Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

Que apague la luz

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Carlos Belgrano

Carlos Belgrano

Amigos:

Ya se ha viralizado en todas las Redes Sociales que, la pasada semana el Cabezón Duhalde, solicitó para él y toda su familia, la residencia permanente en el Uruguay, en virtud a que sus abuelos, de allí eran procedentes.

Si el que entronizó en la Presidencia a este torta frita de A. Fernández, al sólo efecto de ralentizar u obturar el desembarco del aluvión zoológico kirchnerista, y ahora resolvió rajarse, bueno, creo, sería un exceso de gramática, hilvanar demasiados párrafos sobre este ítem.

Toda vez que hasta el analista más opa, debo de suponer, no tendrá dificultad ninguna, para deducir qué, determinó este improvisado escape del único Padrino en las Sombras que, en nuestra pedorra historia vernácula se tiene registro y, superando holgadamente al chino Balbín en tiempos de Íllia.

Este plan de olivarse empero, admite más de una lectura, emergiendo como la primera, el hecho que no está dispuesto a ser sometido a una nueva convocatoria emulando a la del 2002, cuando próximamente todo y más, estalle en mil pedazos.

La segunda, un tanto más contemplativa, se presenta a poco de formular la forzosa hipótesis que, prefiere gozar del estatus de asilado/refugiado en la ex Banda Oriental, cuando la incursión de otros y, con saneadoras orientaciones se dispongan a tomar el control del Estado Argentino.

Ambas, pese a lo ambiguo y diferencial entre esos hipotéticos escenarios, son perfectamente previsibles, sin perjuicio de lo cual, todo nos indica que, un final y por demás tumultuoso e imponderable en sus secuelas, se habrá de presentar ante todos nosotros, muy prontamente.

Con la Industria de brazos caídos, el agro que, como desde antaño no genera nada en demanda laboral masiva y un comercio minorista extintivo, no creo, deba de ser exclusivamente un illuminati, el exégeta que tras mucho meditarlo, imagine una imagen diferente al del más absoluto caos anárquico, cómo el índice primario de los eventos por venir.

Afortunadamente, me congratulo que, algunos de nuestros públicos avisos, al menos son receptados correctamente, con bastante sorpresa de nuestra parte.

Y con ello me refiero a la rauda despedida de Ginés Gonzáles García, como responsable del área sanitaria.

Chequeado ello en inobjetables fuentes judiciales nuestras, que nos confiaron que el maquillaje de un centro privilegiado de vacunación del todo inexistente, fue la respuesta que el goma Alverso le brindó a uno de los Fiscales Generales de la Cámara Federal que, le otorgó al Uno, la opción de la renuncia ministerial, so pena de requerirlo procesalmente como imputado, con fundamento en mi Denuncia de hace unos días, y respecto al corte de la cadena de enfriamiento de las dosis de esos fictos antígenos que arribaron desde Moscú.

Bueno al final de cuentas, todo cuanto doy a publicidad, tiene como exclusivo horizonte el Bien Común, por lo que veo que nuestra infatigable prédica, en algún punto no puede evitarse.

Confío que los lectores, tomen también este vaticinio de nuestro futuro inmediato, para resguardarse y aventar todo aquéllo frente al que puedan ofrecer alguna resistencia.

Y una última recomendación, si todos deciden imitar a zapiola o el zabeca de Banfield, recuérdenle al último en espirarse...

QUE APAGUE LA LUZ.

Cordialmente Carlos Belgrano.-

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso