Lucha frontal contra el delito

Policiales - 26/02/2020

En los últimos días, la Policía de Corrientes detuvo a malhechores en Alvear y en San Carlos, durante procedimientos llevados a cabo con profesionalidad. Con todo, para los pillos pareciera mejor encontrarse con la Policía y no con personal contratado por los establecimientos agropecuarios, cuyo accionar no está sometido a controversiales protocolos. Uno de los cuatreros sorprendido que entró a robar a un campo, habría sentido el rigor en carne propia. Inmovilizado por dos dogos entrenados para ello, debió toparse cara a cara con alguien que tuvo menos pruritos que la Policía cuando actúa.

 

Aparentemente, no se dio cuenta de que era alérgico al rebenque. Seguramente, ahora pensará dos veces antes de reincidir. En San Pablo, Brasil, el Gobernador acaba de designar a un general del Ejército para el área de seguridad pública del Estado. Importa recordar que en el país vecino, las fuerzas armadas tienen un alto prestigio social, participando activamente contra la violencia interna.


"Si es necesario elegir entre la vida de un policía y la de un bandido, no dudo en afirmar que hay que salvar al policía y mandar al cementerio al bandido". Esta fue una definición con la que el mandatario paulista, João Doria se encargó de remarcar las pautas de su accionar para que quede bien en claro la política de la lucha contra la inseguridad.

 

 


POLICÍA DEL DESTACAMENTO SAN BORGITA. Redujo a dos malvivientes y secuestró un vehículo. Jurisdicción del comisario Vedoya. Los delincuentes robaron en una propiedad y huyeron hacia el establecimiento vecino, que colaboró con personal policial.


POLICÍA DEL PRIAR DE ALVEAR. A cargo del comisario Soler. Un operativo que logró la detención de cuatreros a los que agarró con las manos en la masa. En la mira, los comercios del pueblo que venden carne robada desde siempre.

LA ALERGIA AL REBENQUE. Los amigos de lo ajeno prefieren lidiar con la Policía que con personal civil de los establecimientos, que tiene menos paciencia. Aparentemente, el malhechor no se dio cuenta de su alergia al rebenque.