Se hizo justicia por Guillermo Juani, muchas gracias a todo el pueblo

Policiales - 20/04/2019

Ma­rie­la Ga­llar­do, viu­da de Gui­ller­mo Jua­ni quien fue atro­pe­lla­do y muer­to por Ra­fa­el Bo­fill, hi­jo del fa­mo­so cha­ma­me­ce­ro, se di­ri­gió a es­ta Re­dac­ción pa­ra ex­pre­sar su agra­de­ci­mien­to a “to­do el pue­blo co­rren­ti­no” por ha­ber­la apo­ya­do en su lu­cha pa­ra que el jo­ven sea con­de­na­do y cum­pla de for­ma efec­ti­va.


“Sin apo­yo del pue­blo, no sé si se hu­bie­ra lo­gra­do que Ra­fa­el Bo­fill lle­gue a ser de­te­ni­do. Lue­go de que que­dó fir­me la con­de­na y él es­tu­vo pró­fu­go, creo que Bo­fill sin­tió la pre­sión de has­ta su mis­ma gen­te”, in­di­có Ga­llar­do. “Des­de que se en­tre­gó en la co­mi­sa­ría de San Ca­ye­ta­no (el 14 de abril), no pu­de pa­rar de llo­rar. Fui a lle­var­le flo­res a Gui­ller­mo y a de­cir­le que pue­de des­can­sar en paz, que lle­va­mos muy al­to su nom­bre du­ran­te to­dos es­tos años. Va­lió la pe­na y gra­cias a to­dos por acom­pa­ñar es­ta lu­cha, la cual voy a se­guir de otra ma­ne­ra, con­tra los ho­mi­ci­dios via­les. A par­tir de aho­ra co­mien­za una nue­va eta­pa”, ex­pre­só Ga­llar­do an­te es­te me­dio.


De­be re­cor­dar­se que Jua­ni con­du­cía una mo­to­ci­cle­ta cuan­do fue em­bes­ti­do por Ra­fa­el Bo­fill, que iba en au­to, en sep­tiem­bre de 2012 en la ciu­dad de Co­rrien­tes.


El au­to­mo­vi­lis­ta, se­gún se com­pro­bó en el jui­cio, ha­bía in­ge­ri­do una gran can­ti­dad de be­bi­das al­co­hó­li­cas y es­ta­ba en el “ter­cer es­ta­do de ebrie­dad”. Tras atro­pe­llar a Jua­ni, Bo­fill sa­lió de su au­to y fue a bus­car a sus pa­dres.


Du­ran­te no­viem­bre de 2017 fue con­de­na­do a cua­tro años por el ho­mi­ci­dio, tras lo cual que­dó en li­ber­tad a la es­pe­ra de que el fa­llo que­de fir­me, lo que ocu­rrió el 22 de mar­zo, an­te lo cual de­bía ha­cer­se efec­ti­va la de­ten­ción del mu­cha­cho.


No obs­tan­te se lo bus­có en la ca­sa 17 dí­as des­pués y, al no en­con­trar­lo, se le de­cla­ró en re­bel­dí­a. El 14 de abril fi­na­li­zó la his­to­ria lue­go de que el mu­cha­cho se en­tre­gó an­te las au­to­ri­da­des.


“Es­to no ha­bría si­do po­si­ble si no fue­ra por el pue­blo. Se hi­zo jus­ti­cia por Gui­ller­mo, gra­cias a to­dos”, rei­te­ró Ga­llar­do.