Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Info General

Info General

Sin responsabilidad social habrá lamentos en Corrientes

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

El profesional se refirió al rebrote que está experimentando el país y la provincia tras las fiestas. "Por más esfuerzo estatal que haya, si la ciudadanía no cambia conductas habrá un descontrol sanitario", disparó.

El coordinador del hospital de Campaña, doctor Fabián fue entrevistado por el programa La Otra Campana, que se emite por LT7 Radio Corrientes y LT25 de Curuzú Cuatiá.

En diálogo con el periodista Rubén Duarte, se explayó acerca de la situación de la pandemia y el posible rebrote del Covid-19, producto de las fiestas de fin de año y el período veraniego.

A continuación, el desarrollo de la charla.

Hay preocupación global: el Covid no se detiene.

-En un análisis global, estamos transitando una situación esperable, con cierta lógica que ha ocurrido en todo el mundo, en las principales ciudades y provincias del país, donde se fue trasladando hacia el resto del territorio argentino. En particular, en Corrientes, era de esperar que en algún momento los contagios aumenten, como en noviembre, que felizmente gracias a las estrategias, la situación se superó. Estamos en un promedio de 300 casos por día, que es una especie de amesetamiento, es decir, logramos no controlar, porque es difícil controlar una pandemia de estas características, pero sí tenemos que saber que la situación requiere asegurar de alguna forma y no lo podemos hacer si no hay una serie de factores que todos confluyen en un mismo sentido, que tiene que ver con la colaboración de la comunidad con su comportamiento y acatamiento de las estrategias. Eso es fundamental.

¿Esto se puede medianamente mantener controlado?

-Es una pregunta difícil de responder. Uno tiene que tomar como ejemplo lógicamente lo que está pasando en todo el mundo. Los países en Europa o los que están treinta días por delante de los eventos pandémicos a nivel de América del Sur, han sufrido segundas olas y terceras, la mayoría de ellas han tenido relación con el comportamiento social. Básicamente países muy cercanos a nuestros afectos, por ejemplo, España, tuvieron que cerrar muchísimo sus actividades porque los jóvenes y adolescentes siguen reuniéndose en diferentes lugares y generando muchos contagios. Los contagios con personas con ciertas enfermedades, trae la internación que es mucho más grave y en muchos casos, son letales. Entonces, si esos países o ciudades tan adelantadas y con un nivel elevado, no han podido controlar, uno debe pensar que para nosotros la tarea es mucho más difícil, que tendremos que hacer mucho más. Hablar mucho más en el seno de las familias, tratar de comunicar frecuentemente, sé que lo hacemos y hacemos todo lo posible, pero se siguen produciendo estas reuniones en las playas, paradores, lugares clandestinos, en los mismos domicilios hay más de 10 personas, en lugar de estar con los mismos de siempre, están con otras personas. Muchas personas en estos momentos han llegado a Corrientes, por ejemplo, con el tema de las fiestas y es entendible porque no ha visto en todo el año a sus familiares, están cansados de estar encerrados, pero, va a tener consecuencias seguramente que habrá que afrontarlas a través del protocolo y la colaboración de todas las personas que han recibido a esas personas y hay que ver cómo se comportaron. Soy de los que le gusta dar consejos duros y pintar la realidad de forma cruda para que se entienda, pero no podemos lamentablemente a la sociedad someter a cosas duras. Te voy a dar un tour por el Hospital de Campaña para que veas las consecuencias del comportamiento social inadecuado. Eso es realmente duro, si bien es una realidad. Es decir, la consecuencia de la falta de cumplimiento de protocolo, que para la sociedad es relativamente sencillo, trae como consecuencia otras cosas muy dolorosas para el resto de la sociedad. Para evitar que eso ocurra, yo apuesto a que muchos de los correntinos que estamos del lado de entender y comprender que esto es una maratón larguísima, que por delante hay muchos meses todavía de trabajo y que la llegada de la vacuna abre una puerta de esperanza para que la gente que se contagia o que desarrolla la enfermedad, lo haga de una manera leve y la mortalidad baje. Sabemos todos los esfuerzos que están haciendo el Gobierno y las autoridades para disminuir los números de la pandemia. Si no hay comportamiento social adecuado, es sumamente difícil. Hagamos lo que hagamos, la sociedad tiene en sus manos una herramienta fundamental, que es la movilidad y cumplir el distanciamiento. A mayor movilidad y acercamiento, la curva de contagios se va a disparar sin dudas. Así que si no entendemos eso, todos los esfuerzos van a ser en vano, lamentablemente.

¿Qué me puede decir sobre el caso de médicos contagiados?

-El Covid daña de diferentes maneras, a diferentes órganos y principalmente a los pulmones. Lo que usted está describiendo nosotros lo llamamos como neumonía pos Covid o en los casos más críticos, neumonía asociada a la ventilación mecánica, si están en terapia intensiva todavía. Son personas que han negativizados sus test para Covid, que han superado la infección viral, pero quedan tan dañados sus órganos que generan un terreno fértil para las complicaciones bacterianas. Es una realidad, al igual que pasó en la pandemia de 2009, con el H1N1, donde había mucha neumonía por Neumococo posterior a la infección viral respiratoria. Se está produciendo lo mismo, por eso es que las internaciones prolongadas tienen que ver con esto, con infecciones bacterianas agregadas posterior a la infección viral. O sea que el virus no es tan dañino por sí mismo, que lo es, sino que además prepara el terreno para que otros gérmenes o microbios generen enfermedades agudas y letales. Esa situación tiene que saber la sociedad, existen. Hoy en día las estamos entendiendo y comprendiendo cada vez más y siendo más agresivos en el tratamiento de inicio. Pero lo que usted dice es una realidad y mucha gente muy querida y conocida lo ha padecido y por eso es que se ha empezado a difundir y fallecen a veces en otras instituciones porque salen del Campaña al no tener más el virus y no ser contagiante, para recibir una atención y protocolo conveniente, más convencional y termina falleciendo en otros hospitales.

Cuando hablamos de saturación del sistema sanitario ¿Nos estamos refiriendo al personal?

-Es así. Los respiradores, cuando arrancó la pandemia y veíamos lo que pasó en Europa y demás, fueron un problema y una preocupación hasta que Corrientes lo resolvió, como otras provincias lo resolvieron, teniendo un número determinado de ventiladores disponibles. Pero claramente el análisis muestra que no es el ventilador el único elemento que se necesita, el colapso del sistema tiene que ver con el recurso humano y las estrategias aplicadas. No tiene tanto que ver con el equipamiento. El colapso tiene que ver con que la demanda, supera a la oferta, es decir la cantidad de enfermos, a la cantidad de profesionales que puedan cuidarlos. Y también tiene que ver con las reglas que se ponen sobre la cancha para jugar y que no se rompan esas reglas. Colapso en la sociedad y colapso del sistema sanitario, lo que lleva también al colapso económico. Lo que lleva a que la provincia se empobrezca, se tenga que endeudar y el futuro hipotecar. Si la gente no entiende eso, está destruyendo su futuro. O sea, los chicos debieran ser más inteligentes, esa es la realidad, porque comportarse mal y no seguir los protocolos, prácticamente destruye su futuro.

COVID-19 HOSPITAL DE CAMPAÑA CORRIENTES
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso