Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $147,00 / Venta $155,00
Dólar Blue: Compra $278,00 / Venta $282,00
Dólar CCL: Compra $290,90 / Venta $310,40

Sociedad

Sociedad

Sequía, quema intencional y falta de acción: qué hay detrás de los incendios que arrasan el Delta

En lo que va del año se quemaron aproximadamente 90 mil hectáreas. Ambiente presentó denuncias en Entre Ríos, pero ambientalistas denuncian que es es ir atrás del conflicto. La importancia de la ley de Humedales, paralizada en el Congreso.

Desde hace meses que en Rosario y en las ciudades y pueblos que rodean el Delta del Paraná se respira aire tóxico. Los videos de un humo espeso, que arde en la garganta y que impide la visibilidad en los caminos más allá de la trompa de los autos, inundan las redes sociales. Incluso, este miércoles, se interrumpió el tránsito en la autopista Buenos Aires-Rosario porque era imposible avanzar entre esa cortina gris.

“Es un crematorio a cielo abierto”, sintetizó con crudeza Rodolfo Martínez, miembro de la Multisectorial de Humedales de Rosario. El Delta se está incendiando y el fuego devora vegetación, animales e insectos.

Entre mayo y agosto, el ministerio de Ambiente recibió más de 2500 alertas por fuego en la zona que se distribuye entre Santa Fe, parte de Buenos Aires y mayoritariamente Entre Ríos. Son incendios intencionales, pero sinergizados por otros elementos como la sequía, la bajante del Paraná y el avance de la frontera agrícola. Mientras, la ley de humedales que podría proteger este territorio está paralizada en el Congreso.

No hay datos oficiales sobre qué porcentaje de la tierra de este humedal se consumió en lo que va del año, pero según estimaciones del Museo Scasso al 31 de julio son más de 90 mil hectáreas. El daño se acumula a las más de medio millón de hectáreas que se perdieron entre enero de 2020 y mayo de 2021 (último dato disponible del Ministerio). Para Martínez, la quema roza el millón de hectáreas arrasadas. Casi la mitad de las 2,3 millones que conforman ese humedal.

“Hace semanas y años que se quema algo que en Rosario nos daba una mínima calidad de vida. La posibilidad de sentarse en la rivera y descansar tomando un mate. Ahora nos sentamos a inhalar humo tóxico”, describió Martínez. Esta tarde, para protestar por esta situación y pedir que se persiga a quienes comienzan estos incendios, habrá una movilización en el monumento a la bandera de Rosario.

Qué hay detrás de las quemas en el delta del Paraná

Las quemas en el delta son intencionales. Se hacen para fortalecer el campo y mejorar el forraje para el ganado que ahí se cría. Un mito, ya que quemar la pastura no hace que crezca con más fuerza y genera un daño al ecosistema.

Este martes, el ministro de Ambiente Juan Cabandié y el viceministro, Sergio Federovisky ampliaron su denuncia en el juzgado de Victoria en Entre Ríos. Presentaron como pruebas imágenes y la geolocalización de las quemas en tiempo real. Si se cruza esa información con datos catastrales, como se comprometió la Justicia, podría saberse quiénes son los culpables. Estos datos están disponibles desde 2020. Por el momento no hubo detenidos y el delta sigue ardiendo.

“El uso del fuego como instrumento de labranza que está totalmente prohibido y desaconsejado en momentos de emergencia como el que estamos atravesando en cuanto a lo climático”, dijo a TN Federovisky.

Y amplió: “Hay una segunda hipótesis de caza furtiva aprovechando la baja del Paraná. Y una tercera teoría de expansión de la frontera agropecuaria. Se queman áreas que normalmente están inundadas, se coloca un terraplén para evitar que se vuelvan a inundar y esas áreas pasan de ser humedal a potenciales áreas productivas o para inversión inmobiliaria”, cerró el funcionario.

