Corrientes: Los paseos públicos de la ciudad entrañan peligrosas amenazas

Info General - 21/01/2020

Sobre la tardecita de ayer un pequeño de seis años, por poco no fue protagonista de una tragedia en el parque Cambá Cuá, al recibir una fuerte descarga eléctrica de una de las columnas del alumbrado que está en la intersección de Chaco y 9 de Julio, frente a Vialidad Nacional. En las inmediaciones hay una estación transformadora de la DPEC.


Algunos testigos y familiares aseguran que el pequeño jugaba ‘un picadito de fútbol’ junto con hermano y amiguitos en el parque, cuando la pelota llegó hasta una columna metálica que descargó todo su voltaje sobre la humanidad del pequeño. La fortuna estuvo de su lado ya que “no quedó pegado”, sino que por el contrario voló literalmente por los aires un par de metros.

 


Después del susto del niño y sus familiares, la madre angustiada aseguró que “está bien” y deseó que “las autoridades encargadas de la mantención del cableado, alumbrado público o lo que sea; tomen rápidas cartas en el asunto, antes que ocurra una desgracia”. Esto se potencia hoy que está lloviendo copiosamente en la capital correntina.


Por las dudas, los técnicos electricistas deberían chequear todo el sistema de alumbrado que está en el parque Cambá Cuá, especialmente en los caños que están sobre calle Chaco. Anteriormente se conoce de la muerte de algunas mascotas electrocutadas en la zona, por los cables “pelados” que acechan por allí; y un potrillo que cayó fulminado al tomar contacto con los circuitos eléctricos deteriorados en la plaza Mercosur del barrio 17 de Agosto. Antes que ocurra algo más grave que lamentar sería bueno que se supervise todo el sistema.