Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Política

Política

No sólo el PJ tiene problemas de candidatos

El referente justicialista habló de todo en una entrevista exclusiva con el programa Víctor en Línea, que se emite en distintas plataformas a través del canal Vida Esquina. Remarcó la necesidad de emprolijar la realidad interna del justicialismo, aunque advirtió que la problemática es general en la arena política local, apuntando también a bemoles latentes en ECO.

 



 

Anticipó que irá por una banca del Senado de la Nación el año que viene. Y alentó a tomar medidas partidarias urgentes, que sirvan para una estrategia clara rumbo a 2021.Rodolfo Martínez Llano y una conversación más que atractiva con el programa Víctor en Línea, que se encuentra disponible en el canal de YouTube de El Libertador TV Corrientes.

 



 

La entrevista en sus partes más salientes: 

 

Tendremos uno de los íconos de la política de Corrientes. Le preguntaremos tantas cosas que todos quieren saber. Por ejemplo, ¿es verdad que Martínez Llano es y ha sido el poder detrás del poder?

 

-Muy buenas noches a Esquina y alrededores y a todos los lugares donde hoy con la tecnología llega el programa. Habla de la profesionalidad con la que han encarado este proyecto. Hoy en el día del amigo quiero saludar a los muchos amigos de Esquina particularmente de todos los sectores de todos los partidos que a través de los años he cultivado muchos amigos que trascienden el accionar político. Ustedes saben, aparte de mi actividad política soy productor agropecuario, abogado y hombre de medios, además -si se quiere- periodista, de manera que reconozco el trabajo y la tarea que realizan que no es nada fácil, el detrás de la cámara y armar la producción de un programa interesante.

 

¿Cree usted que está bien tratada la pandemia y la pos pandemia desde el Gobierno de Corrientes?

 

-Se ha hecho un gran esfuerzo. Tienen responsabilidad los gobernantes, tanto municipales como provinciales. Creo que el esfuerzo también ha sido de la gente que entendió el mensaje. Nada se puede hacer si la gente no acompaña. Me he movido intensamente en estos tiempos, pero siempre con el mayor de los cuidados. Esta responsabilidad creo que ha sido entendida por los correntinos y los resultados que podemos evidenciar hoy al país son bastantes importantes. Celebro que así sea porque, en estos temas, no puede haber división de ninguna naturaleza. Creo que lo debemos enfrentar con mucha responsabilidad y también una gran solidaridad.

 

Usted que es un espectador privilegiado desde el atalaya de la prensa y de la política ¿Cuál ha sido la diferencia en el tratamiento de esta cuestión entre el Chaco y Corrientes?

 

-Creo que el pueblo chaqueño es distinto del correntino y esto lo digo también con el conocimiento porque tenemos un diario en Corrientes, El Libertador. También en Formosa. Y tenemos en el Chaco, La Voz del Chaco. La idiosincrasia es radicalmente distinta. Chaco es un pueblo difícil, complicado. Por ahí vemos los piquetes que se hacen cerca de la casa de gobierno, en forma permanente, las movilizaciones. Es muy difícil manejar una provincia cuando la gente verdaderamente tiene un grado de rebeldía que no acompaña y no entiende la necesidad de algunas prevenciones. Rescato mucho el esfuerzo y la tarea que hace el gobernador, Jorge Capitanich.

 

Hablando de pandemia, de qué estado de salud goza el justicialismo de Corrientes.

 

-Con problemas que los atribuyo también a la falta de una cierta conducta y disciplina, de un funcionamiento orgánico que el PJ hace tiempo no tiene no solamente en Corrientes. El Consejo Nacional del PJ está pintado. Hace años que no funciona. Se ha convertido en una confederación de cacicazgos provinciales en la que cada líder territorial hace su juego.

También decía a algún dirigente de este gobierno que por ahí es como que pone el ojo en Corrientes. Sé que las cosas no están bien, pero por ahí tampoco no nos gustan que nos critiquen de afuera y el peronismo de la Capital hace muchos años que es un peronismo perdedor. El justicialismo tiene problemas en muchos lugares, Corrientes es uno de ellos. Se ha llegado a una intervención que no avanzó como debiera en generar un marco de igualdad de oportunidades. Aún no se modificó la carta orgánica. No se conocen las reglas de juego. Si queremos resultados distintos debemos hacer las cosas diferentes. Ese era el desafío político de la Intervención que hasta ahora ha sido meramente administrativa.

 

Más allá de escudarse en la pandemia la pregunta sería hasta cuándo el PJ va a seguir intervenido en Corrientes.

 

-No hay una conciencia de avanzar en un proceso electoral interno que legitime a una conducción política. Aunque no es momento de ir a una elección interna, lo lógico sería tener un cronograma electoral extendido. La fecha de las elecciones se puede mover si las circunstancias así lo determinan. No sería descabellado poner una fecha para marzo, para abril y, si hiciera falta, correr o no. Hay todo un proceso que debe que ir dándose. Entiendo que hay a muchos que no les gusta el proceso de selección a través de las elecciones internas. Apuestan al dedo. Creo que si el PJ quiere ser opción de poder debe legitimarse ante la sociedad de Corrientes, de lo contrario va a estar siempre atado del dedo de Buenos Aires y eso no es bueno. No nos va a llevar a tener un justicialismo fuerte como quisiéramos. Venimos sosteniendo la necesidad de que en estos tiempos no solamente tenemos que pensar en la paridad de género y en el voto joven, sino además incorporar el sistema de las Primarias para todos los partidos, para que los candidatos surjan de la participación del padrón electoral. Que no sean el coto cerrado de estructuras anacrónicas que hay en todos los partidos. Porque no solamente el PJ tiene problemas para la elección de candidatos, sino también en el propio Gobierno, donde hay un unicato. De las listas no participan ni los afiliados del radicalismo, ni los socios, ni los correntinos. Y lo que creo que es bueno es que se adopte para la Provincia, como tienen muchas otras, el sistema de Primarias para que el mismo día voten todos los correntinos de los distintos partidos. De la misma forma, a las elecciones generales es tiempo que se incorpore el voto electrónico para terminar con esta distorsión del festival de boletas que hace que no haya, desde el tiempo que demanda saber los resultados hasta todo lo que significa darles mayores posibilidades a las estructuras partidarias y de gobierno para una elección. Eso hace que estemos con las listas sábanas y otras cosas que no son buenas. Algunos dicen que no. Que en este tiempo de pandemia no hay que hablar de política. Pero creo que siempre hay que hablar de política; a lo mejor, con un nivel de intensidad menor. Pero si queremos que el país o la provincia salgan adelante nuestra representación de gobierno debe mejorar en su nivel. Debemos tener candidatos que sean la expresión legítima y genuina de la voluntad del pueblo de Corrientes.

 

¿Usted considera que están dadas las condiciones socio culturales y de infraestructura para implementar el voto electrónico?

 

-No tengo dudas de que así es. Yo además desarrollo alguna actividad en Brasil. Soy ciudadano brasileño y realmente me sorprende cuando dicen esto, porque veo cómo se vota en las ciudades brasileñas. La gente tiene un nivel de analfabetismo mayor, pero se ha acostumbrado a ponerse frente a una máquina y emitir su voto libremente. Los resultados se dan de manera transparente y en poco tiempo. Esto lo hemos visto en otras provincias argentinas en la que tienen el voto electrónico. Es la posibilidad de eliminar eso de todas estas boletas que es en lo que se amparan feudos como Formosa, San Luis, como Misiones o el mismo Corrientes, que tienen estructuras conservadoras que no son buenas porque no permiten que la modernización llegue y que esa participación que se busca con el voto joven también haga que los jóvenes no sólo puedan votar, sino que puedan participar de política y que al participar no encuentren estructuras expulsivas que les sea muy difícil meterse en las rocas partidarias. Lo mismo hay muchos profesionales, empresarios que por ahí pueden aportar a la política y sería muy bueno, pero hay estructuras cerradas que no facilitan eso. Decías que no he tenido muchos cargos. Siempre he dicho que, más allá de que fui Diputado de la Provincia, presidente de la Cámara, Senador de la Provincia, Convencional nacional Constituyente y Diputado nacional, creo que la política no es el ejercicio continuado de los cargos públicos. Se desenvuelve muchas veces por fuera de la actividad que demanda desgaste, porque existen estas reglas de juego poco entendibles y a veces el poder pasa desde los medios, en una parte; la Justicia, por otra; y la comprensión de todo lo que el fenómeno de la opinión pública.

 

Desde Julio Romero no ha estado en el gobierno el PJ ¿A qué se debe eso, demasiados caciques, demasiadas ambiciones, el mensaje no llega al pueblo?

 

-Se debe a la falta de vocación de poder de muchos dirigentes justicialistas. Y, muchas veces, a la injerencia y la interferencia de dirigentes nacionales durante gobiernos peronistas que no han permitido que el PJ tenga las condiciones para competir. Me refiero a los gobiernos de Menem o de Kirchner. Nunca hubo una comprensión del proceso político de Corrientes. Sin duda, por ser difícil, y quizás lo han hecho más difícil algunos dirigentes que estuvieron en jugadas de corto vuelo que es algo que preocupa, porque no veo que haya una comprensión, una autocrítica de las cosas que deben hacerse para que los correntinos puedan apostar al PJ. Muchas veces desde Buenos Aires creen como que descubren la pólvora y no tienen claro de que las elecciones se ganan o se pierden en Corrientes, y que el discurso de los dirigentes desde el PJ debe ser con mayor llegada a la sociedad, que no le gusta aquellos que se mimetizan con el poder nacional, porque nos votan los correntinos, entonces nos debemos a las expectativas de ellos y muchas veces esos intereses no coinciden. Estamos a un año de las elecciones y no sabemos si va a salir la ley de paridad de género, el voto joven, las Primarias o el voto electrónico. No sabemos si vamos a tener dos o siete elecciones. En caso del justicialismo, tendríamos elecciones partidarias y después las electivas, salvo que se hagan juntos o no se hagan. Después tendríamos una elección legislativa para julio. Unas Paso nacionales para agosto, unas provinciales para Gobernador para septiembre, y la posibilidad de una segunda vuelta para principios de octubre. Una elección de legisladores nacionales para el último domingo de octubre. Todas estas cosas hay que tener en cuenta para diseñar una estrategia que sea acorde a la posibilidad de tener un mejor resultado.

 

Usted fue el artífice, tal vez el pensador, llamémosle el estratega del famoso 99 correntino ¿Cuándo hubo un cambio en la mentalidad y en los paradigmas, viéndolo 20 años después, eso se dio?

 

-Fue un proceso inconcluso. Se inició diez años antes, en el 89, con la pérdida de la hegemonía política de Julio Romero dentro del PJ. Diez años después vino la caída del Pacto y del Partido Nuevo, que eran expresiones del viejo conservadurismo. También debo recordar que el 99 fue mucho más difícil de lo que parecía, porque hubo una gran resistencia del Gobierno nacional de Carlos Menem, que hasta último momento no estuvo de acuerdo y quiso frenar ese proceso.

Los años que vinieron después no se dieron las cosas como pensábamos. Hoy, estas estructuras que gobiernan Corrientes son las del viejo Pacto remozado. Lo tenemos junto a Colombi, junto a Valdés, está el Partido Nuevo, el PL, está el PA y está en este caso el partido del doctor Cassani. El Pacto entero se ha puesto a la sombra del radicalismo gobernante. También recuerdo que en 2001, Menem nos intervino el PJ porque éramos muchos los que no aceptábamos la idea de que el justicialismo debiera votar por la fórmula que encabezaba Tato Romero Feris. Fuimos con una expresión distinta y apoyamos la candidatura de Colombi a Gobernador. Tuvimos dos senadores, seis diputados y el Vicegobernador. Lamentablemente Colombi no entendió que eso no debería haber sido una alianza electoral para ganar el gobierno, sino una alianza de gobierno que no se dio. Permanecimos 8 meses después de haber ganado porque no nos sentíamos interpretados ni contenidos por el giro que había tomado la administración del radicalismo que no cumplió con los compromisos asumidos. Cosa que en política no es bueno.

