Itá Ibaté

Detuvieron a un hombre acusado de matar a su vecino a puñaladas

Policiales - 05/12/2018

La Po­li­cía de Itá Iba­té ha­bría es­cla­re­ci­do un mis­te­rio­so ca­so de ase­si­na­to ocu­rri­do en la lo­ca­li­dad el mes pa­sa­do, por el cual se en­cuen­tra de­te­ni­do un co­no­ci­do de la víc­ti­ma.


En un pri­mer mo­men­to, el ca­so fue ca­ra­tu­la­do co­mo “muer­te du­do­sa” de­bi­do a que el ca­dá­ver, fue en­con­tra­do en un avan­za­do es­ta­do de des­com­po­si­ción.


No obs­tan­te, la in­ves­ti­ga­ción he­cha por agen­tes de la lo­ca­li­dad, lo­gró la de­ten­ción de un sos­pe­cho­so, quien fue tras­la­da­do el lu­nes ha­cia la Uni­dad Pe­nal Nº6, se­gún in­for­ma­ron fuen­tes ofi­cia­les a Época.
La víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ba­si­li­co Váz­quez Aqui­no, de 50 años, mien­tras que su pre­sun­to ase­si­no, se­ría un tal Ba­rrios, quien ten­dría la mis­ma edad.


“A­pa­ren­te­men­te en­tre es­tas dos per­so­nas ha­bía una di­fe­ren­cia de vie­ja da­ta que la­men­ta­ble­men­te ter­mi­nó de la pe­or for­ma”, co­men­tó una voz ofi­cial con res­pec­to al ca­so.


Con res­pec­to a las ac­tua­cio­nes que se re­a­li­za­ron en tor­no al ho­mi­ci­dio, se in­di­có que una vi­vien­da fue alla­na­da en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción en la que fue de­te­ni­do Ba­rrios.


No se co­no­cie­ron ma­yo­res de­ta­lles con res­pec­to a las prue­bas que pe­san en su con­tra, aun­que es­ta­ría muy com­pro­me­ti­do, se di­jo, de­bi­do a cier­tos ele­men­tos en­con­tra­dos en el alla­na­mien­to.
El cuer­po de la víc­ti­ma fue ha­lla­do du­ran­te los úl­ti­mos dí­as de no­viem­bre.


Se­gún ha­bí­an di­cho fuen­tes ofi­cia­les, el hom­bre de 50 años al­qui­la­ba al­gu­nos sec­to­res de su vi­vien­da.


De es­ta ma­ne­ra, una per­so­na, in­for­mó a las au­to­ri­da­des que un olor nau­se­a­bun­do sa­lía des­de el in­te­rior de la ca­sa.


An­te ello, agen­tes po­li­cia­les fue­ron has­ta el si­tio y en­con­tra­ron el ca­dá­ver des­com­pues­to de Váz­quez Aqui­no. A sim­ple vis­ta, no se po­día ob­ser­var al­gún sig­no de vio­len­cia, jus­ta­men­te por el es­ta­do del cuer­po; por lo que se de­ci­dió que los res­tos hu­ma­nos fue­ran lle­va­dos ha­cia el mé­di­co fo­ren­se, pa­ra que se re­a­li­ce la co­rres­pon­dien­te au­top­sia, mien­tras el ca­so fue ca­ra­tu­la­do co­mo “muer­te du­do­sa”.


No obs­tan­te, el es­tu­dio fo­ren­se de­ter­mi­nó que el ca­dá­ver te­nía le­sio­nes con ar­ma blan­ca. Ex­tra­o­fi­cial­men­te se di­jo que te­nía he­ri­das en el cue­llo y tó­rax. Es­to guió a los in­ves­ti­ga­do­res y per­mi­tió la de­ten­ción de Ba­rrios, quien ya fue tras­la­da­do tras pres­tar de­cla­ra­ción an­te el juez del ca­so.


Calificá esta nota