Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Interior

Interior

Monseñor Canecin animó a las consagradas a dejarse mirar por Dios

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

El Obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecin, presidió la misa de apertura del 19º Encuentro Nacional del Orden de Vírgenes Consagradas, desde la parroquia San José Obrero de esta ciudad, con el lema “Mi alma canta la grandeza del Señor. Es la hora de la esperanza”, se llevó a cabo de manera virtual durante el fin de semana.

El obispo inició su homilía afirmando que la Virgen “María es la criatura que mejor conoció a Jesús, es la Hija de Dios Padre y la Madre de Dios hijo y esposa del Espíritu Santo, es la que mejor conoció, trató y vivió su relación con la Santísima Trinidad”.

Parafraseando al padre Julian Zini expreso “nuestro Dios es Dios, familia, nuestro Dios es trinidad de ´tal palo tal astilla´, somos su comunidad” y es “es una hermosa manera poética de hablar de la Trinidad, porque, somos imagen y semejanza de Dios”.

“María es la que mejor cantó la grandeza del Señor” dijo al destacar el lema que animó al encuentro nacional, porque “hablar de uno mismo es vanidad” pero, lo que hizo Maria fue “hablar las maravillas de la obra de Dios” y la Virgen Maria “supo narrar las maravillas del Señor en su vida, en la historia de la salvación, porque ella fue testigo de la obra del Señor” remarcó.

“¡Que pedagogía la de la Virgen Maria!” destaco, y continuo que “nos enseña como debemos ser como Iglesia y dentro de ella, cada uno, en sus estados de vida” remarcando que vivir la vida consagrada en el Orden de Vírgenes, “es vivir este precioso carisma, para que aparezca el Señor y sus maravillas y su grandeza, es saber cantar y alabar las maravillas del Señor”.

“Es la hora de la esperanza” expresa también el lema, en ese sentido animo a contemplar a la Virgen: “Maria, la mujer de esperanza” destacando que “permaneció de pie junto a la cruz, cuando todo hablaba de muerte y destrucción, cuando su Hijo no tenía ni apariencia humana. Ella estuvo ahí porque creía y esperaba en las palabras de su hijo, ella siendo la madre fue la discípula” de Jesús y fue la que “mejor creyó y espero”.

En esta época de pandemia global, en esta “crisis de civilización, es bueno estar de pie como María junto a tantos necesitados de hoy, en este denominado por el Papa ´Hospital de Campaña´, en el cual nos encontramos como Iglesia, estar dentro de la Iglesia y como Iglesia al servicio de la humanidad”, alento.

Al referirse al evangelio dominical dijo, “Jesús admirado por la respuesta de un hombre: lo admiro y lo amo” y remarco que también “Maria se supo mirada por Dios”.

“Ustedes como consagradas en algún momento de sus vidas, seguramente, se sintieron miradas por el Señor” y “cuando Dios mira ama” expreso al citar una expresión de San Juan de la Cruz.

“El mirar de Dios es amar y en Jesús el Padre mira a cada uno de los seres humanos” enfatizo.

“Que lindo que nosotros y ustedes como consagradas nos dejemos mirar por Dios, el Señor miro a cada una de ustedes y vio en lo hondo y profundo, porque ustedes se lo permitieron. Qué lindo es sostener la mirada cuando nos dejamos mirar por el Señor, El cuando mira ama y, que lindo que encuentre nuestra correspondencia, que al mirarnos nosotros también lo amemos” fue la idea fuerte de su predicacion.

Alento a “aprender a mirar como Dios nos mira” porque “no siempre nos miramos como Dios nos mira. A veces nos detenemos en la superficialidad o en la apariencia”.

“Si miramos como Dios vamos a descubrir como cada ser humano, sea cual fuera, su lengua, raza o cultura o su color de piel, que es mi hermano y mi hermana, porque es hijo e hija de Dios” dijo haciendo referencia a la Carta encíclica “Fratelli Tutti”.

Finalmente recomendó “aprender a mirar la creación como Dios la mira, nuestra Casa Comun” porque “está enferma porque nosotros los seres humanos no la miramos como Dios la mira, queremos sacar solo réditos económicos, obsesionados por el dinero y el poder. Si logramos mirar la naturaleza y el Universo como Dios mira, esa mirada permitirá actitudes ecológicas nuevas”, concluyo.

Cada año, el Encuentro del OVC se realiza en una diócesis diferente. En esta oportunidad, la sede virtual es la provincia de Corrientes, uniendo a las tres diócesis de la provincia.

GOYA IGLESIA CATÓLICA FE OBISPO DE GOYA ADOLFO CANECIN
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso