Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido Recibí las notificaciones

DESBLOQUEAR NOTIFICACIONES

Siga estos pasos para desbloquear

Info General

Info General

Llamaron a recuperar los valores de fraternidad de la Revolución de Mayo

Seguinos en las redes y enterate de las últimas novedades

La santa misa se celebró en la iglesia de La Merced con el acompañamiento de autoridades provinciales y municipales. Fue el segundo año consecutivo que se realizó en contexto de pandemia y pidieron reforzar lazos sociales.

En el marco del festejo del 211° aniversario de la Revolución de Mayo se celebró el tradicional tedeum, presidido por el arzobispo Andrés Stanovnik y con el acompañamiento por el obispo auxiliar, monseñor José Adolfo Larregain. Llamaron a la población a recuperar los valores de fraternidad en la sociedad para atravesar los desafíos de la pandemia del coronavirus.

En la misa se realizó en la iglesia de La Merced, estuvieron presentes el gobernador Gustavo Valdés, junto con el vicegobernador de la Provincia, el intendente de la Municipalidad de Corrientes y otras autoridades. Monseñor José Adolfo Larregain, durante la homilía expresó la necesidad de “mirar la Gesta de Mayo es volver a nuestros orígenes más genuinos” y volver a repensar el bien común.

Reconocieron que los desafíos económicos, sociales y sanitarios que se atraviesan por la crisis del coronavirus han hecho “emerger las grandezas miserias” y recordaron a los fieles tomar “la gran opción es ser como el buen samaritano que se hace cargo de la situación encontrada en el camino y creativamente responde”.

“Hoy la humanidad entera está representada en el hombre tirado al borde del camino, que lo han dejado medio muerto y, sin embargo, está vivo con todas las posibilidades que ello implica. Tenemos un bandido entre nosotros, un salteador invisible, que lo hemos definido con el nombre de covid-19”, relató Larregain. Ante esta situación destacó tres actitudes “la amabilidad, la amistad social y la caridad política”.

“Gozamos de un espacio de corresponsabilidad capaz de iniciar y generar nuevos procesos y transformaciones, como lo hicieron aquellos hombres y mujeres, que en 1810 optaron por la comunión de ideas que profesaron y sustentaron antes, en los comienzos de la Revolución de Mayo y posterior a ella”, destacó monseñor. En esta misma línea, remarcó que “en la medida de nuestras oportunidades, somos parte activa en la reconstrucción, auxilio y rehabilitación de nuestra patria chica en esta tierra del Taragüí”.

A su vez, el obispo auxiliar llamó a poner de manifiesto “la esencia fraterna del pueblo correntino, de ser otros buenos samaritanos que ayudamos a cargar los dolores, sufrimientos y penas, alejando odios, resentimientos y actitudes mezquinas e interesadas”. Larregain sostuvo: “Mirar la Gesta de Mayo es volver a nuestros orígenes más genuinos, aun cuando somos conscientes -para no idealizar- de las limitaciones de la época y sus integrantes. Es volver a repensar el bien común, que indefectiblemente nos conduce a buscar el bien de todas las personas que habitan este bendito suelo”.

ARZOBISPO DE CORRIENTES 25 DE MAYO IGLESIA CATÓLICA FE ANDRÉS STANOVNIK
Volver atrás

Comentarios

¿Querés ser parte de la noticia?

Envíanos tu noticia y nosotros la publicamos. Comunicate con nosotros a redacció[email protected]

Newsletter

Mantenete siempre informado con nuestro boletín de noticias.

Le enviamos un correo a:
para confirmar su suscripción

Teclas de acceso