Podrían pedir perpetua contra un profesor en causa por abusos

Policiales - 20/06/2019

Se trata de un caso registrado en San Roque por el que está detenido Marcelo A. de 24 años, quien ahora se encuentra hospitalizado, se dijo.

 

La se­ma­na pa­sa­da una ver­da­de­ra “bom­ba” me­diá­ti­ca es­ta­lló en la lo­ca­li­dad de San Ro­que por una se­rie de de­nun­cias que re­si­den­tes pre­sen­ta­ron an­te la Jus­ti­cia con­tra un su­je­to de la lo­ca­li­dad, quien ha­bría abu­sa­do se­xual­men­te de me­no­res de 12 y 13 años. Es­te sos­pe­cho­so era asis­ten­te pe­da­gó­gi­co en un ta­ller de una es­cue­la téc­ni­ca por lo que las víc­ti­mas ha­brí­an si­do sus alum­nos. En ese sen­ti­do, ac­tual­men­te el de­te­ni­do se en­cuen­tra in­ter­na­do en el hos­pi­tal de la lo­ca­li­dad. El abo­ga­do que­re­llan­te, Juan Arre­gín, que re­pre­sen­ta a las sie­te fa­mi­lias de­nun­cian­tes, sos­tu­vo que po­dría pe­dir una pe­na de ca­de­na per­pe­tua y que in­clu­so, ade­más de las acu­sa­cio­nes ac­tua­les, po­dría su­mar la im­pu­ta­ción de co­rrup­ción de me­no­res.


El sos­pe­cho­so es Mar­ce­lo A., de 24 años, quien el jue­ves pa­sa­do ha­bía si­do de­te­ni­do y lle­va­do a la co­mi­sa­ría de San Ro­que. Tras ello, de­bi­do a la con­vul­sión so­cial que ge­ne­ró el ca­so, fue tras­la­da­do a la de­pen­den­cia de Man­ti­lla pe­ro, apa­ren­te­men­te, el mu­cha­cho ha­bría te­ni­do una des­com­pen­sa­ción por lo que fue tras­la­da­do ha­cia el hos­pi­tal de San Ro­que, don­de ac­tual­men­te se en­cuen­tra.


An­te ello, el que­re­llan­te Arre­gín in­di­có a épo­ca que se pe­di­rá que el hom­bre sea lle­va­do an­te un cen­tro de de­ten­ción nue­va­men­te, an­te la po­si­bi­li­dad de que pue­da es­ca­par, ya que apa­ren­te­men­te ten­dría con­tac­tos fa­mi­lia­res en aquel no­so­co­mio. A es­to, se le su­ma el mie­do de las fa­mi­lias por las ame­na­zas que el su­je­to ha­bría pro­fe­ri­do con­tra los me­no­res.


En to­tal se in­ves­ti­gan sie­te he­chos por abu­so se­xual sim­ple, es de­cir ma­no­se­os, a los que se su­ma­rí­an di­chas in­ti­mi­da­cio­nes. Asi­mis­mo Arre­gín sos­tu­vo que in­ten­ta­rá que se con­tem­ple la fi­gu­ra de co­rrup­ción de me­no­res que re­fie­re a aque­llos ac­tos de “ma­ni­pu­la­ción por par­te del au­tor del de­li­to, quien ha­ce par­ti­ci­par a la víc­ti­ma de for­ma pre­ma­tu­ra u obs­ce­na, en ac­ti­vi­da­des de na­tu­ra­le­za se­xual”.


En ese sen­ti­do, se ex­pli­có que apa­ren­te­men­te el su­je­to, ade­más de ma­no­se­ar a los me­no­res (tan­to ni­ñas co­mo ni­ños) y de­cir­les obs­ce­ni­da­des, tam­bién ha­bría ins­ta­do a va­rias de las víc­ti­mas, pa­ra que le pi­dan a sus com­pa­ñe­ras fo­tos ín­ti­mas. “Mar­ce­lo A. le ha­bría pe­di­do a los chi­cos que le so­li­ci­ten a sus com­pa­ñe­ras fo­tos, las cua­les lue­go re­que­ría pa­ra sí mis­mo”. sos­tu­vo el abo­ga­do.


De­be re­cor­dar­se que, por los me­dios lo­ca­les, co­mo bien pu­bli­có épo­ca, se co­no­ció el tes­ti­mo­nio de tres ma­dres, quie­nes in­di­ca­ron la pe­sa­di­lla que ha­brí­an vi­vi­do sus hi­jos ca­da vez que asis­tí­an al ta­ller que es­te su­je­to te­ní­a. Mar­ce­lo A., se­gún se di­jo, al ser egre­sa­do de la es­cue­la téc­ni­ca, po­día ser asis­ten­te por lo que no era un pro­fe­sor ma­tri­cu­la­do.


Ma­ña­na o el lu­nes el su­je­to de­cla­ra­rí­a. Tras ello, se cree que el mar­tes se po­dría re­gis­trar ofi­cial­men­te el tes­ti­mo­nio de los sie­te pa­dres re­pre­sen­ta­dos por Arre­gín y, du­ran­te el res­to de la se­ma­na, se da­ría lu­gar a la Cá­ma­ra Ge­sell pa­ra que va­yan de­cla­ran­do los alum­nos y alum­nas que ha­brí­an si­do agre­di­dos se­xual­men­te.


Asi­mis­mo, se po­dría su­mar el tes­ti­mo­nio de otros chi­cos que si bien no fi­gu­ran co­mo víc­ti­mas, ha­brí­an vis­to to­do.