Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Nacionales

Nacionales

El Papa Francisco hace un llamado a la unidad en la Iglesia y entre creyentes

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

“Unidad en la Iglesia, unidad entre todos los creyentes, unidad en el mundo entero”. Con esas palabras, el Papa Francisco hizo este sábado 25 de septiembre un llamado a la unidad, una unidad que, señaló, debe darse “en círculos concéntricos”: Iglesia, creyente, mundo entero.

Durante la audiencia que concedió en el Palacio Apostólico Vaticano a los obispos amigos del Movimiento de los Focolares, el Santo Padre propuso como ejemplo de esa unidad el carisma de la fundadora de la Obra de María, o Movimiento de los Focolares, Chiara Lubich, de la que destacó su “sentido y servicio de la unidad”.

“En medio de las laceraciones y destrucciones de la guerra, el Espíritu depositó en el joven corazón de Chiara una semilla de fraternidad, una semilla de comunión”. Una semilla que, “se desarrolló y creció atrayendo a hombres y mujeres de todas las lenguas y naciones con la fuerza del amor de Dios, que crea la unidad sin anular la diversidad, al contrario, valorizándola y armonizándola”.

Recordó el Papa que el carisma de los obispos está vinculado a ese carisma de la unidad: “Los obispos estamos al servicio del pueblo de Dios, para que se edifique en la unidad de la fe, la esperanza y la caridad”.

“En el corazón del obispo, el Espíritu Santo imprime la voluntad del Señor Jesús: que todos los cristianos sean uno, para alabanza y gloria del Dios Uno y Trino y que el mundo crea en Jesucristo”, explicó.

Recordó que “el Papa y los obispos no estamos al servicio de una unidad exterior, de una ‘uniformidad’: no, estamos al servicio del misterio de comunión que es la Iglesia en Cristo y en el Espíritu Santo, la Iglesia como Cuerpo vivo, como pueblo en camino en la historia y al mismo tiempo más allá de la historia”.

En ese sentido, insistió en que el sueño de Dios, su designio, es “reconciliar y armonizar todo y a todos en Cristo”.

Por último, recordó a “tantos testigos de nuestro tiempo, pastores y laicos, que han tenido la ‘audacia de la unidad’, pagando en persona un precio a veces muy alto. Porque la unidad que Jesucristo nos ha dado y nos da no es la unanimidad, no es estar de acuerdo a toda costa: no. Obedece a un criterio fundamental, que es el respeto a la persona, el respeto al rostro del otro, especialmente del pobre, del pequeño, del excluido”.

VATICANO PAPA FRANCISCO UNIDAD FE
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso