras de división, pueden convertirse en cambio en "ventanas", en "espacios de conocimiento mutuo, de enriquecimiento recíproco, de comunión en la diversidad".

Antes de despedirse, Francisco animó a los participantes "a seguir trabajando juntos por la cultura del encuentro y la solidaridad".

El proyecto Instantáneas de las fronteras

"Instantáneas desde las fronteras - Pequeñas ciudades frente a los desafíos globales de la Agenda 2030" es un proyecto europeo de tres años, financiado con más de 4,5 millones de euros por la Comisión Europea. Diecinueve territorios involucrados en Italia, España, Francia, Alemania, Suecia, Austria, Eslovenia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Grecia, Cypro, Malta y Bosnia y Herzegovina. Otros quince países participan en diferentes grados en las actividades: Bélgica, Letonia, Lituania, Croacia, Luxemburgo, República Checa, Países Bajos, Dinamarca, Polonia, Estonia, Portugal, Finlandia, Eslovaquia, Irlanda, Reino Unido.

El objetivo general del proyecto es aumentar la conciencia, el conocimiento y la comprensión crítica de la interdependencia global y las causas de los flujos migratorios, para facilitar el logro de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible).

El objetivo específico es promover la coordinación entre las ciudades fronterizas europeas afectadas por los flujos migratorios, para promover la coherencia de las políticas a nivel europeo, nacional y local.

Se espera que la mayoría de las actividades culturales, de información y promoción se desarrollen en los territorios locales en los dos primeros años de forma coordinada, con el objetivo por un lado de sensibilizar a la ciudadanía sobre las causas de los flujos migratorios y sobre la globalización, pero también para recoger puntos. de visiones y reflexiones, para ser difundidas en iniciativas públicas a diferentes niveles.

El proyecto involucrará tanto a las autoridades locales como a las organizaciones de la sociedad civil en la gestión.

Entre las principales actividades habrá: campañas, seminarios informativos, eventos locales, visitas e intercambio de buenas prácticas, creación de una “Red de ciudades fronterizas”, investigación participativa en los territorios de las autoridades locales asociadas, acciones de promoción a nivel nacional y europeo.+

SANTO PADRE VATICANO PAPA FRANCISCO
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso