Corrientes: condenan a 10 años de prisión a remisero que prostituía a víctimas de trata en hoteles

Policiales - 08/04/2019

Un chofer de remís fue condenado este lunes en Corrientes a 10 años de prisión por la explotación sexual de más de 15 mujeres víctimas de trata en hoteles de la costa del Paraná, informaron fuentes judiciales.

 

Julio Argentino González, un chofer de remís de 47 años, fue condenado este mediodía a 10 años de prisión por trata de personas agravada, según la sentencia del Tribunal Oral Federal de Corrientes.

 

El conductor afrontó un juicio por la explotación sexual de más de 15 mujeres en estado de vulnerabilidad, a quienes prostituía en hoteles de la capital y villas turísticas de la costa del Paraná, según indicó la investigación.

 

Además de la sentencia a prisión, al hombre se le decomisó un automóvil Volskwagen Vento en el que trasladaba a las víctimas y, a pedido del fiscal Carlos Schaefer, se comunicó el caso al Centro de Asistencia a las Víctimas de Delitos (Cenavid), a la Defensoría General de la Nación y al Comité Ejecutivo para la Lucha contra la trata.

 

De acuerdo con lo indicado en el caso, González explotaba menores de edad y del análisis de las comunicaciones telefónicas se desprendió que tenía contactos para garantizar impunidad ante la policía local en el traslado de las mujeres.

 

El fiscal Schaefer, en su alegato, repasó que el hombre fue quien organizó la llegada de cinco mujeres a un encuentro sexual con nueve turistas en el hotel “Brisas del Paraná”, en la villa turística de Paso de la Patria en julio de 2017, cuando las víctimas fueron rescatadas y se produjo la detención.

 

Durante el juicio cinco mujeres que fueron víctimas de González reconstruyeron las circunstancias de severas dificultades económicas que atravesaban y el modo en el que las captó para ser prostituidas, tras lo cual se quedaba con el 50% de los importes que percibían.

 

“Cuando (las chicas) tenían que hacer servicio y estaban en sus días él les decía que se pongan un algodón”, indicó una de las víctimas en su declaración ante los jueces Lucrecia Rojas, Víctor Alonso y Fermín Ceroleni.

 

Desde el Programa de Rescate, una de las especialistas que hizo aportes a la causa indicó que “se pudo advertir claramente la cosificación de la mujer (…) reducida a un objeto comercializable”, en tanto que pusieron de manifiesto que la mayor parte de las mujeres tenían entre 19 y 25 años y eran sostén de sus familias.