 

Rescato que cuando fui electo Presidente de la Cámara de Diputados, en el 98, prometí a la UCR un período compartido. Después de los 6 meses cedí la presidencia a un radical, el esquínense Javier Arato. Podría no haberlo hecho y hasta ser Gobernador por la línea sucesoria, pero preferí cumplir los acuerdos realizados. En política esto es lo que perdura en el tiempo, el cumplimiento de la palabra empeñada que hace al crédito político.

 

¿Existe aún la palabra en la política?

 

-No existe la palabra ni existen los partidos políticos, esto es lo más grave. Desde 2001 para acá, los dirigentes saltan en una elección de un lado para otro como si nada. Los partidos han sido reemplazados por frentes electorales que son una conjunción diabólica en los que ves a gente de distintos partidos. Por ejemplo, tenemos el caso de la diputada nacional, Graciela Camaño que fue cuatro veces diputada nacional y cada elección con un partido distinto. Tenemos lo que pasó con Massa con Pichetto, con Lavagna. Esto es algo deberían cambiar. Los partidos deben ser estructuras de formación de los cuadros, pero en base a compromiso en la sociedad. Lo hemos visto en Corrientes. Un concejal que dijo que no quería ser senador, que no quería competir o tenía miedo de competir prefirió ser concejal y ahora a los seis meses renunció a la banca.

 

Se entendió en ese momento que era porque quería competir por la Intendencia de Capital contra Tassano. De la noche a la mañana se rompe un contrato con el electorado y es promovido a un cargo que tampoco es lo que pensábamos. En Corrientes tenía un lugar en el Consejo de Administración, que es la máxima autoridad de la Entidad Binacional, por sobre el Director Ejecutivo. El Concejal que renunció terminó como un gerente dentro del organigrama de Yacyretá, incluso por debajo del Jefe administrativo.

 

Podríamos decir que en ese contexto y en ese caso Corrientes ha perdido. Hemos sido deteriorados de rango.

 

Ha perdido mucho, porque hasta ahora en la EBY hay tres cosas que son importantes para Corrientes. Primero es el Director Ejecutivo, algo que siempre queda en Misiones. No hemos tenido poder político como para pelear ese cargo. Después, el Consejo de Administración que forman cuatro miembros. Ese lugar lo estaba disputando el Concejal y no lo logró. Terminó ni siquiera en el tercer cargo de importancia, que es la Jefatura Administrativa de Ituzaingó. Terminó en un cuarto escalón. Esto marca falta de presencia política y de poder político del PJ de Corrientes.

 

Para los que no lo saben, se refiere a Fabián Ríos, que termina como jefe de obra.

 

-Sí. Lamento porque me hubiera gustado que en el Consejo de Administración haya un correntino y un peronista. Todo lo que digo está respaldado por la realidad. Son hechos públicos y conocidos. Hasta 2003, Corrientes no tenía un lugar en el Consejo de Administración de Yacyretá. Como Diputado nacional conseguí que el Presidente de la Nación le dé a Corrientes un lugar. Lo cierto es que a Ríos lo bajaron de ese posicionamiento.

 

Recuerdo que cuando se designó al miembro del Consejo, que fue a quien yo propuse, Jorge Antonio Romero, en verdad se lo designó a Jorge Pérez Rueda, algo que no estaba previsto. Que no era lo que yo había pedido y que originó que tenga que estar seis horas en la Casa de Gobierno para que el Presidente anule el decreto que ya había sido publicado en el Boletín Oficial y ya había asumido  el ex ministro de Gobierno, Pérez Rueda. El presidente Duhalde modificó su decreto y lo designó a Jorge Romero. Eso fue un logro en 2003 y también lo fue que la jefatura administrativa de Ituzaingó sea para un justicialista. Fue designado Jorge Semhan, que hoy es fiscal general adjunto del Poder Judicial de Corrientes. Esas cosas se hacen cuando el legislador que llega a representar a Corrientes sabe plantarse ante el poder nacional y demandar lo que estima que corresponde. Eso no es lo habitual lamentablemente. He dicho luego de la muy buena elección como candidato a Diputado nacional en la que con boleta corta en 2019 saqué muchos votos en toda la provincia, mi compromiso era en 2021 ser Senador de la Nación porque no va a haber el problema de la boleta corta. Todos vamos a competir de igual a igual.

 

Esto es un titular sin dudas. Es decir 2021, Rodolfo Martínez Llano candidato a Senador nacional. Pero hay un párrafo que usted lo dijo al pasar y no me parece menor. Hizo anular un decreto presidencial con una designación ya realizada.

 

-Eso está en el Boletín Oficial y fue público, porque incluso había asumido Jorge Pérez Rueda como consejero. Me instalé en la Casa de Gobierno y no me fui hasta que el Presidente reviera su decisión y lo hizo. Anuló el decreto. Pero eso fue poca cosa. En los 90, de los colegios electorales y de las intervenciones federales, y también de esto el propio senador Mancini de Esquina, que era mi colega en el Senado de la Provincia, muchos recordarán que logramos algo mucho más importante que fue que Carlos Menem accediera a modificar un decreto que fue de la intervención a la Legislatura de la Provincia. Estuvimos intervenidos  33 días hasta que se resolvió frente a la crisis que provocamos. Movimos cielo y tierra. Fuimos desde la Corte Suprema hasta el Embajador de los EEUU a reclamar. Recuerdo que Terence Todman sacó un comunicado diciendo que Estados Unidos no interferiría. El Presidente nos repuso como legisladores 33 días después, un caso inédito. Ya antes, en la madrugada del 14 de agosto del 92 constituidos en el primer piso de la Casa de Gobierno con un grupo de legisladores de distintos partidos logramos que Menem rompiera el Decreto 1.448 que intervenía el Poder Legislativo. Mantuvo el 1.447 que intervino el Ejecutivo y el 1.449, el Judicial. También con Cristina. En sus 8 años de gobierno nunca retiró un pliego del Senado de la Nación del doctor Fresneda. La senadora Carolina Martínez Llano logró que, a través de Carlos Zannini, se resuelva retirar el pliego enviado. O sea que cuando uno pone empeño, pone fuerza, pone convicción no hay nada que sea imposible.

 

¿Ese poder al doctor Martínez Llano de dónde le viene? ¿Cuál es el sustento de su poder?

 

-Te diría que está en mi ADN. Mi padre fue un hombre de lucha, un hombre incansable. Mi madre también. Te hablaría de un pleito muy conocido que duró 20 años, que fue cuatro veces a la Corte Suprema. Por primera vez, la Iglesia Católica perdió un juicio. Esto también fue muy conocido, porque fue el campo y el edificio del diario El Libertador que queda frente a la Casa de Gobierno que fue devuelto por la Corte Suprema. Porque la Corte no había cumplido con el cargo que le había impuesto una tía mía, que había sido la propietaria. Y después de haber obtenido el fallo, de los 20 años de pleito, el que era obispo de Corrientes, también muy conocido monseñor Vicentín, hizo expropiar esa casa y eso nos llevó otros 20 años para lograr que finalmente la misma Corte Suprema nos restituya esa propiedad. Esa perseverancia  es lo que posibilitó que hoy ese edificio importante sea donde estemos instalados, una casa de la familia desde fines del 1800.

 

Le tiro algunos nombres del PJ y me importaría saber su opinión. Camau Espínola.

 

-Es un muchacho que no tiene mucha pertenencia al PJ. Fue dos veces candidato a Gobernador. Le faltó cinco para el peso. Después tuvo actitudes cambiantes. Hoy se postula otra vez y, más allá de que uno puede tener ciertos reparos, lo cierto es que sigue siendo el que más mide. El PJ tiene una inversión en él, en cuanto a la instalación de su nombre, que es importante, y creo que no hay que dejar de tener en cuenta que, salvo que podamos tener alguna otra opción, hay que pensar que puede ser en tanto se someta a un proceso de legitimización. Hoy está claro no hay un candidato natural.

 

Pitín Aragón.

 

- Tampoco tiene pertenencia al justicialismo. Por el 99, cuando estábamos en la lucha, él estaba en el Partido Nuevo. Después se incorporó al PJ. Quizás hasta ahora le haya faltado la legitimación que siempre surge de la participación de la gente en la elección. En la primera interna gané la elección del 90 a Gobernador nada menos que a Julio Romero y en la última la candidatura a Diputado nacional, con el 84 por ciento de los votos a Eduardo Galantini, en el 99. Hoy pretende ser candidato. No le pongo bolilla negra, pero me gustaría que legitime sus aspiraciones. Me gusta tener una actitud positiva. Quien vaya a ser candidato a Gobernador tiene que tener cierto grado de apoyo y de compromiso del Gobierno nacional. Esto no lo puedo ignorar, pero demanda sentarnos a conversar. Nada de imposiciones. Prueba de ello es el tema de Yacyretá. Si por Corrientes, que es la única provincia que elige Gobernador, lo lógico hubiera sido fortalecer las posibilidades con un apoyo que no se ha dado. El gobierno de Alberto Fernández está cumpliendo una primera etapa difícil. Veo un Gabinete un poco mediocre y poco federal. No hay presencia del país dentro de ese Gabinete. Aspiraría a que en la segunda etapa esta asignatura pendiente se revierta. Corrientes lo reclama.

 

¿Foro de intendentes, que me dice? Tincho Ascúa, Tata Sananez, Rulo Abad.

 

- Los intendentes tienen que gobernar sus comunas. Creo que deben priorizar el cumplimiento de las responsabilidades asumidas con su pueblo. Participar de la política grande, la política provincial demanda un conocimiento, una presencia en la Capital de Corrientes y además tener espaldas anchas que ninguno tiene. Veo que los intendentes se achican muy fácilmente ante el poder provincial. No están en condiciones de aguantar las presiones que son lógicas. No pueden asumir responsabilidades de conducción de partido u otra responsabilidad porque no están con posibilidades de anteponer eso a los intereses de su pueblo. Esta gente de Paso de los Libres o de San Roque quiere soluciones, no tener un intendente que termine siendo rehén del Gobierno provincial y que al partido le sirva. Lo hemos visto en Capital con Fabián Ríos. Siempre terminó capitulando ante Colombi.

 

¿Cómo ve desde ahí al PJ de Esquina y a la gestión municipal?

 

-El PJ de Esquina también tiene que tener un proceso electoral. No soy el más indicado para meterme en las cuestiones locales. Soy más amigo de algunos que de otros. Siempre digo que a veces es más fácil llegar que mantenerse. Hay que ir escuchando a la gente, corrigiendo cosas. El PJ tiene la suerte de que tampoco la oposición local logra una opción que sea atractiva. La gestión municipal tiene que estar más abierta a que todos los sectores del justicialismo se sientan contenidos.

 

Programas atrás entrevistaba a Tato Romero Feris y le pregunté por usted. Me dijo que charla con usted ¿Han recompuesto la relación, cuando han sido dos figuras antagónicas muy fuertes en aquel 99?

 

- Las pasiones propias de los momentos hacen que las cuestiones políticas lleguen a los extremos. Recordarán que incluso tuve una carta bomba que iba dirigida a mi vista, a mis manos. La política no puede anteponer cuestiones personales. No se hace desde el tema de los amigos y enemigos, de los odios. La responsabilidad política hace que uno deba entender que antes que nada está la relación.

Lejos de ser una persona de las grietas, apuesta al diálogo. Lejos de pensar que el partido justicialista es una confederación de cacicazgos provinciales, piensa que debería ser un partido destinado y preparado para gobernar. Entender lo que le sucede al pueblo de Corrientes y responderle con principios y con acciones. Él ha estado en los más importantes cargos políticos provinciales y también nacionales.  Él es hijo de un socialista y de una conservadora de antigua estirpe correntina. Él ha ganado reiterados juicios. Él cree en la Justicia y en los distintos poderes del Estado. Él encarna el poder per se y nos dijo que la perseverancia era la clave de que ese poder permanezca. Él nos dijo muchas cosas esta noche, pero nos dejó clarísimo que el 2021 lo tendrá candidato a Senador nacional. Él es abogado, él es productor agropecuario, él no vive de la política. Él ha hecho de la política la razón de su vida porque cree que dialogando con la diligencia que se encuentra para el diálogo con puntos comunes, no con meros intereses electoralistas, se puede cambiar la historia de un pueblo. Él es el doctor Rodolfo Martínez Llano, que compartió su tiempo con nosotros. Gracias doctor.

 

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso