Por Daniel Caram

Quienes juegan con fuego...

Opinión del Director - 10/09/2018

Siempre que hablo con los jóvenes trato de inculcarles que sean cuidadosos y respetuosos, sobre todo a aquellos que piensan dedicarse a la política para trabajar día a día por un futuro mejor. Es preciso que nos manejemos siempre con responsabilidad, sentido común y, por supuesto, con honestidad. Pareciera que algunos, ya no tan jóvenes, insisten en tomar un camino distinto.



Justamente ayer, hizo una semana que nos reunimos los peronistas en el Consejo Provincial del Partido Justicialista y, para sorpresa de muchos y hasta propia, se definieron cosas más que trascendentes que veníamos demandando hace tiempo: internas para elegir a las nuevas autoridades, Congreso Ordinario y Extraordinario el mes que viene, como así también, nada más ni nada menos, la reforma de nuestra carta orgánica. Sin embargo, algunos ausentes en dicho cónclave sorprendieron, tal vez desinformados y extemporáneamente, saliendo a pedir lo mismo por cuanto medio de comunicación pudieran hacerlo.



En reuniones cerradas y poco comunicativas ya se repartían candidaturas, cargos y demás yerbas y a veces, cuando falta experiencia y prudencia es donde se empiezan a notar las mezquindades o, cuanto menos, la falta de criterio. Peligroso es porque si desde nuestro propio Partido estamos planteando una mayor unidad del peronismo, para ganar, para combatir el ajuste de los gobiernos nacional y provincial, algunos compañeros salieron a pedir una reestructuración del PJ cuando ya eso se acordó en la última reunión que tuvimos en Saladas. ¿No será que están cayendo en la trampa del oficialismo radical?



Por eso, a esos compañeros les sugiero que sean cautos. Entiendo perfectamente que, por la situación crítica que están atravesando nuestros intendentes los seduzca la idea de ser ayudados por el enemigo. Una ayuda que, a futuro, no hará más que restarle fuerzas al peronismo y alejarlos del pueblo. Insisto, sean cautos y si quieren la unidad no dividan, que en estos tiempos el demonio verde está aprestado a meter su cola y destruir la unidad por la que tanto bregamos como compañeros. Resistan, que la billetera no mate intendentes. Todos dentro del Partido, nadie fuera de él.


Calificá esta nota