Por Daniel Caran

Por Daniel Caram

Certeza emparchada

Opinión del Director - 26/08/2018

Cada uno sabe dónde le aprieta el zapato, reza un viejo dicho. Y es que el Gobierno provincial actuó rápido de reflejos ante la quita del Fondo Sojero, y ante la posibilidad de que los municipios encaucen una revuelta judicial contra esta medida, como ya fue el caso de Mercedes. Ahora, la Provincia prometió cubrir las pérdidas que generó la eliminación del fondo federal, con obras públicas: un paliativo que genera más dudas que certezas.

 

Por un lado, celebro que el gobierno haya asumido la postura de auxiliar a los municipios, ya que las obras que prometen es mucho mejor que quedarse con las manos. Más allá de si lo hicieron por miedo o conveniencia, es rescatable la medida. Aunque no deja de ser un parche que no resuelve de fondo la cuestión.

 

Y lo digo más aún, porque aclaró Valdés que esta ayuda a los intendentes será sólo hasta diciembre. Que a partir del año que viene evaluarán si continúan haciéndolo ya que no quieren embarcarse en obras complejas. Y al final queda la misma incertidumbre que surgió no bien se eliminó el Fondo Sojero.

 

¿Adónde irán a parar las regalías del fondo federal si no es a la provincias ni a los municipios? El Gobierno nacional nunca aclaró de qué manera redistribuiría esos ingresos, sólo habló e insistió con el recorte de gastos en el Estado. Dejemos la ingenuidad, la tibieza y la quietud de lado, que en vez de ponernos la crisis al hombro y agachar la cabeza como nos proponen, tenemos que combatir el ajuste para defender la dignidad de nuestros y nuestras compatriotas.
 


Calificá esta nota