Para empezar a entender por qué se queman las islas del Paraná hay que mirar hacia atrás. Primero, con la expansión ganadera en esa zona fértil y húmeda ante el agotamiento de otras tierras.

Luego, que hace casi tres años que hay una situación de sequía extrema en el país y puntualmente en esa zona, con una gran bajante del río Paraná.

“Por la bajante del río se extendió la vegetación. Por la falta de lluvia, el material en la superficie está muy seco. Si le sumamos que tenemos mayores vientos y todo eso lo reunimos junto con una práctica muy desaconsejada del hombre de campo que es producir incendios, el daño está a la vista”, explicó a TN Juan Carlos Bertoni, presidente del Instituto Nacional del Agua (INA).

“Los incendios al tener la infiltración del agua disminuyen la retención del agua del humedal, producen la pérdida de compuestos como carbono y nitrógeno, todo lo cual ayuda a que en el momento de la lluvia se produzca erosión hídrica y la afectación de la calidad del agua. Hay una sucesión de impactos en el aire, en superficie y en el agua y en el agua subterránea”, aseguró Bertoni.

El experto además pronosticó que estas sequías probablemente sigan y se extiendan en la primavera y el verano. Junto con el aumento de la temperatura y vegetación más seca, el riesgo de fuego es aún mayor.

La ley de Humedales, una iniciativa clave que sigue trabada en el Congreso

Los humedales son áreas que están en constante inundación. Funcionan como grandes esponjas naturales que absorben y retienen agua. También son grandes reservorios de dióxido de carbono. Por eso, cuando se queman u obstruyen, se expulsa al ambiente, empeorando la situación.

La ley de Humedales, que perdió estado parlamentario el año pasado cuando había recibido media sanción, prevé un inventario de estos ecosistemas y una protección de los mismos. Representan alrededor del 22% del territorio nacional. Hoy está paralizada en el Congreso.

“Es importante avanzar en la sanción de una ley de humedales. Tenemos que dejar de dar vueltas y discutir el tema. Creo que hay muchos intereses económicos y políticos detrás de esta norma y eso es lo que la está trabando”, dijo a TN el diputado Martín Berhongaray, miembro de la comisión de Ambiente en esa Cámara.

Sin embargo, para Berhongaray hace falta más que esta ley: “Humedales es una ley de presupuesto minimo. El estado nacional se rehusa a asumir sus competencias ambientales. Y así lo hicieron los gobiernos de antes también. Dejan que siga rigiendo la ley de la jungla, que se imponga el más fuerte”.

Por el momento, hay varias iniciativas que ingresaron el Congreso. Incluso, el mes pasado, el ministerio de Ambiente aseguró que ingresaría una normativa con el apoyo de los ministros de la cartera en cada provincia. Eso aún no ocurrió.

¿Qué consecuencias se generan en el ecosistema con la quema del delta del Paraná?

Con el avance de la agricultura y ganadería sobre ese espacio y la quema, el humedal va cambiando su composición. Los ríos y canales que lo nutren desaparecen y, por lo tanto, se arruina el ecosistema y la regulación que ejerce sobre el ambiente.

Así lo explcó Claudia Luna, directora de la Facultad de Agronomía de Corrientes y vocera del movimiento “El nuevo enemigo”. “Hay efectos directos de la quema como pérdida de animales y fauna autóctona; pérdida de vegetación y degradación del suelo lo que se traduce en una importante disminución en su productividad; por erosión, pérdida de nutrientes, disminución de la materia orgánica, entre otros”.

Luna advierte sobre el riesgo de que las especies nativas sean reemplazadas por otras exóticas o invasoras, cambiando la composición del lugar y perdiendo un ecossitema de importancia. “En especies carentes de adaptaciones de resistencia o tolerancia al fuego, los incendios, incluso cuando su intensidad es baja, pueden causar una alta mortalidad”.

SE QUEMARON APROXIMADAMENTE 90 MIL HERTAREAS INCEDIOS DELTA
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso