Corrientes: Remarque de precios deja en enero a los alimentos 20% más caros que en diciembre

Economía - 14/01/2020

En el local de la cadena Supermax sobre Junín y San Juan los jugos en sobre pasaron de 6, 8 y 10 pesos a 14 o 16, los champús de 80 pesos a 97 o 99 pesos, los paquetes de pañales más pequeños de 380 pesos a 450.

 

 

Los yogures han pasado de 80 y 100 pesos a 120 o 125, la leche de 35 pesos a 44, los quesos cremosos de 279 a 345 pesos, el kilo de yerba de 150 a 200 pesos o 289, los tallarines de 28 a 33 pesos, los fideos "guiseros" de 40 a 66 pesos y los aceites de 90 pesos a 103 o 122 los 900 ml.

 

 

Aquí también el novillito subió de 200 a 250 pesos o 299 el kilo según el corte y el novillito "nalga" de 330 a 400 pesos.

 

 

La carne de cerdo ha subido de 120 a 170 pesos el kilo, y el pollo, de nuevo la carne más barata en las góndolas, ha subido de 120 a 160 pesos el kilogramo y de 80 a 99 pesos sin tozar.

 

 

A unas pocas cuadras, en el local de la cadena Carrefour aún pueden comprarse algunas marcas económicas de champús a 77 pesos, no obstante, a 10 pesos más que durante el mes pasado. Otras ya han subido a 133 pesos. En adelante, los precios suben a 220 pesos o màs para primeras marcas.

 

 

Muy lejos del precio que ofrecen las distribuidoras y algunas farmacias, los paquetes más pequeños de pañales se venden entre 330 a 523 pesos.

 

 

En este local, las marcas más económicas de yogures se venden desde 77 pesos hasta 100 pesos, entre 15 y 60 pesos más caros que en las despensas.

 

 

La leche ha subido de 45 pesos a entre 58 y 70 pesos.

 

 

Aquí también la yerba de entre 140 a 151 pesos ha pasado de valer entre 190 o 238 pesos por kilogramo y el queso cremoso, por kilogramo, de 280 pesos a 354 pesos.

 

 

Los tallarines, en este punto de venta, han subido de 27 pesos a 35 pesos y hasta 60 pesos en caso de que sean "caseros", y los fideos guiseros que en diciembre se exponían a 28 pesos han subido a hasta 35 pesos y 53 pesos

 

 

Los aceites también han subido de precio de 90 pesos a 92 pesos y hasta 132 pesos por litro.

 

 

En este punto de venta, el kilogramo de corte general de novillo se vende a 339 pesos, el de pollo trozado a 134 pesos y el de pollo sin trozar a 115 pesos, valores entre 15 y 20 por ciento arriba que en diciembre de 2019.

 

CASI NO HAY OFERTAS

 

Encargados y repositores explicaron a momarandu.com que el aumento en los precios de los alimentos y de los precios de otros artículos de primera necesidad como los productos de higiene y los de perfumería ha sido gradual, y que el "impacto" en la suma general que los clientes hacen al terminar sus compras se debe a que han comprado en ausencia casi total de ofertas.

 

 

Esto ocurre -señalaron- debido a que las temporadas de estímulo para navidad, año nuevo y reyes han definitivamente terminado y ahora los productos se ofrecen individualmente y a valores nuevos.

 

 

"El cliente nota todo, sabe que los precios suben, pero compra igual. Las ventas no bajan, los productos se reponen... las colas siguen siendo las mismas, a simple vista, no hay muchas diferencias, pero no hay ofertas. Las ofertas se están preparando o se están evaluando. Es lógico que no haya, si no se sabe cuál será el precio definitivo de un producto a lo largo del mes", indicó un empleado de piso en Carrefour.

 

 

"Nosotros recibimos una lista y todos los días vamos cambiando los carteles, algunas veces siguen igual, otras veces no, pero no bajan. Algunos productos suben y quedan así, altos caros, y la gente compra igual. Nosotros no recibimos quejas, pero si vemos que miden muy bien lo que compran, o conversan con el encargado del puesto para saber si hay algo más conveniente que no hayan visto en las góndolas", dijo un repositor en Supermax.

 

 

Otro encargado dice a momarandu.com que los precios "siempre cambian" cuando "cambia el salario" o cuando se acercan fechas de "consumo elevado", al menos "unos centavos", no obstante, observa que, hace aproximadamente dos años, "cambian siempre" unos "pesitos" al menos "dos veces al mes", para "asegurar la reposición".

 

 

Este año, indican, los precios comenzaron entre 15 y 30 por ciento arriba que durante el mes anterior, entre ambos valores, en general, un 20 por ciento sobre todos los productos bàsicos.

 

BURLAS Y QUEJAS

 

"Mirá, nosotras estamos por ir a la playa y entramos para comprar jugos y un champú, y voy a llevar el champú nomás porque el jugo es una locura. Parece una pavada, veinte pesos, un jugo, pero no se dan cuenta que por eso mismo en un kiosco me compro dos, y si sumo cinco pesos, me compro tres, en oferta. No cuidan los detalles. Van a perder muchos clientes", expresó una cliente al salir del local de Supermax sobre Junín y San Juan.

 


Dentro de los locales, sobre las góndolas, todas las miradas se encuentran sobre la ausencia de Precios Cuidados, principalmente en el sector de lácteos.

 

 

"¡Nos toman el pelo!. Ves promesas en la televisión, lees algo distinto y cuando llegás a la góndola te das cuenta de que todos están de acuerdo en que todo siga como siempre: ¡caro y aumentando!" dijo una cliente dentro del local de Supermax.

 

 

"Sin Precios Cuidados se compra en Corrientes, sin Precios Cuidados. A nosotros nos largan el precio durito, así como lo quieren poner, sin mirar mucho la cara del que está comprando. Ni Esenciales, ni Cuidados. Ninguno. No hay. Y si hay un cartel te dicen en la caja que es viejo, que no corresponde. Por ahí hay ofertas, pero no acá, afuera hay, en las distribuidoras, todas locales. No sé de dónde sacan los productos, pero son más baratos, te lo puedo asegurar", dijo una cliente en el local de Carrefour sobre Junín.

 

 

"La verdad es que acá es como siempre, entrar a Junín y entrás a otro mundo. Te podés enterrar un sueldo con cuatro pavadas. Un plus salarial, acá paga un asado para vos y tu señora y siete días de algo más. No alcanza. Pero el problema es entrar apurado. No hay que comprar apurado. Jamás. Y menos acá. Está todo el doble, o más. A veces a la gente le cuesta saber mejor los precios. Por eso, no hay que entrar apurado pensando que porque están anunciando planes acá es más barato. Eso es mentira. Me recorrí todo el supermercado y no encontré un solo cartel de Precios Cuidados. En teoría estas son las cadenas que compiten en ese rango. En realidad no, siguen apostando al que entra apurado, lleva sin pensar demasiado y paga con tarjeta", señaló otro cliente.