Bajante

Durante todo agosto el nivel del Paraná seguirá siendo crítico

Info General - 09/08/2018

Desde la APA anticipan que, luego del cierre de compuertas en Itaipú y Yacyretá, el río comenzó a bajar y retornará a los niveles más críticos.

 

 

Pocos días después del cierre de compuertas en las represas hidroeléctricas de Itaipú y Yacyretá (que habían sido abiertas por acuerdo comercial entre Brasil y Paraguay), el río Paraná en Barranqueras comenzó a retomar los bajos niveles que predominaron en las últimas semanas.

 

 

‘En mi opinión, casi todo agosto continuarán los niveles bajos en torno a los 2,50 y 2 metros, porque hoy no hay lluvias importantes‘, señaló el ingeniero Hugo Rohrmann, director de Estudios Básicos de la Administración Provincial del Agua (APA).

 

 

En ese contexto, se espera que el nivel que ayer se ubicó en 2,50 metros siga retrocediendo hasta alcanzar los registros más críticos, con todas las consecuencias que ello provocó en la navegación y principalmente en el abastecimiento de combustibles.

 

 

En el inicio de la semana, el suministro de combustibles en las estaciones de la capital chaqueña fue normal, según confirmaron expendedores consultados. Mientras tanto, la llegada del combustible a la provincia sigue haciéndose a través de una logística combinada: algo por río y también vía camiones que llegan desde la provincia de Santa Fe.

 

 

AUMENTÓ CASI UN METRO

 


Rohrmann recordó que en esta última semana hubo un aumento del nivel del río Paraná de casi un metro, generado por la apertura de las compuertas de las represas de Itaipú (binacional entre Paraguay y Brasil) y Yacyretá (binacional entre Argentina y Paraguay) y no por lluvias, por un arreglo comercial entre Brasil y Paraguay para sacar una exportación de arroz, cosa que sucedió hace unos días.

 

 

Por eso, el viernes pasado las compuertas fueron cerradas nuevamente y el río comenzó a bajar. Ayer por la mañana en Barranqueras se ubicaba en 2,50 metros, retomando progresivamente los mismos valores que antes de ese proceso de apertura de las represas.

 

 

‘No se vislumbra un cambio en el comportamiento del Paraná de acá a las próximas tres semanas. No son los valores históricos más bajos, pero sí son bajos‘, describió. El motivo es la ausencia de lluvias importantes en la cuenca del río en Brasil, las que durante mayo, junio, julio y agosto estuvieron por debajo de lo normal.

 

 

‘Ese patrón debería cambiar este mes y de hecho la primera semana de agosto hubo lluvias superiores a los 100 milímetros en la zona intermedia de la cuenca del Paraná, pero no alcanza para modificar el comportamiento del río y su nivel‘, expuso el especialista.

 

 

En ese contexto, remarcó que ‘se necesita un mes entero de buenas lluvias y a partir de ahí generar un incremento del caudal, lo que se espera recién a partir de septiembre, período donde a su vez las lluvias ya empiezan a ser más importantes‘. Al respecto, Rohrmann dejó claro que la entrada de remolcadores al riacho y la navegación dependerán de esos niveles del río.

 

 

‘Los empujes tienen un límite de operación que en YPF es de alrededor de 2,40 metros y en Shell un poco más‘, marcó. Por eso resaltó que ‘habrá más complicaciones‘, y dijo que ‘la solución es tener más dragado en el riacho‘. ‘Eso se debe hacer periódicamente y no esporádicamente‘, sintetizó.

 

Fuente: chacohoy.com


Calificá esta nota