Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Info General

Info General

Un año con Larregain: En Corrientes se respira mucha religiosidad

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

El obispo auxiliar realizó un balance de su primer aniversario al servicio de la comunidad, tiempo en el que se mostró muy cercano a la gente. Incluso, predispuesto a las selfies.

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Corrientes, José Adolfo Larregain, habló con diario época y comentó las impresiones que le dejó la provincia desde su consagración a finales de junio de 2020. Destacó la actitud de creyente y de fiesta permanente de los católicos locales.

“Si tengo que hacer un balance, el resultado es altísimamente positivo”, inició la entrevista en exclusiva con este medio. “Siempre digo lo mismo, cuando me encuentro con un correntino o correntina siento que nos conocemos de toda la vida. Eso es una gracia que Dios les da: la fraternidad, la cordialidad, la amabilidad y la generosidad. Todas son características extraordinarias de este pueblo”, expresó. Larregain fue notificado por la Nunciatura Apostólica (Embajada de la Santa Sede) de su nuevo rol en la Iglesia local a principios del año pasado y el 21 de marzo se hizo pública su designación episcopal. Fue elegido por el mismo Papa Francisco I tras un pedido que le realizó el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik.

El padre “Fito”, como se lo conocía en su anterior comunidad del conurbano bonaerense, llegó con el objetivo de “ayudar a Stanovnik en todas las tareas que se puedan”, debido a los cuidados en su estado salud que tuvo que asumir tras una compleja operación. Esto incluye celebración de misas, confirmaciones y otras labores administrativas pastorales. Fue consagrado en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Rosario” el 29 de junio de 2020.

“Me siento bien, a gusto, contento y muy feliz de experimentar la fe de este pueblo y particularmente la gran devoción mariana que posee hacia la Virgen de Itatí”, destacó el fraile franciscano que había pisado por primera vez el suelo correntino en 1995 para integrar la Peregrinación Juvenil del NEA hacia el pueblo de la Virgen.

El contraste con las grandes ciudades

El cura llegó a Corrientes desde el barrio La Teja, en la ciudad de Merlo, Buenos Aires, donde vivía hace diez años en una casa de formación con ocho jóvenes que preparan sus votos definitivos para ingresar a la Orden Franciscana. Además, era párroco de la iglesia Virgen de la Paz dentro de la comunidad que se encuentra en la periferia del conurbano.

Su tarea pastoral lo llevó por distintos puntos de Argentina como Río Cuarto (Córdoba), Tartagal (Salta) y Fuerte Apache (Tres de Febrero-Buenos Aires). Sin embargo, Larregain destacó al Taragüí en cuanto a su actitud devota. “Viven con un ritmo de fiestas patronales y religiosas permanente durante todo el año. Esto implica una cosmovisión del mundo, un modo de ser y de vivir cada día”, resaltó.

El sacerdote analizó la diferencia y sostuvo que el ritmo de las grandes ciudades no les permite conservar las tradiciones ligadas al culto. “Aquí en Corrientes es distinto porque se conservan feriados y disposiciones que ayudan a que se pueda preservar la religiosidad”, afirmó.

El fraile señaló que el ritmo de vida de Buenos Aires que conlleva las horas de trabajo y la movilidad hace que lo religioso se pierda. “En Corrientes se respira religiosidad”, concluyó.

OBISPO AUXILIAR CORRIENTES FE IGLESIA CATÓLICA ADOLFO LARREGAIN
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso