Un detenido

En plena vacaciones, policía descubrió fábrica de títulos falsos

Policiales - 14/08/2019

El policía de la Dirección de Drogas Peligrosas vio un anuncio en Facebook en el que se ofrecían documentos “truchos” de finalización de estudios. Llevó adelante la pesquisa y se detuvo a uno de los involucrados. En otro caso, un agente fue detenido.


Re­cien­te­men­te se re­gis­tra­ron dos ca­sos en los que es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos agen­tes po­li­cia­les, aun­que con par­ti­ci­pa­cio­nes muy dis­tin­tas en los he­chos. Por un la­do, se re­gis­tró el des­ta­ca­ble ac­cio­nar de un ofi­cial que pres­ta ser­vi­cio en la ciu­dad de Co­rrien­tes, quien es­tan­do de va­ca­cio­nes en­con­tró una pis­ta que lo lle­vó a ases­tar un du­ro gol­pe con­tra ma­nio­bras de fal­si­fi­ca­ción de tí­tu­los se­cun­da­rios. Por otro, en Cu­ru­zú Cua­tiá, se su­po que un agen­te se en­cuen­tra de­mo­ra­do por el su­pues­to ro­bo de una mo­to­ci­cle­ta que es­ta­ba guar­da­da en un de­pó­si­to po­li­cial.


En am­bos ca­sos no tras­cen­die­ron la iden­ti­dad de los agen­tes.


Con res­pec­to al ofi­cial que fue men­cio­na­do pri­me­ra­men­te, fuen­tes cer­ca­nas in­di­ca­ron que pres­ta ser­vi­cio en la Di­rec­ción de Dro­gas Pe­li­gro­sas y Cri­men Or­ga­ni­za­do. Es­te agen­te ha­bía sa­li­do de va­ca­cio­nes du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da, via­ja­ba ha­cia otra pro­vin­cia ar­gen­ti­na pa­ra dis­fru­tar del pe­rio­do de des­can­so de sus ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les.


En ese con­tex­to, el uni­for­ma­do se en­con­tra­ba vien­do su cuen­ta de Fa­ce­bo­ok, en la que en­con­tró un ex­tra­ño anun­cio: “Se ha­cen tí­tu­los se­cun­da­rios com­ple­tos, pa­ra bus­car tra­ba­jo y ha­cer el cur­so de em­bar­ca­di­zo, pa­so in­for­ma­ción por pri­va­do”.


Es­te anun­cio ha­bía si­do de­ja­do en un gru­po co­no­ci­do co­mo “com­pra y ven­ta”; es de­cir, una pla­ta­for­ma de Fa­ce­bo­ok en el que se ofer­tan y com­pran pro­duc­tos y buscan trabajo.


Co­mo era evi­den­te que se es­ta­ba an­te un de­li­to de fal­si­fi­ca­ción, en el que di­cho sea de pa­so se pre­ten­día in­vo­lu­crar a per­so­nas de­sem­ple­a­das o ne­ce­si­ta­das de otro tra­ba­jo, el ofi­cial de­ci­dió co­men­zar un diá­lo­go con él o los ofer­tan­tes. El agen­te, que se hi­zo pa­sar por un in­te­re­sa­do en la ofer­ta, pri­me­ra­men­te se co­mu­ni­có a tra­vés del chat de Fa­ce­bo­ok y pos­te­rior­men­te por te­lé­fo­no.


Una vez que él o los de­lin­cuen­tes “mor­die­ron el an­zue­lo”, el agen­te no­ti­fi­có de la si­tua­ción a sus su­pe­rio­res y a su vez, fue in­for­ma­da la Fis­ca­lí­a.


Así es que fi­nal­men­te se co­or­di­nó una reu­nión con el de­lin­cuen­te, con la in­ten­ción de de­te­ner­lo en el mo­men­to en el que se re­a­li­za­ba el fal­so in­ter­cam­bio co­mer­cial.


Es así que se dia­gra­mó un ope­ra­ti­vo pa­ra lle­var ade­lan­te la de­ten­ción. El agen­te fue has­ta el si­tio acor­da­do, has­ta que se pre­sen­tó un jo­ven.


Es­te mu­cha­cho, te­nía en sus ma­nos un do­cu­men­to muy bien “ar­ma­do”, se­gún se in­di­có des­de el si­tio es­pe­cia­li­za­do To­do Po­li­cia­les en el que se sos­tu­vo que el “tí­tu­lo” te­nía se­llo, fir­ma, mem­bre­te y nom­bre de un re­co­no­ci­do es­ta­ble­ci­mien­to pri­va­do, jun­to al del su­pues­to egre­sa­do.


Es­te do­cu­men­to fal­so ten­dría un cos­to de 2.500 pe­sos. Mien­tras el “ven­de­dor” le mos­tra­ba el pa­pel, el agen­te po­li­cial le mos­tró su pla­ca y le in­for­mó que es­ta­ba de­te­ni­do. Es de des­ta­car que el agen­te de Dro­gas Pe­li­gro­sas ac­tuó jun­to a Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos.


Así es que fi­nal­men­te el mu­cha­cho de 22 años fue arres­ta­do por la ven­ta del do­cu­men­to fal­so.


Pos­te­rior­men­te, las fuen­tes cer­ca­nas in­di­ca­ron a épo­ca que se re­a­li­zó un alla­na­mien­to con la in­ten­ción de se­cues­trar la com­pu­ta­do­ra en la que se ha­bría im­pre­so el tí­tu­lo fal­so, aun­que en es­te ca­so el pro­ce­di­mien­to no ha­bría te­ni­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. No obs­tan­te, fue vin­cu­la­do al ca­so un se­gun­do sos­pe­cho­so.


Al res­pec­to se cree que el de­te­ni­do pu­do ha­ber te­ni­do cóm­pli­ces, por lo que la pes­qui­sa con­ti­núa pa­ra in­ten­tar di­lu­ci­dar es­te pun­to.

 

Sos­pe­cha­do de ro­bo


En tan­to, du­ran­te el do­min­go en el que se de­sa­rro­lla­ba las elec­cio­nes Pri­ma­rias a ni­vel na­cio­nal, en Cu­ru­zú Cua­tiá es­ta­ba ocu­rrien­do la de­mo­ra de un ca­bo que pres­ta ser­vi­cio en aque­lla lo­ca­li­dad.
Es­te hom­bre ha­bría si­do de­nun­cia­do por el su­pues­to ro­bo de una mo­to­ci­cle­ta que es­ta­ba en el de­pó­si­to ju­di­cial “Pal­ma­res”.


Se­gún se in­di­có, se tra­ta de un ca­bo que te­nía asig­na­da la ta­rea de cus­to­diar el pre­dio, del que de­sa­pa­re­ció una mo­to­ci­cle­ta que es­ta­ba con­fis­ca­da. Es así que el hom­bre se en­cuen­tra en la co­mi­sa­ría Se­gun­da, se­gún con­fir­ma­ron las fuen­tes de la Po­li­cí­a.


Con res­pec­to a las prue­bas en su con­tra no se co­no­cie­ron ma­yo­res da­tos, aun­que ex­tra­o­fi­cial­men­te se sos­tu­vo que la de­ten­ción ha­bría ocu­rri­do en la lo­ca­li­dad de Mer­ce­des, de don­de es oriun­do el ca­bo sos­pe­cho­so. Asi­mis­mo fuen­tes no ofi­cia­les, in­di­ca­ron que apa­ren­te­men­te, en el pa­sa­do, el hom­bre ha­bría te­ni­do al­gu­nos pro­ble­mas de ín­do­le pa­re­ci­da es­tan­do de ser­vi­cio. Por otro la­do, has­ta aho­ra no se in­for­mó que ha­ya ocu­rri­do al­gún otro pro­ce­di­mien­to pa­ra en­con­trar la mo­to­ci­cle­ta. Lo cier­to es que no se tra­ta del úni­co ca­so en el que po­li­cí­as son vin­cu­la­dos a ro­bos den­tro de de­pó­si­tos ju­di­cia­les que de­be­rí­an cus­to­diar.


En el 2017, épo­ca re­ve­ló el ca­so de dos agen­tes que fue­ron de­te­ni­dos co­mo su­pues­tos res­pon­sa­bles de sus­tra­er ca­jas de cam­bios, rue­das, es­pe­jos, asien­tos y otros tan­tí­si­mos ac­ce­so­rios de au­to­mo­to­res que es­ta­ban con­fis­ca­dos en el pre­dio “Ex Zar­pa” ubi­ca­do en San­ta Ana. Otro agen­te fue de­te­ni­do el año pa­sa­do por el ro­bo de ar­mas en un de­pó­si­to de Mon­te Ca­se­ros. Época