Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Opinión del Lector

Opinión del Lector

Corrige el error y camina sin culpa

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

Tona Galvaliz

Tona Galvaliz

El sentimiento de culpa surge de la creencia y sensación de haber traspasado normas éticas personales o sociales especialmente si se ha perjudicado a alguien o se cree haberlo hecho.


Saber también que la culpabilidad es un arma poderosa de manipulación, chantaje y extorción emocional, ejerciendo poder para obtener de los otros lo que se quiere.



Tal vez habrás sentido en algún momento una sensación interna de, haber hecho algo malo, considerar estar en deuda con otros, percibirte como una mala persona, haber infringido algún acuerdo o ley, o haber transgredido algún principio ético, norma, ya sean situaciones reales o imaginarias, situación que produce malestar continúo imposibilitando a la persona sentir tranquilidad y paz.


¿Cuáles son algunos síntomas del sentimiento de culpa?


Sentimiento de frustración al creer que no hemos sido capaces de resolver algo que nosotros creíamos controlar. Sensación de no ser buena persona, responsable de todo, habitar mala consciencia, autocompasión. Sentimiento de incapacidad, inseguridad, intranquilidad, remordimiento.


Dificultad de pensar en uno mismo, de considerarse egoísta y no merecedor de algo bueno.
Tendencia a responsabilizarse por cualquier reproche recibido, desvalorización.
Dar más importancia a lo que quieren otros priorizando como perciben los demás las circunstancias y valorar poco o nada la propia percepción y deseos.
Pensamientos recurrentes negativos de carencia, de que nada de lo que se hace es suficiente y todo resulta poco.


Sentimientos permanentes de inferioridad, falta de estima, vergüenza, indefensión, falta de aceptación personal, dialogo negativo, rabia u odio a uno mismo, desgaste emocional.
Creer que uno no es merecedor de consideración, opinando que uno no está a la altura de otros.
Angustia, ansiedad, estrés, dolores en el pecho, presión en la cabeza, peso en la espalda, cuerpo tenso, pesado, ajustado, comprimido, falta de aire, insomnio, malestar, híper actividad o depresión.


El sentimiento de culpa es considerado una emoción negativa, peligrosa, destructiva, cuya base es el miedo, producto de creencias culturales, religiosas, mandatos, en el cual se afianzaron patrones de pensamiento (culposos) heredados, aprendidos, ya sea en la familia, en la escuela, en los espacios sociales y colectivos etc.; donde el culposo tiene una impresión y autopercepción de la realidad distorsionada, parcial, exagerada, rígida, inflexible.


Sentir culpa es una alerta roja, nos hace conscientes de que en “apariencia” pudimos haber cometido un error, facilita revisarnos para componer enmendando, aunque la mayoría de las veces también nos sentimos culpables sin valida razón.


El origen de la culpa tiene que ver con el desarrollo de la conciencia moral iniciada en nuestra infancia y que se ve influida por nuestras diferencias individuales y las pautas educativas.


Existe una culpabilidad sana que aparece como consecuencia de un perjuicio real que le hemos causado a alguien; el beneficio de esta consciencia reside en ayudarnos a respetar las normas y a no perjudicar a los demás, en este caso la culpa funciona aquí como un correctivo reparador, frente al incumplimiento, error o transgresión.


La culpabilidad mórbida es cuando no ha existido ninguna falta real y objetiva que justifique dicho sentimiento, este tipo de culpabilidad es muy destructiva y no nos ayuda a adaptarnos al medio.


Perfil del culpabilizador. Es quejoso, con apariencia de docto, nunca tiene la culpa de nada, te hace creer que todo es culpa tuya si las cosas no van bien, que su felicidad está en tus manos; no te acusa directamente, sino de forma retorcida y sutil, te sientes culpable con su sola presencia, con la impresión de hacer las cosas mal, intentando cambiar para su satisfacción.

La culpa esclaviza, condena, daña, destruye, avergüenza, determina y reduce. El error, la equivocación da la oportunidad de aprender, crecer, reparar, asumir, de enmienda, compromiso y responsabilidad.

“La culpa es una sensación indefinida que sale a navegar por el mar de los sentimientos, recorriendo aguas profundas, pero no amarra en puertos desconocidos”.

Te mando un beso inmenso TG.

Biodecodificación – Coaching Sistémico – Counselor -LogoTerapeuta- Análisis Existencial-Programación Neuro Lingüística PNL- Speaker.
Instagram @Tona Galvaliz. LinkedIn / fb / YouTube: María Antonia Galvaliz
https://noticiasquintaesencia.com/

Desarrollo Personal
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso