Separar la paja del trigo

Política - 10/02/2019

Cada pueblo con lo suyo, la denominada idiosincrasia, que pinta el perfil de cada uno, y a los anglo-sajones, los caracterizan por su apego a la ley, por lo menos puertas adentro. No es nuestro caso, por cierto, digo a los latinoamericanos, nuestro acendrado burlar lo normativo, es una pandemia. Somos incorregibles sin remedio, y la realidad actual del país, lo ratifica con un Estado de Derecho gravemente deteriorado y en esa referencia institucional, el partido Justicialista de Corrientes ha emprendido la azarosa tarea de convocar a internas para el 31 de marzo.

 

Es elogiable la convocatoria del PJ, no obstante que lo fuera por la presión militante del descontento y ante los primeros pronunciamientos de la Junta Electoral partidaria, se advierten indicios de que se quiere ordenar y sanear el procedimiento electoral y así lo indica su resolución, por la que se intima el cambio de nombre de Unidad Ciudadana y la baja de Solidaridad para el Cambio, por la confusión que tales nombres generarían en los afiliados. En efecto, ambas listas se referencian en otras agrupaciones políticas, allende al movimiento peronista, pero su admisión significaría la intrusa intromisión extrapartidaria, en la vida interna del PJ.

 

El profuso número de listas presentadas, podría significar la diversificación del pensamiento interno partidario no conteste con la jefatura partidaria, sin mengua del tactismo electoralista de los aparatos grupales; pero el reconocimiento amplio y mayoritario de las reservas de nombres y números de listas, es un buen indicador optimista.

 

La anomalía de intento de participación de partidos terceros en la vida interna del PJ no resulta nada extraño, si recordamos la nota curiosa, acaecida a comienzos de 2003, cuando se presentaban a competir por la candidatura presidencial, el ex presidente Carlos Menem; el ex presidente designado por la Asamblea legislativa, Adolfo Rodriguez Saá y el entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, patrocinado este último por quien controlaba políticamente al partido Justicialista y quien había sucedido en la presidencia de la Nación  a Rodriguez Saá, esto es Eduardo Duhalde.


La presentación judicial de Menem, alcanzó para bloquear la candidatura que el Partido Justicialista quería imponer y la Justicia Electoral permitió que los tres candidatos del PJ conformaran alianzas electorales con otras fuerzas políticas, en los hechos, la solución implicó para el Partido Justicialista una interna partidaria abierta y simultánea con la elección general.

 

Parece que la Junta Electoral del PJ correntino, quiere en la ocasión, separar la paja del trigo.

 

Por Aguedo Gomez