Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido

Policiales

Policiales

Femicida condenado a perpetua por mutilar y quemar a su pareja

Se ce­rró un ca­pí­tu­lo de un ca­so es­tre­me­ce­dor ocu­rri­do en la ciu­dad de Cu­ru­zú Cua­tiá, don­de una mu­jer fue ase­si­na­da, par­cial­men­te mu­ti­la­da y has­ta que­ma­da, du­ran­te un epi­so­dio ocu­rri­do en 2017 y por el cual ayer fue sen­ten­cia­do a ca­de­na per­pe­tua Wal­ter Adrián Se­gun­do (fo­to Tu­mer­ce­des.com).

Si bien el de­ba­te oral y pú­bli­co fue re­a­li­za­do por el Tri­bu­nal Oral Pe­nal de Mer­ce­des, que en­tien­de en esa zo­na de la pro­vin­cia, se lle­vó ade­lan­te de ma­ne­ra re­mo­ta, de­bi­do a las me­di­das sa­ni­ta­rias im­ple­men­ta­das en la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus.

Es así que en las au­dien­cias, se es­cu­cha­ron los tes­ti­mo­nios y has­ta la de­cla­ra­ción del fe­mi­ci­da, a tra­vés de te­le­con­fe­ren­cia. Es­te mis­mo mé­to­do fue uti­li­za­do ayer, pa­ra el dic­ta­do del fa­llo cu­yos fun­da­men­tos se co­no­ce­rán el pró­xi­mo mar­tes.



Los tes­ti­mo­nios, ma­yor­men­te de ve­ci­nos, que se es­cu­cha­ron du­ran­te el jui­cio, con­fir­ma­ron la acu­sa­ción de la ins­truc­ción: que du­ran­te el 24 de di­ciem­bre de 2017 se pro­du­jo una pe­lea en la que Se­gun­do ul­ti­mó a su es­po­sa, quien era de ori­gen bra­si­le­ño.



Al otro dí­a, el hom­bre se abo­có a ocul­tar las prue­bas de su cri­men, in­ten­ta­do que­mar el ca­dá­ver de la mu­jer en el pa­tio de su ca­sa.

 

Tras ello, di­jo a to­dos que su es­po­sa lo aban­do­nó y que se ha­bía ido de la ca­sa, lo que no con­ven­ció a las ami­gas de la mu­jer.



A pe­sar de las sos­pe­chas, la pis­ta con­cre­ta de que ocu­rrió un fe­mi­ci­dio se en­con­tró al mes si­guien­te, cuan­do a ori­llas de un arro­yo de Cu­ru­zú Cua­tiá, cer­ca­no a Ru­ta Na­cio­nal Nº14, fue en­con­tra­do un ca­dá­ver con cla­ros sig­nos de ha­ber si­do que­ma­do y par­cial­men­te mu­ti­la­do.



Por el avan­za­do es­ta­do de pu­tre­fac­ción, se de­bie­ron lle­var ade­lan­te dis­tin­tas prue­bas de ADN pa­ra po­der com­pro­bar que se tra­ta­ba de la mu­jer. Es­tos exá­me­nes fi­na­li­za­ron du­ran­te los pri­me­ros dí­as de abril de ese año, cuan­do se con­fir­mó que se tra­ta­ba de la mu­jer que es­tu­vo en ca­li­dad de de­sa­pa­re­ci­da du­ran­te ene­ro de 2018.



Pa­ra lo­grar es­te re­sul­ta­do, de­be des­ta­car­se, la ta­rea no fue fá­cil ya que se tu­vo que pe­dir mues­tras de san­gre de los fa­mi­lia­res de la mu­jer, quie­nes se en­cuen­tran en Bra­sil. Una vez que se tu­vo es­to, tras cru­zar los da­tos ge­né­ti­cos, se con­fir­mó que se tra­ta­ba de la mu­jer y se im­pu­tó a Se­gun­do.



Con res­pec­to al cri­men, los tes­ti­mo­nios de ve­ci­nos fue­ron con­tun­den­tes. Por un la­do, uno de los tes­ti­gos in­di­có que lue­go de la no­che del 24 de di­ciem­bre, vió que Se­gun­do es­ta­ba re­a­li­zan­do una gran fo­ga­ta en su pa­tio.



Otra per­so­na, apun­tó que du­ran­te la no­che del ho­mi­ci­dio, vió a Se­gun­do que llo­ra­ba en la puer­ta de su ca­sa. El tes­ti­go, quien era ve­ci­no de la pa­re­ja, re­cor­dó que le pre­gun­tó al hom­bre por la es­po­sa y es­te le di­jo que es­ta­ba dur­mien­do. Agre­gó que el día si­guien­te ha­bí­an mu­chas mos­cas ver­des y el mar­tes 26 de di­ciem­bre, Se­gun­do fue a su kios­co a com­prar la­van­di­na.



Otros tes­ti­mo­nios in­di­ca­ron que ha­bía vio­len­cia en la pa­re­ja.



“Se pros­ti­tuí­a”, fue lo que de­cla­ró du­ran­te el jui­cio el fe­mi­ci­da, pa­ra lue­go co­men­tar que por esa ra­zón ha­bía cons­tan­tes pe­le­as en­tre ellos dos.



Al res­pec­to del de­li­to se des­li­gó del cri­men y di­jo que esa no­che, la del 24 de di­ciem­bre, ha­bí­an ido dos hom­bres a bus­car a la mu­jer, lo que ge­ne­ró una nue­va pe­le­a. “Ha­bí­a­mos to­ma­do de­más, mi es­po­sa me dio una pas­ti­lla y ella se fue. Du­ran­te la no­che del 25 hi­ce una fo­ga­ta en mi ca­sa y pre­pa­ré un pe­da­zo de cor­de­ro”, in­di­có du­ran­te su de­cla­ra­ción.



A pe­sar de sos­te­ner su ino­cen­cia, las prue­bas fue­ron con­tun­den­tes y los jue­ces lo sen­ten­cia­ron a ca­de­na per­pe­tua por una­ni­mi­dad.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso