Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

Una clase de incompetencia

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Melisa Molina

Melisa Molina

El Presidente cuestionó la convocatoria de CABA a dictar clases presenciales en medio del aumento de los contagios de coronavirus. El respaldo de los gobernadores y el llamado a no judicializar las medidas sanitarias. La disputa política y en los tribunales.

“Mi única preocupación es cuidar la salud de los argentinos. Es lo único que me impulsa en las políticas que tomo. Que lo carguen en su conciencia los que actúan de otro modo”, dijo el presidente Alberto Fernández, tras la decisión del gobierno porteño de sostener las clases presenciales, pese al incremento de los contagios de coronavirus y desconociendo el DNU que estableció la educación a distancia durante dos semanas en el AMBA. La semana comenzó en medio de absoluta incertidumbre para la comunidad educativa de CABA. Mientras algunas escuelas abrieron sus puertas, otras permanecieron cerradas y dictaron clases virtuales. Los gremios docentes cumplieron un paro y anunciaron que hoy mantendrán la medida de fuerza. En ese marco, continuó la beligerancia en las declaraciones y en los tribunales. "Es repugnante que se use a la Justicia para perjudicar a los que tienen que ser cuidados", aseguró el gobernador bonaerense Axel Kicillof, uno de los mandatarios provinciales que se pronunciaron en apoyo al Presidente. Por su lado, el expresidente Mauricio Macri felicitó al Poder Judicial porteño por "actuar en defensa de la Constitución de la Ciudad". La Corte Suprema, en tanto, se manifestó competente en la demanda presentada por el gobierno porteño y dio vista a la Nación para que se pronuncie al respecto. A la vez, un juez de CABA ordenó garantizar la virtualidad de las clases hasta que la Corte resuelva.

En un acto en el Museo del Bicentenario, con la participación de distintos gobernadores, Alberto Fernández reiteró que sus decisiones responden a lo que recomiendan los científicos y que el AMBA es el epicentro de los contagios de esta segunda ola. “No hagamos política con la pandemia, porque tiene que ver con la vida y la salud de la gente”, puntualizó y recordó que “el virus no conoce la General Paz”. En esa línea, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, resaltó que "el sistema de salud es más robusto, no estamos en marzo de 2020, pero tenemos situaciones que nos preocupan y el personal de salud está exhausto".


“Llegamos al Gobierno en situaciones muy adversas donde algunos gobernadores se jactaban de no construir hospitales. Salimos a reconstruir un sistema diezmado y pusimos todo el esfuerzo", dijo el Presidente luego de escuchar a diferentes mandatarios provinciales que expresaron su respaldo a las políticas sanitarias del Gobierno y resaltaron la visión "federal" de las medidas orientadas a contener la propagación del virus hacia el interior del país. Además, los gobernadores pidieron "no judicializar" las medidas que tienen el objetivo de frenar los contagios. Así se pronunciaron, además de Kicillof, Omar Perotti (Santa Fe), Sergio Uñac (San Juan), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Omar Gutiérrez (Neuquén).

“Hemos sobrellevado la primera ola y hemos aprendido mucho, con dolor... Aprendimos que el virus llega a la Ciudad, se irradia al AMBA y sigue hacia el interior del país. Por eso tomamos medidas restrictivas en el AMBA que es el epicentro del contagio y se ve agravada por otras cepas que tienen más virulencia”, señaló Fernández.

Del otro lado, Rodríguez Larreta repitió que "la escuela no genera mayor contagio y esos datos se comprueban en otras ciudades del mundo". Además, explicó que ayer "pusimos mucha gente para que controle la entrada y salida de los colegios y también estarán mañana" (por hoy). Macri no quiso quedarse afuera y celebró el fallo que permitió abrir las escuelas. En realidad, muchas no pudieron funcionar ayer: fue el caso de las escuelas secundarias que dependen de la Universidad de Buenos Aires --que desoyó el fallo judicial-- y de distintos colegios como el Mariano Acosta o el Normal 6 --que no fueron notificados formalmente a tiempo--.

Desde la cartera de Justicia, ante la consulta de este diario acerca de si iba a existir alguna sanción para aquellas familias o instituciones que no respeten el fallo del Poder Judicial porteño, aseguraron que "que un chico no vaya a la escuela no es un delito" y con respecto a las escuelas que no acaten la resolución porteña, expresaron que "en todo caso el litigio está abierto y las posibilidades de abordarlo son amplias".

En los tribunales

La Corte Suprema consideró la demanda del gobierno porteño contra el DNU del Ejecutivo es de su "competencia originaria". El máximo ya notificó su decisión a las partes y le libró oficio a la Nación para que formule sus planteos en el término de cinco días hábiles. Según indicaron a Página/12 desde Jefatura de Gabinete, ayer a última hora el Ejecutivo no había recibido el traslado de la Corte, pero aseguraron que formularán la respuesta desde la Procuración del Tesoro --a cargo de Carlos Zannini, quien ayer presentó un planteo para que se declare la invalidez de lo decidido por la Justicia porteña--.

También detallaron que consolidarán la respuesta jurídica con un informe epidemiológico que elevará el Ministerio de Salud. "Ni bien llegue, lo vamos a hacer rápido", puntualizaron fuentes de la Jefatura de ministros a este diario. En ese sentido, desde la cartera de Justicia afirmaron a Página/12 que creen que la Corte "debería expedirse esta misma semana".

El reclamo docente

En ese contexto de tensiones, los sindicatos docentes cumplieron un paro ayer y resolvieron extender la medida de fuerza también hoy. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) aseguró que la huelga tuvo un alto acatamiento. "La decisión de parar fue muy bien recibida por la comunidad educativa", dijo la titular de UTE, Angélica Graciano. Luego agregó que los maestros esperan que la cuestión se resuelva "como debe resolverse en un estado de derecho".

Si bien la medida fue más difícil de cumplir en los colegios privados por temor a las represalias y los despidos, la huelga también fue acompañada por el sindicato de docentes privados. Desde el Sadop alertaron que la decisión de Rodríguez Larreta, en una ciudad con los altísimos índices de contagio que se están registrando en CABA, "pone en riesgo la salud y la vida de las personas". El sindicato convocó a los maestros a no realizar tareas presenciales hasta fin de mes, tal como preveía el decreto presidencial.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso