"Gestión invisible"

Marcha atrás en el Municipio de Corrientes, en modo “prueba y error” para copiar en algo a Macri

Política - 16/05/2018

La gestión del intendente de ECO-Cambiemos, Eduardo Tassano, comenzó a reincorporar a trabajadores a los que había echado durante marzo y abril, en uno de los tantos casos en los que actúa en modo “prueba y error” para analizar después si da un paso atrás con sus medidas de ajuste.

 

Esas formas de tomar decisiones caracterizaron al primer año de Mauricio Macri como presidente de la Nación: por ejemplo, cuando eliminó pensiones y fue devolviendo a los que se quejaban. Entonces, se hizo famoso en la política el llamado modo "prueba y error", que es parte de un lenguaje científico y que también se usa en el ámbito empresarial en el que nació y se formó el mandatario nacional. Después, Macri ya no dio más ningún paso atrás y ratificó todas sus medidas de ajuste. 

 

En la gestión de Tassano, la reincorporación de trabajadores comenzó en los últimos días con 300 despedidos del plan Neike y la promesa ahora es que el 100 por ciento de ese sector recupere su puesto de trabajo en la Municipalidad de Corrientes. La marcha atrás llega después de haber generado un daño enorme en la familia de esos obreros y por las innumerables protestas que realizaron.

 

Pero también, la marcha atrás de algunas medidas surgen porque se habla cada vez más de "una gestión invisible", que no arranca, por las distintas demandas en los barrios de la Capital pese a que ya lleva más de cinco meses de Intendente. 

 

También, un modo de “prueba y error” fue el caso de la agente de Tránsito a la que despidieron luego de haberle hecho una multa y - secuestrado la moto mal estacionada- a un sobrino del subsecretario de Relaciones Laborales, Alexis Piris. La mujer fue reincorporada a los tres días, tras el escándalo que generó la noticia.

 

Otro caso, tan grave como los anteriores: si los vecinos del barrio Santa Rita no se reunían el sábado pasado en una fuerte protesta, la Sala de Atención Primaria de la Salud (Saps) iba a quedar definitivamente cerrada. Otra vez, “prueba y error”. Dos camionetas de la Municipalidad habían retirado todos los muebles y equipos de la sala, que quedó vaciada la semana pasada.

 

Luego del vaciamiento y de dejar sin atención a los vecinos, en medio de las protestas, el viceintendente Emilio Lanari salió a decir que hubo un problema de comunicación porque no se avisó a nadie que la sala iba a ser refaccionada. O sea, prometieron de urgencia arreglar el edificio del Saps. Ni siquiera habían colocado un cartel de obras y, si los vecinos no protestaban, lo iban a mantener cerrado porque entren los despidos municipales también hay médicos y enfermeros.

 

Tassano y Lanari son médicos de profesión. Que sean médicos y cierren salas de salud los dejó en medio de un fuerte repudio porque resulta imperdonable si se quieren dedicar a la política.

 

Otro caso fue el de la noche del incendio del galpón de la rotonda donde funcionaba el mercadito paraguayo. Esa noche, los funcionarios de Tassano tensaron la cuerda con los vendedores que habían perdido todo hacía solo un par de horas. Uno de los funcionarios les dijo a las víctimas que no reclamen tanto porque ese lugar no era de ellos. Dos días después, Tassano tuvo que salir a prometer un nuevo lugar porque se le venía encima una fuerte protesta. Otra vez, “prueba y error”.

 

Desde ese incendio, Tassano anda acompañado por policía de civil en una camioneta del Municipio, algo que no se veía desde los ´90 cuando el entonces intendente Tato Romero Feris circulaba con custodia personal.  

 

El jefe comunal de ECO-Cambiemos se mueve en una camioneta Hilux, la misma que usaba su antecesor Fabián Ríos, pero antes de usarla la envió a polarizar al más oscuro, al máximo. Este un detalle no menor porque no estaría cumpliendo con la legislación sobre los polarizados: el grado de transparencia de los cristales (transmitancia lumínica) debe ser superior al 70 por ciento, porcentaje en el que se basa la Ley Nacional de Tránsito.

 

“En cuanto a la seguridad, según las estadísticas del mencionado organismo, los vidrios polarizados incrementan en un 30 por ciento la probabilidad de estar involucrado en un accidente. El problema básico es la reducción de la visibilidad, especialmente de noche y en los días lluviosos”, dice un archivo del diario La Nación.


Calificá esta nota