Trata de personas: extienden prisión a jefa de banda que operaba en Paso de la Patria, Itá Ibaté e Ituzaingó

Policiales - 26/06/2019

Ayer se co­no­cie­ron avan­ces en tor­no a la in­ves­ti­ga­ción so­bre una su­pues­ta ban­da misionera-­co­rren­ti­na que ha­bría or­ga­ni­za­do via­jes a lo­ca­li­da­des de nues­tra pro­vin­cia, in­cu­rrien­do en el de­li­to de tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual del que ha­brí­an si­do víc­ti­mas jo­ven­ci­tas pro­ve­nien­tes de la ve­ci­na tie­rra co­lo­ra­da. La pes­qui­sa ini­ció en 2011.


Las no­ve­da­des se co­no­cie­ron gra­cias a un in­for­me del co­le­ga mi­sio­ne­ro Cris­tian Val­dez en el ma­tu­ti­no El Te­rri­to­rio, en el que se de­ta­lló pri­me­ra­men­te que la Jus­ti­cia Fe­de­ral de Co­rrien­tes de­ci­dió ex­ten­der la pri­sión do­mi­ci­lia­ria de la su­pues­ta je­fa de la ban­da de tra­ta, Ri­ta de C. Z. de 51 años, en la ciu­dad de Po­sa­das.


En ese sen­ti­do, de­be re­cor­dar­se que en sep­tiem­bre de 2016, por or­den del Juz­ga­do Fe­de­ral Nº1 de Co­rrien­tes, Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na re­a­li­zó alla­na­mien­tos en las lo­ca­li­da­des de Pa­so de la Pa­tria e Itá Iba­té, ope­ra­ti­vos que ha­brí­an des­ba­ra­ta­do la ac­ti­vi­dad del gru­po, que or­ga­ni­za­ba ser­vi­cios de pros­ti­tu­ción, los cua­les es­ta­ban dis­fra­za­dos de su­pues­tos “tours de pes­ca”, fa­cha­da uti­li­za­da pa­ra que mu­je­res mi­sio­ne­ras ejer­zan la pros­ti­tu­ción por su­mas ín­fi­mas en com­pa­ra­ción con las ga­nan­cias ob­te­ni­das por la ban­da. En ese con­tex­to es que la pre­sun­ta je­fa de la or­ga­ni­za­ción fue de­te­ni­da lue­go de un alla­na­mien­to en su vi­vien­da en Mi­sio­nes (fo­to El Te­rri­to­rio).


Otras re­qui­sas se en­fo­ca­ron en in­mue­bles de “El Pa­so”, an­te lo cual fue­ron de­te­ni­dos dos su­je­tos, Ma­tí­as San­tia­go A. y Gon­za­lo Da­mián M., quie­nes fue­ron ex­car­ce­la­dos jun­to con Ca­ri­na Be­a­triz G., pre­sun­ta se­gun­da lí­nea en la or­ga­ni­za­ción con­si­de­ra­da de­lic­ti­va.


Re­cien­te­men­te la in­ves­ti­ga­ción su­mó a otros tres sos­pe­cho­sos, cu­yas iden­ti­da­des no tras­cen­die­ron por el mo­men­to.


Jus­ta­men­te, al ha­ber nue­vos im­pu­ta­dos, se de­ci­dió que la pri­sión do­mi­ci­lia­ria de Ri­ta, be­ne­fi­cio otor­ga­do en 2017, sea ex­ten­di­da por otros seis me­ses más ya que se con­si­de­ró que la mu­jer po­dría en­tor­pe­cer la cau­sa in­ten­tan­do con­tac­tar a las su­pues­tas víc­ti­mas de tra­ta, quie­nes son tes­ti­gos en el ex­pe­dien­te. Ob­via­men­te la de­fen­sa de la mu­jer de 51 años pre­sen­tó un re­cur­so an­te la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes, que ter­mi­nó por con­fir­mar la pri­sión pre­ven­ti­va. “(La im­pu­ta­da) po­dría ejer­cer al­gu­na in­fluen­cia so­bre las víc­ti­mas da­do que ha­bría lu­cra­do con la ex­plo­ta­ción se­xual de aque­llas y po­dría usar esa su­pe­rio­ri­dad o apro­ve­char­se pa­ra aten­tar con­tra los fi­nes del pro­ce­so y en­tor­pe­cer o frus­trar la in­ves­ti­ga­ción en mar­cha”, se­ña­la el ex­pe­dien­te se­gún lo pu­bli­ca­do.


A to­do es­to, apa­ren­te­men­te po­dría ha­ber más in­vo­lu­cra­dos en la cau­sa.

 

El me­ca­nis­mo
Se­gún se in­di­có, la pre­sun­ta es­truc­tu­ra de­lic­ti­va fun­cio­nó al­re­de­dor de cin­co años. Los me­ca­nis­mos se ac­ti­va­ban lue­go de que tu­ris­tas que lle­ga­ban a las lo­ca­li­da­des de Pa­so de la Pa­tria, Itá Iba­té e Itu­zain­gó so­li­ci­ta­ban en hos­pe­da­jes es­pe­cí­fi­cos ob­te­ner un ser­vi­cio se­xual.


Los en­car­ga­dos de es­tos si­tios, se­gún se es­ti­ma, en­via­ban un men­sa­je de tex­to a Ri­ta, quien se en­car­ga­ba de con­tac­tar con las jo­ven­ci­tas (ma­yor­men­te es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rias) a quie­nes con­ven­cía pa­ra que va­yan des­de Mi­sio­nes ha­cia las lo­ca­li­da­des co­rren­ti­nas don­de eran re­que­ri­das pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.


Es así que la or­ga­ni­za­ción ge­ne­ra­ba a tra­vés de las víc­ti­mas, gran­des su­mas de di­ne­ro en mo­ne­das de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des (dó­la­res, re­a­les o pe­sos ar­gen­ti­nos). Se­gún se des­pren­de, a la par, las jo­ven­ci­tas ob­te­ní­an su­mas que ron­da­ban los 800 o 1.000 pe­sos, ya que de­pen­día del lu­gar adon­de eran lle­va­das.


La dis­tri­bu­ción del di­ne­ro ha­bría es­ta­do a car­go Ca­ri­na.