Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

Los empleados necesitan líderes con corazón de carne

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Tona Galvaliz

Tona Galvaliz

El COVID-19 trajo una crisis importante: aceleró la necesidad de la práctica de un liderazgo más humanista.

Escenarios, reglas y demandas tan cambiantes como el que estamos viviendo, atraviesa de lleno a los trabajadores y en este contexto cabe la siguiente pregunta ¿cómo será el liderazgo necesario del futuro?
Se necesitan líderes que inspiren, que transmitan propósitos y dirección; y al mismo tiempo que estén dispuestos a adaptarse y corregirse a sí mismo de ser necesario; capaces de analizar y discernir en la toma de decisiones, basadas en la experiencia y en la información sobre el futuro incierto.
Supone colocar al empleado en el centro de su estrategia, fortaleciendo la consideración, empatía, escucha, buena comunicación, valoración personal (habilidades blandas). Estilo de liderazgo que empieza a imponerse, con la imperiosa necesidad de la práctica de estas habilidades.
En la nota aproximo conclusiones de la especialista María López, managing, director and partner de Boston Consulting Group, quien realizó en Human Centres Leardership una publicación cuyo informe recoge la opinión de más de cuatro mil profesionales de Francia, España, Reino Unido y Alemania, expresando que el tipo de liderazgo necesario debería caracterizarse por la combinación de una visión firme pero flexible al mismo tiempo, con solidas habilidades de liderazgo humanista y empatía profunda.
Los empleados y trabajadores exigen líderes con más corazón, poseedores de una visión más humana, ellos esperan ser reconocidos por lo que "son" y no sólo por lo que "hacen".
El paradigma está cambiando, se encuentra evolucionando felizmente, buscando proporcionar "experiencias" en lugar de "productos" de manera que el nuevo liderazgo debe situar al empleado en el centro, focalizando sus esfuerzos en crear una experiencia "del empleado" que tenga en cuenta intereses, crecimiento, ambición y equilibrio vital, en el que su trabajo forme parte de su vida.
No es que este enfoque dé poder a la persona, es que nunca se lo quita. Carl Rogers (psicólogo Humanista).
Gestión del liderazgo humano
Uno de los principales desafíos es reenfocarse en los individuos; el fortalecimiento de la cohesión del equipo; por su parte priorizar la innovación y la tecnología digital; nuevas formas de trabajo más colaborativas; fortalecer el nivel de compromiso y responsabilidad.
Que los líderes empaticen con las personas, que entiendan y comprendan perspectivas diferentes de las suyas; construyan ecosistemas que integren talentos que venga de fuera de su organización o empresa; que tengan flexibilidad y adaptación; capacidad de aprendizaje consiguiendo cuestionarse un status quo establecido.
El liderazgo humanista es una habilidad que se desarrolla día a día, en el que la prioridad es el ser humano (empleado), uno de sus principales pilares es el estímulo de la confianza en uno mismo y la creencia de ser capaz de afrontar las responsabilidades que se tiene por delante.
Habilidades y atributos: proporciona un sentimiento de confianza, inspira creencias, valores, ética, carácter, conocimiento, valentía y destrezas que hacen que su gente se sienta orgullosa de seguirlos, saben enseñar, capacitar, dirigir.
Visión: consiguen incrementar la productividad en las áreas más necesitadas de mejoras. Crean y establecen metas y pueden claramente presentar una visión logrando que todos los equipos se sientan motivados.
Compromiso de participación del empleado: promueven el sentido de pertenencia al involucrar a los empleados en el proceso de toma de decisiones y planificación. Otorgan autoridad de hacer que las cosas se cumplan de la manera más eficiente y oportuna.
Desarrollo de equipos: desarrollan equipos de alto rendimiento que se unen para colaborar en una misión o meta común, en lugar de dejar simplemente que los objetivos queden sin asignar.
Resolución de conflicto con ganancia por ambas partes: pueden resolver desacuerdos y conflictos, enfocarse en solucionar sin ofender el ego de las personas, firme en los asuntos y flexible con las personas.
Evaluación exacta y rápida de la situación: hacen que las cosas correctas se hagan a tiempo.
Capacitación/preparación: entienden que los errores pueden ser oportunidades de aprendizaje. Proporcionan un análisis sobre el rendimiento, preparación y asistencia para el desarrollo profesional de las personas en una manera que aumenta el éxito individual y organizativo.
(*) IG TonaGalvaliz. FB/LinkedIn. María Antonia Galvaliz.

Por Tona GalvalizBiodecodificación – Coaching Sistémico – Counselor -LogoTerapeuta- Análisis Existencial-Programación Neuro Lingüística PNL- Speaker

EL TRABAJADOR COMO CENTRO DE LA ESTRATEGIA
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso