En el Via Crucis, el Papa llamó a ver todas las cruces del mundo

Info General - 19/04/2019

Las cruces del mundo actual -de las "personas hambrientas de pan y amor", de los migrantes, de los niños "heridos en su inocencia", de los sedientos de justicia y paz, e incluso de la Iglesia católica "que se siente atacada continuamente desde el interior y el exterior"-, estuvieron al centro del Vía Crucis que, como es tradición, el Papa presidió hoy en el Coliseo.

 

"Señor Jesús, ayúdanos a ver en tu Cruz todas las cruces del mundo", pidió Francisco, en una oración compuesta por él que pronunció al final del tradicional rito del Viernes Santo que evoca la pasión y muerte de Jesús, en el sugestivo anfiteatro Flavio.


En una noche fresca y límpida, ante miles de fieles llegados con antorchas -que debieron sortear fuertes medidas de seguridad para alcanzar el Coliseo, emblemático lugar de martirio de miles de cristianos-, Francisco aludió a la realidad de hoy. Mencionó la cruz de las "familias destrozadas", la cruz de las personas "solas y abandonadas hasta por sus propios hijos y parientes", la cruz de los descartados y marginados y la cruz de los migrantes "que encuentran las puertas cerradas debido al miedo y a los corazones blindados por cálculos políticos". Esta última frase pareció en Italia una estocada al ministro del Interior y viceprimer ministro del gobierno populista, Matteo Salvini.


En una oración que pronunció desde la la terraza de la colina del Palatino, que se asoma sobre el antiguo anfiteatro Flavio, Francisco aludió también a la crisis que atraviesa la Iglesia católica por el escándalo de abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes que ha minado su credibilidad. Mencionó, de hecho, "la cruz de los pequeños, heridos en su inocencia y en su pureza", "la cruz de los consagrados que han olvidado su primer amor", "la cruz de nuestras debilidades, de nuestras hipocresías, de nuestras traiciones, de nuestros pecados, de nuestras numerosas promesas rotas", "la cruz de tu Iglesia que, fiel a tu Evangelio, fatiga a llevar tu amor hasta entre los mismos bautizados" y "la cruz de la Iglesia, tu esposa, que se siente atacada continuamente desde el interior y el exterior".