En medio de la crisis

Garantizan continuidad laboral de 400 empleados de Alpargatas Bella Vista

Política - 19/07/2019

La semana que viene habrá una asamblea con los trabajadores de la hilandería. La transición del traspaso de dueño será de tres meses. Tras conocerse la noticia que la textil Alpargatas abandonará el país, y junto con ella la venta de su planta ubicada en Bella Vista; despertó la incertidumbre y preocupación de casi 400 operarios que trabajan en la hilandería bellavistense, quienes están en alerta.

 


El delegado de la Asociación Obrera Textil, Roberto Vandecaveye, llevó tranquilidad a la familia textil, garantizando -por ahora- la continuidad laboral de los operarios. La transacción comercial se concretó el miércoles cuando la planta correntina de firma brasileña fue comprada por la empresa chaqueña Marfra S.A, que ya había adquirido a principios de año una desmotadora de algodón de Alpargatas en Chaco.

 


Vandecaveye aclaró que Alpargatas continuara hasta octubre a cargo de la planta. Luego pasará a manos de Alberto Mariá, propietario de Marfra S.A. La transición del traspaso de mando será de tres meses.

 


El sindicalista textil comentó “la noticia de la venta de Alpargatas Bella Vista me tomó por sorpresa. Más allá que era la crónica de una muerte anunciada, porque se sabía que la planta estaba en venta, se precipitó todo. La firma chaqueña Marfra compró la planta y la operación fue por 14 millones de dólares, es la misma empresa que compró la desmotadora de Alpargatas en Sáenz Peña (Chaco)”, relató.

 

CON OPERARIOS


Además hizo referencia a que “hasta octubre, Alpargatas seguirá al frente de la planta, luego se harán cargo los nuevos dueños. En estos tres meses de transición esperamos que sigamos trabajando normalmente, así me garantizó el jefe de Personal de la planta en Bella Vista, en horario reducido como hasta ahora, pero se garantiza el pago de sueldo”.

 


“La semana que viene voy a convocar a una asamblea con los trabajadores de la planta y hablar de este proceso de transición que se inicia, por el cambio de dueño”, explicó.
Pero el mensaje que hoy les puedo dar a los trabajadores es que “esto que nos pasó fue una caricia al alma, porque en este contexto, lo mejor que nos pudo pasar fue que se venda la planta y que siga funcionando den­tro del mismo rubro, sin que nadie quede sin su fuente laboral; que es lo que quisimos preservar desde un comienzo. Esta es una luz de esperanza en medio de la crisis”.

 

Dijo que “aún no me reuní con los trabajadores de la planta, pero tengo previsto hacerlo la semana que viene con ellos. Se demoró la venta porque la idea era que se venda completo, y así fue, la nueva firma adquirió todo: terreno, edificio, maquinarias y los casi 400 empleados que hoy cumplen funciones en la planta, que funciona en Bella Vista desde el año 1979, que es cuando se compró el terreno y se edificó la planta”, contó.

 


El gremialista de los textiles dijo que “a partir de octubre, seguramente, cambiará la razón social de la planta, tendrá personería jurídica y será una planta de Bella Vista, no como hasta ahora que su ra­zón social estaba en Buenos Aires”.

 


Aclaró que “la hilandería seguirá produciendo el hilo y la confección de la tela de jean, como hasta el momento. De todas maneras tengo previsto reunirme con los nuevos dueños”, expresó. Mientras tanto, los empleados están en alerta.