Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

Tu valioso granito de arena

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Tona Galvaliz

Tona Galvaliz

Donde se priorizan más las cosas que a la vida o las personas, se está equivocando el camino.

El último informe económico del foro de Davos reporta que al 1% de la población mundial le pertenece el 99% de la riqueza del planeta; bienes y riquezas mal distribuidas, e inaccesibles para casi todo el resto.


¿Hemos perdido el rumbo? ¿Por qué y cómo llegamos a esto?


¿Sera que El problema no sea la economía, sino la naturalización de la perversión moral y ética, la pérdida de valores, de la dignidad, de la desensibilización de la consciencia humana, la ausencia de un sentido de vida con trascendencia?


Consciente o inconscientemente estamos destruyendo el planeta en pos de una economía globalizada, inequitativa perversa, inmoral y deshumanizada; donde reina la incoherencia, el descriterio, la desigualdad de oportunidades etc.


Y, en pos del cumplimiento de objetivos desmedidos trazados, se impone una desconsideración, abuso y falta de respeto por uno mismo extendiéndose hacia el resto.


Que paradojal resulta que hoy en pleno siglo 21 con miles de recursos científicos, tecnológicos, diversidad en riquezas naturales y regionales, estemos sumergidos en la mayor pobreza de la historia de la humanidad, (literal en todos los sentidos).


¿Será por que aprendimos a enfocarnos en negocios que den rendimiento, rentabilidad, crecimiento $, acumulaciones, dominaciones, por sobre la vida misma?


¿Sera que hemos perdido el Norte y lo que nos vuelve dignos, y que nos olvidamos de lo que representan los valores éticos y morales; y que se instaló el utilitarismo humano como si las personas fuéramos una cosa?


¿Es posible que para muchos valga más un celular, una cartera, un par de zapatillas, un auto de alta gama, una linda casa y eso represente su valía y prestigio?


¿Sera que tal vez el problema actual de la humanidad no sea la economía, sino sea la naturalización de la perversión moral y ética, la pérdida de valores, de la dignidad humana, la ausencia de un sentido de vida con trascendencia?


¿Sera que nuestra sociedad está enferma, atravesada por un profundo vacío existencial priorizando la competencia en lugar de la colaboración, la rivalidad en lugar de la inclusión, lo material por sobre lo espiritual?

Y siguen las preguntas ¿como podemos estar bien si otros no lo están y la están pasando muy mal?

¿De qué sirve tener mucho dinero, cosas, posesiones, títulos honores, si se carece de Valores y Dignidad?

¿De qué sirve acumular medallas, trofeos, reconocimientos, adulaciones y cocardas sociales, si se mira para el costado frente al dolor y sufrimiento de los próximos?

Es posible trascendernos y crecer como seres humanos cuando aprovechemos el tiempo con cuestiones y propósitos valiosos, no solo para la propia familia o uno mismo, sino que también cuando incluimos y somos solidarios con los demás reflotamos el valor de la comunidad.

Cuando se brinda servicio con amor y sentido, realmente somos felices.

Me gusta esta frase que escuchaba decir siempre a mi papá:

“El que no vive para servir no sirve para vivir”

Qué bueno sería que nos repensemos acerca de lo que significa Ser Humano, del Valor de la Vida y de la importancia ser guiados por valores, de la tranquilidad que es apoyar la cabeza en la almohada con la consciencia y dignidad en paz.


Hoy está en cada decisión y voluntad el tomar acciones responsables y comprometernos para ordenarnos y sanarnos de las consecuencias de esta mortal crisis y enfermedad autoinmune.

Es una oportunidad recuperar o construirnos una vida con sentido.

En lugar de echar culpas o lanzar quejas por cómo está el mundo hoy, estaría genial mirar para adentro, y reencontrarnos con lo más humano que tenemos como humanos.

De este modo ejercer nuestro poder personal para ser protagonistas de un cambio que deje huellas positivas y constructivas.

Y, cuando sea nuestro momento de cerrar los ojos para siempre, podamos sentir una cálida sensación de plenitud, sabiendo que hemos entregado lo mejor que estuvo en nuestras posibilidades de brindarnos, dejando un mundo mejor para los que vienen detrás.

Vivir sin sentido es como estar muerto en vida.


Te mando un beso inmenso TG.

Biodecodificación – Coaching Sistémico – Counselor -LogoTerapeuta- Análisis Existencial-Programación Neuro Lingüística PNL- Speaker.

Instagram @Tona Galvaliz. LinkedIn / fb / YouTube: María Antonia Galvaliz

https://noticiasquintaesencia.com/

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso