Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $166,75 / Venta $174,75
Dólar Blue: Compra $308,00 / Venta $312,00
Dólar CCL: Compra $319,17 / Venta $320,68

Info General

Info General

Panorama semanal: A dónde vamos con el Fondo

Mayoritariamente los diputados nacionales por el Chaco votaron en favor del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. La discusión que queda, es la que La Cámpora planteó el momento de votar en contra. La provincia el Chaco fue una de las provincias que aportó uno de esos votos negativos.
¿Cuáles son las alternativas? En rigor no quedan muchas, de hecho, el acompañamiento de Juntos por el Cambio está revelando ese callejón sin salida en la que es necesaria esa refinanciación. Pero no fue el único caso, el diputado chaqueño Aldo Leiva se tapó la nariz en señal a la repulsión que le daba tener que votar ese acuerdo en contra de lo que pensaba al respecto.
“Así estamos por votar esta noche”, dijo Leiva, pero dejó en su lugar un dato que está por encima del análisis respecto de las responsabilidades de Cambiemos y el gobierno de Mauricio Macri por la toma del fenomenal crédito destinado a la bicicleta financiera y la fuga, y señaló que la actual gestión tiene una “responsabilidad política” de “hacerse cargo”.
La Cámpora prefería ingresar en mora con el FMI, pero ¿cuáles hubieran sido las consecuencias? El dilema que no pudo resolver el Frente de Todos es si el organismo multilateral ahora iba a tolerar la heterodoxia para mantener el crecimiento que viene sosteniendo el gobierno de Alberto Fernández a fuerza de inyección de fondos a la economía.
Pero mientras el presidente y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y claro, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirman que sí, el sector que responde a Máximo Kirchner y el camporismo, por lo menos, plantean serias dudas.
En ese marco, el gobierno de Jorge Capitanich con su titular en medio de una larga gira por Europa y Medio Oriente, plante cierta confianza en los resultados. En medio de esa negociación con el FMI (falta la aprobación del Senado) cierra acuerdos con todos los gremios con un piso de 42% de incremento anual para prácticamente todo el sector público.
De esos resultados, espera que el crecimiento no se detenga y, en segundo lugar, que el equipo de Guzmán va a conseguir frenar un poco la inflación que el año pasado estuvo por encima del 50%. Igual, los gremios confían en que habrá una revisión en el último trimestre.
El trámite pasó ahora al Senado, pero no se esperan inconvenientes para la sanción de la ley llegando justo a tiempo para el primero de los grandes vencimientos para los que la Argentina no tiene recursos para responder.
El tratamiento en el Senado develará además la postura de la vicepresidente Cristina Fernández, cuya definición puede tener dos efectos posibles. O desestabilizar al gobierno y dejarlo a merced del macrismo o enderezar la postura de La Cámpora, cuya actitud no evitó que el proyecto se aprobara en Diputados, pero que tampoco puede disimular la distancia que tomó del gobierno del Frente de Todos.
No parece difícil adivinar que los senadores Antonio Rodas (Frente de Todos) y Víctor Zimmermann (Cambiemos) terminarán acompañando el acuerdo con el FMI. Pero la postura de María Inés Pilatti Vergara va a reflejar la posición de la vicepresidenta. Es decir, si Cristina Fernández lograra permanecer en silencio, el voto de la senadora oficialista chaqueña permitiría orientar qué piensa la compañera de fórmula de Alberto Fernández.
Los efectos de este acuerdo comenzarán a verse rápidamente. La primera el incremento de tarifas energéticas, todavía no se ha definido la segmentación, con lo cual todos los usuarios del país sufrirán los aumentos. Obvio, los que menos tienen serán los que más padezcan.
También se prevén aumentos en los combustibles, pero esto como otros precios que se están moviendo (el de la harina y con ello el pan) están empujados también como efecto colateral de la guerra entre Rusia y Ucrania.
El conflicto bélico motorizará también el incremento de los commodities, entre ellos el precio de la soja. La recaudación por vía de retenciones puede crecer, un paliativo a la escasez de dólares. De todas maneras, la moneda norteamericana llegará de la mano de la propia refinanciación de los vencimientos del FMI.
La duda que va a persistir y que podrá definir la interna del Frente de Todos y de paso el próximo gobierno a partir del 2023, será si el peronismo no kirchnerista estaba en lo cierto o La Cámpora. Demasiado riesgo para la continuidad del gobierno nacional y popular.

CHACO
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso