Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $125,50 / Venta $131,50
Dólar Blue: Compra $245,00 / Venta $260,00
Dólar CCL: Compra $281,00 / Venta $282,25

Info General

Info General

Ratifican que faltará yerba mate y que habrá que importarla

Se perdieron 4.000 hectáreas y genera una mer­ma del 40% de la producción. En 2021 se alcanzó el récord de consumo en el país: 283 millones de kilos. Subió de 5,9 a 6,17 kilos de yerba mate per cápita.

Transcurrieron poco me­nos de tres meses desde que se sofocaron todos los focos ígneos en la provincia de Co­rrientes, y hace tiempo que se evaluaron las pérdidas millonarias que significaron los incendios rurales y fores­tales. El sector yerbatero, al igual que el arrocero, fores­tal, agrícola ganadero, entro otros, sufrió pérdidas impor­tantes al nivel de las planta­ciones. De hecho una eva­luación de la Mesa yerbatera, reunida a fines de febrero en Casa de Gobierno, reconoció que por el fuego y la sequía se perdieron más de 4.000 hectáreas de plantas de yer­ba mate y que esas pérdidas se traduciría en una merma en el 40 por ciento de la hoja, necesaria para la elaboración de la yerba, que llega al su­permercado.

Ayer, la ministra de Indus­tria, Trabajo y Comercio de la Provincia, Mariel Gabur, ratificó que, pese al inten­so trabajo de recuperar las plantaciones o cultivar nue­vas plantas, saben que se po­drá extraer materia prima re­cién dentro de cuatro o cinco años, por lo que mientras tanto, si hay un mayor con­sumo (más demanda) habrá que importarla desde otros países productores.

"Vamos a tener una falta de materia prima. Le esta­mos poniendo mucha ficha a las plantas que tenemos para comenzar porque vamos a tardar cuatro o cinco años en volver a reponer", indicó -en declaraciones a radios Dos- la ministra sobre el sector yerbatero de la provincia tras los incendios y la sequía.

"Estamos esperando que sea un invierno tardío, va faltar hoja verde, producto primario lo que va a hacer que tengamos que importar yerba", remarcó. "‘Esto tiene que ver con la naturaleza, cómo se comporta el cli­ma. La planta noble se está comportando muy bien", pero ratificó que mientras tanto "habrá que importar yerba".s

El panorama para el 2023 abre varios interrogantes

"Vamos a tener una fal­ta de materia prima, va a faltar hoja verde, produc­to primario, lo que va a hacer que tengamos que importar yerba", advirtió ayer la titular de la carte­ra de Industria, Trabajo y Comercio de la provincia, Mariel Gabur, durante una entrevista radial.

Está claro que tras la sequía y los incendios de principios de año, se quemaron más de 4.000 hectáreas de plantacio­nes de yerba mate, lo que se traduce en una caída en la producción yerba­tera del orden del 40 por ciento. Esta situación lle­ga en una etapa en la que el consumo de yerba en el país es muy alto. Y si bien la Argentina es el princi­pal productor y exporta­dor de yerba mate en el planeta, frente a la mer­ma en la materia prima, habrá que importar más cantidad al país.

El año pasado se pro­dujo en la Argentina (Co­rrientes y Misiones) 882 millones de kilos de yer­ba, un volumen que -se­gún los especialistas del sector- no alcanzaba para abastecer el consumo in­terno y las exportaciones y de hecho, durante el 2021 se importaron más de 25 millones de kilos de yerba mate des­de Paraguay y Brasil. En tanto se expor­taron 35,5 millones de kilos en 2021 con destino a Siria, Chi­le, España, Estados Unidos, Líbano y Francia, mientras que se abrieron los mercados de India y Vietnam.

Por la misma razón, el panorama para el 2023 incluye muchos interro­gantes, porque a la sequía en la cosecha se suman los incendios en Corrien­tes, considerada una de las productoras de yerba más importantes junto con Misiones. Habrá que evaluar a cuánto y a qué precio se comprará ma­teria prima a los países vecinos.

LA POBREZA Y LA PANDEMIA, FACTORES DECISIVOS

Se consume más, pese al aumento del precio

Mientras la inflación se lleva por delante el poder adquisitivo de los argentinos, las em­presas reconocen que muchos apelan al mate para sustituir comidas durante el día.

Más allá de los pronósticos sombríos y la suba del precio de la yerba, el consumo de mate no sólo resistió a una pandemia que aún no concluyó, sino que tiene terreno para con­tinuar creciendo. El 2021 fue un año de alto consumo de yerba mientras que este año la producción se vio impactada por los incendios en Corrientes.

Una de las causas del sostenido consumo de mate, a pesar de los fuertes aumentos que tiene todo el rubro alimentos y bebidas, es indeseada: la suba de la pobreza. El otro es la pandemia y el hecho de que no se recomienda compartir el mate, lleva a un mayor consumo particular.

La venta de yerba crece, en parte, por fami­lias pobres que toman mate para reemplazar alguna comida, admiten empresarios del ru­bro.El gerente comercial de la empresa CBSé, Gustavo Redondo, dijo que lejos de impactar sobre el consumo, la pandemia permitió al­canzar un récord en el consumo de mate.

Llegó a los 283 millones de kilos en 2021, año en que el consumo per cápita subió de 5,9 a 6,17 kilos. En el primer trimestre de 2022, el consumo siguió creciendo, y tocó los 68 millo­nes de kilogramos, según el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).

Las empresas destacan que el mate resiste y tiene una penetración del 94% en los hogares.

Con una pobreza que ronda el 40%, uno de los motores de crecimiento del consumo es que la gente que ve deteriorado sus ingresos recurre al mate para reemplazar una comida.

"El mate genera la sensación de sentirse lle­no", explica el gerente de Producto de una de las principales compañías productoras, en un sector que tiene más de 200 marcas y en el que se pelea cuerpo a cuerpo por captar al consu­midor mediante el precio. Según un informe económico publicado por IProfesional, hay argentinos que sustituyeron el almuerzo con mate cocido con galletitas.

Hay que tener en cuenta también, en abril, el Gobierno anunció que destinó 640 millones de pesos a la compra de yerba para incluir en los bolsones que se distribuyen en barriadas pobres.

Pero, desde CBSé también destacaron que el hecho de que por la pandemia cada uno pasó a usar su propio mate multiplicó el consumo. "Antes con 35 o 40 gramos de yerba tomaban dos o tres personas y ahora esos 35 se transfor­maron en 140 gramos. Además, la gente con­sumió más colaciones con yerba mate al estar en casa con home office", explicó.

CATASTROFE IGNEA CORRIENTES INCENDIOS YERBATEROS
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso