Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $163,75 / Venta $171,75
Dólar Blue: Compra $316,00 / Venta $320,00
Dólar CCL: Compra $316,84 / Venta $329,36

Policiales

Policiales

Procesaron a Maciel, acusado de mandar a matar a su exesposa

Tras un año de investigación, la Justicia dictó el auto de procesamiento del expolicía Ramón Erlindo "Quico" Maciel acusado de ser responsable del femicidio por encargo de su exesposa Juana Rosa Rojas en su casa del barrio Pirayuí la noche del 2 de octubre de 2021. La mujer fue ejecutada de tres balazos por dos sicarios en moto y la jueza Norma Agraso logró recolectar todas las pruebas para que la causa pase a juicio oral. Dictaron la prisión preventiva del acusado, quien continuará alojado en una comisaría de la capital correntina.

En el escrito elevado el 30 de septiembre, la jueza de instrucción N°1, Norma Beatriz Agraso, refirió que ha podido armar y ordenar los hechos que desencadenaron en el brutal femicidio contra la mujer y logró recaratular la causa como "supuesto homicidio agravado mediando violencia de género".

Sin dudas el agravante más destacado de esta causa es el de haber contratado "los servicios" de dos sicarios, quienes llegaron hasta la casa de la víctima en las 50 viviendas del barrio Pirayuí, se hicieron pasar por clientes del precario kiosco que tenía la mujer, la ejecutaron de tres balazos a corta distancia y luego huyeron a bordo de una motocicleta.

Con todas las pruebas recabadas a lo largo del año, la jueza Agraso dictó la prisión preventiva contra Maciel cambiando de alguna manera su realidad judicial, mas no su situación de encierro, ya que la magistrada consideró que deberá seguir alojado en la dependencia policial donde está alojado desde su detención días después del crimen.

Para la jueza Agraso, "hay un cúmulo de pruebas producidas durante toda la instrucción que transforman la sospecha inicial en probabilidad positiva", menciona el extenso auto de procesamiento en el que a lo largo de 17 páginas desgrana la causa que inicialmente fue encuadrada en el delito de "homicidio agravado por el vínculo, por alevosía, por precio o promesa remuneratoria, con el concurso premeditado de dos o más personas, en contexto de violencia de género".

La motivación

Conforme a la valoración de las pruebas incorporadas en la causa y los testimonios que la cimientan, la jueza Agraso consideró que la motivación para que Maciel pergeñe el plan para acabar con la vida de su exesposa surgió tras la última denuncia por violencia efectuada por Juana Rojas en febrero de 2021. La víctima llevaba más de 30 años soportando el hostigamiento físico y psicológico de su marido. Pero la exclusión del hogar -conseguido por la mujer el 12 de marzo de 2021- habría terminado por encaminar el desenlace.

Debido a esta medida y a la prohibición de acercamiento a Juana Rojas y sus hijos, la Justicia también le fijó a Maciel un aporte del 25% de su sueldo para la manutención de su hijo menor, algo que el imputado al parecer no se esperaba.

Pruebas de la causa

A los múltiples testimonios de los hijos, familiares, vecinos y amistades de la víctima que confirmaron los malos tratos, golpes y hasta amenazas de muerte a que era sometida permanentemente -y que están certificados en los expedientes de la causa- hay algunas pruebas que sobresalen del resto y fueron de alguna manera una guía en la investigación. La primera de ellas son las fotos de Juana que la Policía halló en la guantera del auto de Maciel. Suponen que había hecho copias para que los dos sujetos contratados no se equivoquen de "objetivo" en el ataque. Además, el día del femicidio uno de los hijos confirmó que recibió varios mensajes de su padre preguntándole si se encontraba en la casa de su madre, como intentando confirmar que la mujer se hallaba sola.

Finalmente, dos préstamos obtenidos por Maciel, el primero de $12.000 del Banco de Corrientes y el segundo de más de $78.000 de una casa de créditos, según la Justicia fue el dinero utilizado para pagar a los dos sicarios que ultimaron a Juana de tres balazos. Por el caso la Policía había difundido el identikit de uno de los presuntos atacantes, que desembocó en la detención de un hombre que pasó siete meses preso hasta que finalmente fue dejado en libertad por falta de mérito.

Con todas las pruebas en su contra, sólo queda la instancia de juicio que según indicó el letrado Enrique Esquivel, abogado de la familia de la víctima, espera que se realice en lo inmediato.

A UN AÑO DEL ATAQUE BARRIO PIRAYUÍ
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso