Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Dólar (BNA): Compra $118,50 / Venta $124,50
Dólar Blue: Compra $203,00 / Venta $206,00
Dólar CCL: Compra $211,45 / Venta $215,22

Info General

Info General

Luminarias, misa y procesión para celebrar el milagro de la Cruz en la ciudad

Familias correntinas mantienen la tradición de encender las velas en los umbrales de las casas. En la iglesia del barrio confesarán por la mañana y a la siesta será la procesión con la participación de colegios.

El Mes de Corrientes cierra hoy con la fiesta de la Cruz de los Milagros. La veneración surge de una leyenda que cuenta que, cuando los españoles fundaron la ciudad, decidieron levantar una cruz como símbolo de su fe cristina. Los aborígenes atribuían sus muertes a esta madera y decidieron quemarla. Cuando vieron que no se destruyó, se asustaron y huyeron convencidos de que el mismo cielo protegía a los hombres blancos.

Anoche, se realizó en el templo por calle Belgrano la bendición de las velas para luminarias. Esta tradición se mantiene hace muchos años y la luz representa la fe de los cristianos.

El padre José Billordo contó a República de Corrientes que hace unos seis años se ve un fortalecimiento de la tradición de parte de las familias y de los colegios, donde se transmiten los rituales que pasan a través de generaciones.

La historia

"Hoy (por ayer) es el último día de la novena y lo más característico de esta fecha son las luminarias. Es muy notoria la participación en las casas. Antes, las bendiciones de las velas no se hacían en los templos pero, hace unos 15 años, comenzamos con el objetivo de que las prendan en sus hogares. Al final de la misa de las 20 hacemos la bendición y compartimos una oración", contó el sacerdote a este diario.

Las velas encendidas "son una costumbre antigua que se da desde el inicio de Corrientes". El padre relató que "la gente iba con sus velas desde la plaza central hasta la ermita de la cruz para suplicar el fin de alguna enfermedad o sequía, algo que la gente necesitaba superar, se hacía de noche".

Al inicio, surgió para iluminar el camino hacia la cruz. El madero fue trasladado el viernes 10 de marzo de 1730 a las 15 al solar actual desde la zona de Arazaty. Más adelante, comenzó la costumbre de iluminar las casas.

"La manzana de la cruz estaba fuera de la ciudad, eso nos da una idea de la cantidad de pobladores que existían. Decían que era una ciudad, pero era más parecida a un pueblo.

Es difícil rastrear cuándo comenzaron las luminarias en las casas. Es igual al fuego de San Juan Bautista, yo lo viví en el campo, es algo que se traslada por generaciones y no sabemos con precisión el inicio", contó el sacerdote.

La finalidad

"Nuestro santuario convoca a rezar una oración en todos los hogares. Las luminarias tienen que ver con la identidad de los correntinos y está relacionada con la mirada hacia la Cruz de los Milagros. Incluso los turistas llegan al santuario para conocer la historia. Es una devoción transmitida en el tiempo", dijo.

Prender las velas es un gesto que representa que "Jesús ilumina mi vida". Las luminarias muestran la fe del creyente, es "la llama de la fe que pone la mirada en Dios".

La vela "también tiene un origen histórico porque viene de la época de los griegos. Cuando ya no hizo falta iluminar los caminos, se colocaban las velas en las veredas convirtiendo esta acción en una unión histórica de la comunidad religiosa".

El mensaje

El sacerdote expresó que "la humanidad vuelve a pedir poder superar una pandemia".

"La gente pregunta mucho la intención de este año. En los colegios se enseña sobre la historia de la Cruz y me piden que mande audios o videos. Esto no lo veía hace seis años. Resurgió la curiosidad sobre de dónde viene esta tradición de las luminarias", comentó Billordo. El padre dijo que no hace falta llamar la atención de las familias porque la costumbre está casi intacta.

A la vez, mencionó que "en algunos barrios hay mayor participación que en otros".

"La pandemia propició esta tradición. En 2020, las familias nos mandaron cientos de imágenes que fuimos publicando en nuestras redes sociales", contó. El mensaje en toda la Iglesia católica es el mismo: caminar juntos. El sacerdote sostuvo que "estamos en una etapa donde la Iglesia transmite que debemos escuchar".

También comentó que existe una encuesta que puede contestar la sociedad en general. "No es necesario estar uniformados en el pensamiento, pero sí es fundamental el respeto y la escucha. Permitir la participación de todos, dar y recibir. Tenemos que ser flexibles para aceptar al otro. No es fácil.

Es fácil decir ‘participemos todos’ pero no hay amor ni diálogo y tampoco escucha. Esto pasa también en otros ámbitos como las familias. Necesitamos del respeto y la escucha", reflexionó. El sacerdote remarcó que "donde uno va tiene que tener esa actitud", y que "los católicos son quienes más deben tener esta apertura y estar incentivados al diálogo. Jesús nos empuja hacia la fraternidad". Asimismo, recordó que hoy las actividades se mantendrán "aunque haya una llovizna".

Las confesiones se hacen por la mañana. "Durante la mañana las actividades están dirigidas a una reconciliación con Dios y con los hermanos. A la tarde, habrá expresiones de alegría, de caminar juntos", finalizó. La República

CORRIENTES CRUZ DE LOS MILAGROS ASUETO
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso