Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Internacionales

Internacionales

El Papa sugiere imitar ejemplo del Beato José Gregorio Hernández para cuidar a quienes sufren

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

El Papa Francisco invitó a imitar la vida del nuevo Beato venezolano José Gregorio Hernández, conocido como “el médico de los pobres”, para que “su ejemplo nos ayude a cuidar a los que sufren en cuerpo y espíritu”.

Después de reflexionar en el pasaje del Evangelio dominical y de dirigir el rezo del Regina Coeli este 2 de mayo, el Santo Padre recordó que el viernes pasado fue beatificado el fiel laico José Gregorio Hernández Cisneros en Caracas, Venezuela.

“Fue un médico lleno de ciencia y de fe: supo reconocer en los enfermos el rostro de Cristo y, como el Buen Samaritano, los ayudaba con caridad evangélica”, destacó el Papa.

En esta línea, el Pontífice pidió “un aplauso para el nuevo Beato” y deseó que “su ejemplo nos ayude a cuidar a los que sufren en cuerpo y espíritu”.

La Misa con el rito de beatificación se llevó a cabo en la mañana del 30 de abril en la capilla del Colegio La Salle, localizado en la zona de la ciudad donde el Beato realizó gran parte de su labor, y fue presidida por el Nuncio Apostólico en Venezuela, Mons. Aldo Giordano y concelebrada por el Administrador Apostólico de Caracas, Cardenal Baltazar Porras y el Arzobispo Emérito de Caracas, Cardenal Jorge Urosa.

Debido a la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, la ceremonia contó con un aforo máximo de 150 personas, incluido el clero.

Antes de la beatificación, el Papa Francisco envió un video al pueblo venezolano en el que afirmó que el acontecimiento eclesial es “una bendición especial de Dios” que invita a revivir Venezuela a través de la solidaridad y reconciliación.

En este sentido, el Santo Padre indicó que “la beatificación del doctor Hernández es una bendición especial de Dios para Venezuela, y nos invita a la conversión hacia una mayor solidaridad de unos con otros, para producir entre todos la respuesta del bien común tan necesitada para que el país reviva, renazca después de la pandemia, con espíritu de reconciliación”.

Además, en el video mensaje el Papa alentó a seguir el admirable ejemplo del Beato venezolano “de servicio desinteresado a los demás”.

“Creo sinceramente que este momento de unidad nacional, en torno a la figura del médico del pueblo, supone una hora singular para Venezuela, y exige que ustedes vayan más allá, que den pasos concretos en favor de la unidad, sin dejarse vencer por el desaliento”, afirmó entonces.

Breves datos biográficos

José Gregorio Hernández nació el 26 de octubre de 1864 en el pequeño pueblo campesino de Isnotú, estado Trujillo (Venezuela). Su madre falleció cuando él tenía solo ocho años.

Estudió medicina en Caracas y tuvo tanto éxito que el presidente venezolano lo envió a estudiar microscopía, histología normal, patología y fisiología experimental en París (Francia).

Al volver fue profesor en la Universidad Central de Caracas. Después de llevar a su familia a la capital, quiso ser monje de clausura en Italia, para dedicarse solo a Dios.

En 1908 entró a la Cartuja de Farneta con el nombre de hermano Marcelo. Sin embargo, algunos meses después se enfermó y su superior le ordenó volver a Venezuela para recuperarse.

Llegó a Caracas en abril de 1909 y ese mismo mes recibe permiso para ingresar en el Seminario Santa Rosa de Lima, pero siguió anhelando la vida monástica. Volvió a Roma luego de tres años, hizo algunos cursos de Teología en el Colegio Pío Latinoamericano, pero una vez más enfermó y tuvo que volver a Venezuela.

Comprendió que Dios lo quería laico y ya no intentó volver a la vida religiosa. Decide convertirse en un católico ejemplar siendo médico, sirviendo al Señor en los enfermos.

Dedicaba dos horas diarias a servir a los pobres.

Un día, mientras cruzaba la calle para comprar medicinas para una anciana muy pobre, fue atropellado y llevado a un hospital donde un sacerdote pudo impartirle la Unción de los Enfermos, antes de morir el 29 de junio de 1919.

Caracas se conmovió y muchos decían: “Ha muerto un santo”. Fueron tantos los que asistieron a su velorio que las autoridades tuvieron que intervenir para organizar a la multitud que quería despedirse de él.

VATICANO PAPA FRANCISCO
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso