Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

Info General

Info General

Panorama Semanal: La hora de la responsabilidad social

El Gobierno Nacional acompañado de las provincias, especialmente las jurisdicciones más afectadas, CABA, Buenos Aires, Chaco, Jujuy y Río Negro, terminaron anunciando una flexibilización general y programada de las condiciones de cuarentena. Lo hicieron además en el momento en que se registra el pico más alto de contagios a nivel nacional y también en las mencionadas provincias. Con la nueva modalidad será responsabilidad de los ciudadanos que la transmisión no se vuelva descontrolada.

 

Es claro que el Estado no abandonará su condición de entre de control que pueda aplicar frenos y reversas a situaciones de aislamiento en cuanto las condiciones lo ameriten. El nuevo índice a tener en cuenta serán la disponibilidad de camas de terapia intensiva y respiradores y no tanto las cifras de incremento de casos, para decidir cuándo parar.

 

A esta altura de los acontecimientos y con cerca de cuatro meses de cuarentena subyace cierta duda. ¿Quedó el gobierno sin herramientas para seguir aplicando un aislamiento estricto? ¿Hay algún desfasaje en el cómputo de casos que hace que los números tan altos de los últimos tres días esté mostrando un arrastre no contabilizado en días anteriores? O efectivamente confía en que los argentinos están en condiciones para hacer frente a esta pandemia.

 

Alberto Fernández recurrió a sus filminas para demostrar que el esfuerzo hecho hasta aquí valió la pena. Lo hizo sin embargo con datos actualizados hasta el 14 de julio, dejando fuera los días más complicados en aparición de casos.

 

Esos días que se obviaron en la exposición oficial generan escepticismo sobre los resultados del último confinamiento duro de dos semanas. Salvando las distancias demográficas, el AMBA está viviendo una situación que en el Chaco fue permanente de la aparición del caso 0 en nuestra provincia.

 

De todas maneras, es también el momento de preguntarse si los argentinos, o particularmente los chaqueños, ¿hemos aprendido algo después de tantos días de cuarentena? Las respuestas no pueden ser tajantes. Algunos sí, otros no. Lo que está claro es que la dureza de la última cuarentena que terminó en el AMBA y que en el Chaco se extiende hasta el 25 de julio fue más bien formal que real.

 

Quizás en nuestra provincia y especialmente en el Área Metropolitana de Gran Resistencia desde hace tiempo que es así. Tal vez por eso haya pasado lo que pasó. Pero entonces ¿es posible que llevando la realidad al plano formal la situación no empeore? No pretendamos que mejore. Se verá en poco tiempo.

 

El gobernador Jorge Capitanich, rodeado de intendentes, entre ellos el de Resistencia, Gustavo Martínez, salió advertir que la cuarentena continúa, que la salida de la cuarentena será “gradual, progresiva y coordinada”, pero además reveló cuál es la verdadera razón de esta nueva realidad.

 

“Necesitamos recuperar el control de nuestra economía que se ha detenido por este virus que ha impactado una manera dramática en cada uno de nuestros hogares”, dijo el gobernador del Chaco.

 

El indicio es que la dicotomía salud/economía no estuvo bien resuelta. ¿Tocamos fondo? También se verá, los números deberían recuperarse. ¿Y si los casos se disparan? El círculo está lejos de ser virtuoso.

 

Más impetuosos saltan aquellos sectores que militaron la anticuarentena desde marzo. No es paradojal que lo hagan ahora denunciando que no es el momento para desescalar. En las redes la gente se sincera. No hubo cuarentena en el Gran Resistencia. Otros medios apuntan a mostrar con imágenes que la flexibilización hace tiempo comenzó en la capital chaqueña.

 

La tarea que viene es ardua y los riesgos son altos, pero está claro que el paradigma es otro. El presidente utilizó una imagen dinámica para mostrar que en todo este tiempo el costo en vidas en la Argentina fue menor al de prácticamente todos los países de América, a excepción de Paraguay y Uruguay. Ese “capital” que tiene el país es el que ahora se pondrá en juego. No es una ciencia exacta.

 

Pesa también que, en algunos meses, no tantos, la vacuna será una realidad. El tramo que falta podrá ser compensado con ese “ahorro en vidas” que tuvo este largo traumático proceso, aunque pensar de este modo sería como admitir que en realidad la responsabilidad social será una deuda.

 

El Gobierno Nacional lo sabe. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, desentrañó la letra chica del anuncio presidencial. “Si alguna de las variables que analizamos prenden luces de alarma, vamos a tener que continuar con esta política de cuidar la vida, y vamos volver para atrás si es necesario", afirmó en un dato que incluye a la geografía de esta provincia.

Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso