DURANTE LOS CUATRO AÑOS DE MACRI

La suba de tarifas duplicó a la inflación y superó en un 25% a los salarios

CorrientesHoy - 22/07/2019

ientras que la inflación acumulará alrededor del 250% entre 2016 y 2019, las tarifas subirían cerca del 550% y el dólar escalaría más del 400%, lo cual pro­voca una “fuerte pérdida del poder adquisitivo”, deter­mina un informe difundido ayer por la consultora Eco­latina.

 

Así, el costo de los servi­cios públicos y la cotización de la divisa estadounidense es más del doble en el pri­mer caso, y subió un 60% en el segundo, con relación a los precios de la economía.

 

Además, los salarios no­minales crecerían en torno al 200%, “muy por debajo de la inflación”, consigna el reporte.

 

Estimó, además, que el alza de precios se desacele­rará del 40% en 2019 al 30% en 2020, producto de que “no es posible bajar sensi­blemente la inflación a la vez que se corrigen los pre­cios relativos, y que no será posible incrementar el gasto en subsidios”.

 

El costo de vida pasaría “de la zona del 40% en 2019 a un piso del 30% en 2020 (por caso, el FMI elevó su proyección de inflación para el próximo año del 21,2% al 32,1% en su última revi­sión). Producto de estas di­námicas, durante la gestión de Cambiemos habrá tenido lugar un reacomodamiento de precios relativos”.

 

Señaló -además- que “aunque prácticamente se habrán corregido los atra­sos tarifarios y cambiarios heredados, el poder adqui­sitivo habrá retrocedido significativamente en el pe­ríodo”.

 

El trabajo recuerda que “uno de los principales pro­blemas económicos que he­redó Cambiemos fue la dis­torsión de precios relativos, entre los que sobresalían el atraso tarifario y cambia­rio”. Entre 2007 y 2015 la in­flación acumulada más que duplicó a la suba del tipo de cambio y de las tarifas.

 

“El gobierno de Mauricio Macri intentó encarar un proceso de corrección de precios relativos en simul­táneo con una reducción de la inflación general. La­mentablemente, este se­gundo objetivo estuvo lejos de alcanzarse: la corrección de precios relativos aceleró la inflación”, indicó el in­forme. Pero aclaró que “la mayor inflación no anuló la corrección de precios re­lativos: el alza de las tarifas de servicios públicos superó ampliamente al del IPC GBA Ecolatina entre 2016 y 2018 (370% y 160%, respectiva­mente).

 

“La suba de tarifas no solo era necesaria para gene­rar un esquema de precios relativos que reflejara más fielmente la estructura de costos de nuestra economía: además, era central para achicar el importante déficit fiscal primario”, explicó. Por este motivo se explica que, pese a su impacto negativo en términos de “humor so­cial”, los precios regulados continuaron en ascenso durante la primera parte de este año. 

 

Poder adquisitivo

 

La consultora estimó que “los menores incrementos restarían presiones a la inflación, de modo que el dete­rioro del poder adquisitivo se atenuaría, e incluso podría llegar a crecer en el margen en los meses electorales”. Se­ñaló -además- que “pese a que la principal herramienta oficial de desinflación sería la política monetaria con­tractiva, contener a los costos -dólar y tarifas- cumple un rol fundamental”.