Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Actualidad

Actualidad

Científicos sostienen que los chicos heredan la inteligencia de sus madres y no de sus padres

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

La genética de una madre determina qué tan inteligentes son sus hijos, según los investigadores, y el padre no hace ninguna diferencia.

Las mujeres son más propensas a transmitir genes de inteligencia a sus hijos porque son portados en el cromosoma X. La razón es que las mujeres tienen dos de estos, mientras que los hombres solo tienen uno. Pero además de esto, los científicos ahora creen que los genes para funciones cognitivas avanzadas que se heredan del padre pueden desactivarse automáticamente.

Se supone que una categoría de genes conocida como "genes condicionados" sólo funciona si proviene de la madre en algunos casos y del padre en otros. Y se cree que la inteligencia se encuentra entre los genes condicionados que deben provenir de la madre.

Los estudios de laboratorio con ratones modificados genéticamente revelaron que aquellos con una dosis adicional de genes maternos tenían cuerpos más pequeños, pero habían desarrollado cabezas y cerebros más grandes, pero tenían cuerpos pequeños. Aquellos con una dosis extra de genes paternos tenían cerebros pequeños y cuerpos más grandes.

Los investigadores identificaron células que contenían solo genes maternos o paternos en seis partes diferentes del cerebro de los ratones que controlaban diferentes funciones cognitivas, desde los hábitos alimenticios hasta la memoria.

Las células con genes paternos se acumulan en partes del sistema límbico, que está involucrado en funciones como el sexo, la alimentación y la agresión. Pero los investigadores no encontraron ninguna célula paterna en la corteza cerebral, que es donde tienen lugar las funciones cognitivas más avanzadas, como el razonamiento, el pensamiento, el lenguaje y la planificación.

Atento a las diferencias entre las personas y los ratones, investigadores de Glasgow adoptaron un enfoque más humano para explorar la inteligencia. Encontraron que las teorías extrapoladas de estudios con ratones se corroboran en la realidad al entrevistas a 12.686 jóvenes de entre 14 y 22 años que realizaron cada año desde 1994. A pesar de tener en cuenta varios factores, desde la educación de los participantes hasta su origen y estatus socioeconómico, el equipo ratificó que el mejor predictor de inteligencia era el coeficiente intelectual de la madre.

Sin embargo, la investigación también dejó en claro que la genética no es el único determinante de la inteligencia: se estima que solo del 40 al 60 por ciento de la inteligencia es hereditaria, lo que deja una parte similar dependiente del medio ambiente.

Pero también se ha descubierto que las madres desempeñan un papel extremadamente importante en esta parte no genética de la inteligencia, y algunos estudios sugieren que un vínculo seguro entre madre e hijo está íntimamente ligado a la inteligencia.

Investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que un vínculo emocional seguro entre madre e hijo es crucial para el crecimiento de algunas partes del cerebro. Después de analizar la forma en que un grupo de madres se relacionó con sus hijos durante siete años, los investigadores encontraron que los niños que fueron apoyados emocionalmente y cuyas necesidades intelectuales fueron satisfechas tenían un hipocampo 10 por ciento más grande a los 13 años en promedio que los niños cuyas madres estaban emocionalmente distantes. El hipocampo es un área del cerebro asociada con la memoria, el aprendizaje y la respuesta al estrés.

Se cree que un vínculo fuerte con la madre le da al niño una sensación de seguridad que le permite explorar el mundo y la confianza para resolver problemas. Además, las madres dedicadas y atentas tienden a ayudar a los niños a resolver problemas, ayudándolos aún más a alcanzar su potencial.

Por supuesto, no hay ninguna razón por la que los padres no puedan desempeñar un papel de crianza tan importante como las madres. Y los investigadores señalan que toda una serie de otros rasgos determinados por genes, como la intuición y las emociones, que pueden heredarse del padre, también son clave para desbloquear la inteligencia potencial, por lo que los padres, no se desesperen.

ESTUDIO FAMILIA MADRE HIJO PADRE
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso