Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

La Biodecodificación

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Tona Galvaliz

Tona Galvaliz

Un diagnóstico, no es un pronóstico y menos un veredicto.

Puede decirse que la decodificación es el proceso contrario a la codificación.

Mediante la codificación se logra que un mensaje resulte inentendible o inaccesible, con la decodificación esos símbolos vuelven a estar disponibles para el receptor.

Se denomina decodificación biológica, o biodecodificación a una técnica cuyo proceso vincula una situación física a un acontecimiento que dejó una huella psicológica en la persona.

De esta manera, la decodificación biológica permite hallar la causa desencadenante de enfermedades y problemas orgánicos, y tratarlos a partir de una intervención sobre el aspecto cognitivo/psicológico/emocional del cliente.

Dicho desde otra arista, es una propuesta de la medicina alternativa que intenta encontrar el origen metafísico de las enfermedades, o su significado emocional, para buscar a partir de allí la forma de sanar.

De acuerdo a la decodificación biológica, las enfermedades son conjuntos nebulosos o velados de síntomas que deben ser biodecodificados para entender las funciones biológicas y luego hallar el suceso conflictivo del pasado que habría generado al malestar presente.

“En el mundo de la biodecodificacion, cada síntoma, cada enfermedad, tiene respuestas a determinados tipos de conflictos emocionales.
Las interpretaciones, las emociones y los síntomas de la enfermedad van da la mano”

Somos seres conscientes, espirituales, compuestos por una complejísima sutil e interactiva red de energía.

“La energía es y está en todo. La materia no existe, la materia es ENERGIA condensada”

Las formaciones de energía primero se forman en el campo cuántico y después se densifica en el plano “material”.

La vida es un patrón de organización de información energética, un conjunto de redes y circuitos fractales integrados que conecta con “la materia” en la que podemos influenciar y cambiar, transformar a través de nuestra vibración, intención y consciencia.

El cuerpo es la pantalla electrónica donde se puede ver y leer todo lo que está gravado en el disco duro de la mente y consciencia.

“Si no está en la mente no está en la vida”

La mente es la interconectora entre la materia y espíritu (consciencia) es la manifestación dinámica y funcional de energía.

En la mente y emoción radica el camino que llevará a la sanación.

La consciencia es producto de integrar el espíritu y la materia, cuando los dos interactúan surge la consciencia.

Alma - espíritu - conciencia es lo mismo. Lo opuesto a ser consciente es estar dormido.

Percibimos la materia como algo sólido, porque las vibraciones de la energía son tan rápidas que no alcanzamos a percibirlas con los sentidos

Todo lo que existe en la vida está compuesto de átomos, estos tienen consciencia, al igual que Nuestro ADN.

ADN (acido desoxirribonucleico) es un ácido transmitido genéticamente de generación en generación por medio de la herencia, allí se encuentra toda la información e instrucciones humanas, conteniendo funciones y características genéticas usadas para el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos.

O sea que a través del ADN heredamos información transgeneracional, conteniendo
emociones, programas, conflictos, talentos, habilidades. (En el proceso de biodecodificacion se revisa esta información de manera conversacional)

Nuestro ADN puede modificarse positiva (salud) o negativamente (enfermedad) de acuerdo al nivel de frecuencia en que estamos vibrando.

Cualquier estado mental, emocional, conductas, va acompañado de vibraciones generadas desde el interior hacia el exterior, atrayendo y afectando vibraciones afines o similares.

Tenemos el poder de elegir como y que pensar, sentir y actuar, cuanto más consciente seamos de ello, se refuerza la consciencia personal.

La mente es el término utilizado para describir las funciones superiores del cerebro, ej.: pensar, razonar. El cerebro donde se procesan los pensamientos, no distingue lo real de lo imaginario.

“¡Cuidado con la loca de la casa: la mente! Lo que crees creas.
La mente es la interconectora entre el medio y el alma, espíritu o conciencia quien da información”

Si nuestros pensamientos o creencias son negativos, las emociones serán negativas, sintiendo la vida desde lo negativo.

Ej. el miedo, la desvalorización, la carencia, la amenaza, la inseguridad, la desconfianza, la imposibilidad, etc. y nuestra energía vibrará acorde a esa frecuencia de vibración (baja) afectando la materia, transformando células.

Si vibramos alto estamos en bienestar, salud, amor, si estamos vibrando bajo estaremos degenerando lo amoroso, lo bueno, lo sano, suscitando conflicto y enfermedad.

En toda enfermedad hay una presencia emocional.

El autoconocimiento, la autogestión, la flexibilidad, el empoderamiento en la gestión mental y emocional radica la clave para una vida saludable, abundante, prospera y feliz.

“Donde ves no es”. Lo fundamental es invisible a los ojos.

Te mando un beso inmenso Tona Galvaliz

Seguime en Instagram @Tona Galvaliz / LinkedIn/ fb/ YouTube: María Antonia Galvaliz

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso