Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Mujeres

Mujeres

Errores que hacen que no desaparezca una mancha

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

¡Qué molesto es! Sacar de la lavadora una prenda y ver que la mancha sigue ahí. O ser testigo de cómo se produce. Deja de temerlas, ahora sí, acaba con ellas.


Este tema se podría titular también "Adiós manchas sobre textil". Y no se nos rompería el corazón de verlas desaparecer. Seguro que te has preguntado más de una vez -a mí me pasa- por qué nuestras madres y abuelas eran capaces de acabar con cualquier mancha y a nosotros -una generación después- parecen habernos cogido cariño a pesar de nuestra animadversión hacia ellas. ¿Es que acaso no se dan por aludidas?
Puede que estés aplicando bien el producto o la solución pero que cometas algunos pequeños errores que hacen que este no penetre o que no realice su efecto y, de ahí, que la mancha sobre cualquier textil no desaparezca.

ERRORES QUE HACEN QUE UNA MANCHA NO DESAPAREZCA

  • No quitar la mancha lo más rápido posible. El tiempo juega en contra. Cuanto antes ataques la mancha, mejor será el resultado porque evitarás que la suciedad penetre en las fibras del tejido.

  • No retirar el exceso de mancha antes de aplicar el producto. Parece lógico, pero es un error que hace que una mancha no desaparezca. Por ejemplo, si queda fruta sobre el mantel, retira todo antes de empezar con la operación "mancha fuera".

SI AL EMPEZAR A TRATAR LA MANCHA, VEMOS QUE ESTA SE DISUELVE, ES UNA BUENA SEÑAL DE QUE DESAPARECERÁ

  • No usar el "remojo". Por las prisas, nos olvidamos de este paso. Dejar la prenda en remojo con detergente al menos 4 horas ayuda al proceso de eliminación.

  • Secar la prenda aunque la mancha no haya desaparecido por completo. Error. No es conveniente hacerlo puesto que esto provoca que se fije.

  • Frotar demasiado la mancha. Hay que hacerlo con delicadeza, con la mano o un cepillo suave. Pero nunca pasarte porque estropearás el tejido.

  • No tratar una mancha antes de meterla en la lavadora. Esto hará que según metes la mancha, también salga sin inmutarse apenas. Hay manchas conflictivas o que han estado demasiado tiempo en el tejido antes de lavar. Siempre hay que tratarlas. Lo básico es aplicar detergente líquido sobre la mancha directamente, masajeando para que penetre, o una pasta de detergente en polvo y agua.

  • No dejar que actúe el producto el tiempo indicado. Esto es válido para cuando usamos productos específicos para las manchas. Siempre hay que leer las instrucciones y respetar las indicaciones del fabricante en todos los pasos, también en el tiempo de espera según mancha y tejido. Si no esperas, será un error que marcará la diferencia entre acabar o no con la mancha.

  • Usar agua caliente. En la mayoría de los casos es preferible usar agua tibia más que caliente porque estarás dañando los colores de la prenda y aunque pueda desaparecer la mancha de nada servirá si "se come" el color. En manchas de sangre, siempre agua fría.

  • Aplicar demasiado producto. Del que sea para quitar la mancha. Más producto no garantiza que la mancha desaparezca y sí que se dañe el tejido y que apliquemos más producto químico del necesario.

  • Usar lejía para todo. La lejía desgasta y daña las fibras de los tejidos. Así que un uso prolongado puede hacer que desaparezca una mancha pero que estropees la prenda. Así que para un uso ocasional, según qué mancha y qué tejido, puede eliminar la mancha pero hay otras soluciones menos agresivas e, incluso, más efectivas. El limón es un buen sustituo y también blanqueante.




  • No leer las etiquetas o no saber qué tipo de tejido tienes delante. Porque no solo conviene saber a qué tipo de mancha nos enfrentamos sino que tela es. Esto nos ayudará a saber qué le va bien, qué capacidad de absorción tiene, resistencia, etc. Por ejemplo, las prendas de algodón absorben más las manchas mientras que los tejidos sintéticos hacen que las manchas resbalen o no se adhieran.

EN QUÉ CONSISTE PRE-TRATAR UNA MANCHA

  • Mojar la prenda.

  • Aplicar directamente sobre la mancha el detergente o jabón líquido o en pasta.

  • Frotar contra la tela manchada con los dedos en movimientos circulares.

  • Lavar como normalmente lo harías.

  • Si las manchas persisten cuando saques las prendas de la lavadora, repite estos pasos antes de que se seque la prenda y lava nuevamente.

TRUCOS PARA QUITAR CUALQUIER TIPO DE MANCHA DE UNA PRENDA

Hemos recopilado las 10 manchas más comunes y que más quebraderos de cabeza nos dan a la hora de sacarlas de un tejido. Así tienes un valioso punto de partida.


Mancha de fruta sobre el mantel. Después de lavarla por encima con agua, aplica un quita-manchas y frota un poco con una esponja o cepillo. Después lava en lavadora como acostumbres, en un programa de agua fría o templada. Si el tejido es blanco siempre podemos añadir algo de lejía o limón, que ayudarán a que la mancha desaparezca del todo.

CUALQUIER MANCHA QUE CONTENGA AZÚCAR SE DISUELVE MEJOR CON ENZIMAS ESPECIALES, PRESENTES EN DETERGENTES BIOLÓGICOS, INDICAN DESDE MANTEROL CASA, EXPERTOS EN ROPA DE CASA

TIPS CONSEJOS MANCHAS LIMPIEZA
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso