Alerta por reiterados ataques de malvivientes

Interminables robos en la Capital: La Dirección de Seguridad brilla por su ausencia

Policiales - 23/06/2018

Hubo al menos cuatro casos en las últimas horas. La Dirección General de Seguridad y Prevención del Delito de la Policía de Corrientes, en prinicipio, pareciera no existir ante reiterados ilícitos. Ahora, los afectados fueron dos personas del interior provincial, quienes llegaron a una clínica a ver a un familiar internado; personal de una mutual; un joven que visitaba a su madre y un matrimonio al que sustrajeron una silla de bebé.

 

El área responsable de brindar “seguridad” en la Capital correntina es la Dirección General de Seguridad y Prevención del Delito, a cargo del comisario general Emilio Jorge Rodríguez. 


En la edición de este sábado el diario Época refleja que va­rios ve­hí­cu­los fue­ron da­ña­dos en la ciu­dad de Co­rrien­tes a ma­nos de mo­to­cho­rros, quie­nes en to­dos los ca­sos lo­gra­ron el co­me­ti­do de ro­bo. Al me­nos cua­tro au­to­mó­vi­les ter­mi­na­ron con ro­tu­ra de cris­ta­les y los due­ños, ade­más de su­frir el de­li­to, tu­vie­ron que re­a­li­zar im­por­tan­tes ero­ga­cio­nes de di­ne­ro pa­ra las re­pa­ra­cio­nes.


Las víc­ti­mas de los de­lin­cuen­tes fue­ron in­te­gran­tes de una fa­mi­lia oriun­da de una lo­ca­li­dad de in­te­rior co­rren­ti­no; per­so­nal de una Aso­cia­ción Mu­tual, lle­ga­do des­de otra pro­vin­cia; un hom­bre que vi­si­ta­ba a su ma­dre y un ma­tri­mo­nio a quien des­po­ja­ron de una si­lla de be­bé, informó el diario Época. 

 


Per­so­nas do­mi­ci­lia­das en Ita­tí lle­ga­ron a ca­pi­tal pa­ra vi­si­tar a un pa­rien­te in­ter­na­do en una clí­ni­ca. Lue­go de es­ta­cio­nar su ve­hí­cu­lo en Me­dra­no, ca­si ave­ni­da In­de­pen­den­cia, del ba­rrio Güe­mes, en­tra­ron a un es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co cer­ca­no. Al ca­bo de unos po­cos mi­nu­tos, fue­ron aler­ta­das de que un par de mal­vi­vien­tes cau­sa­ron la ro­tu­ra de la lu­ne­ta del au­to­mó­vil, un To­yo­ta Co­ro­lla gris.


Uno de los mal­he­cho­res des­cen­dió de una mo­to, se su­bió al ba­úl, re­ven­tó el cris­tal y sus­tra­jo una “mo­to gua­da­ña”. Fue a las 17:30.


Am­bos “mo­to­cho­rros” fu­ga­ron a al­ta ve­lo­ci­dad por ave­ni­da In­de­pen­den­cia rum­bo a la ro­ton­da de la Vir­gen de Ita­tí. To­do ocu­rrió cer­ca de un lo­cal co­mer­cial que cuen­ta con cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, las cua­les, po­si­ble­men­te, ha­yan re­gis­tra­do el ro­bo.


El dam­ni­fi­ca­do, en diá­lo­go con épo­ca, ex­pli­có que la re­po­si­ción de la lu­ne­ta, co­lo­ca­ción in­clui­da, sig­ni­fi­ca el gas­to de apro­xi­ma­da­men­te diez mil pe­sos.


Otro de los ca­sos se pro­du­jo en la es­qui­na de Ma­da­ria­ga y Var­gas Gó­mez, en el ba­rrio Sur, cuan­do un hom­bre des­cen­dió unos po­cos mi­nu­tos de su au­to­mó­vil pa­ra en­trar a una vi­vien­da don­de es­ta­ba su ma­má.


“Es­ta­cio­né el au­to en la es­qui­na. Ba­jé cin­co mi­nu­tos a la ca­sa de mi ma­dre y sen­tí un rui­do y la alar­ma que so­na­ba. Ví que me ro­ba­ron una mo­chi­la, era un mo­to­cho­rro. Cuan­do sa­lí, ya se iba”, di­jo Ra­món Rí­os, el dam­ni­fi­ca­do, a tra­vés de Ra­dio Dos.


“Ne­ce­si­to que, si al­guien en­cuen­tra la mo­chi­la, me de­vuel­va los pa­pe­les que ten­go aden­tro, que eran de mi tra­ba­jo”, ex­pli­có.

 


En el ba­rrio San­ta Ro­sa, en tan­to, ocu­rrió du­ran­te la ma­ña­na un ilí­ci­to si­mi­lar. Un ma­tri­mo­nio es­ta­cio­nó el au­to­mó­vil en el que cir­cu­la­ban de­lan­te de una vi­vien­da, so­bre La­va­lle al 1800 y, al ra­to, des­cu­brie­ron la ro­tu­ra de una de las ven­ta­ni­llas. De esa for­ma, su­frie­ron ade­más del da­ño, la sus­trac­ción de una si­lla de be­bé, que es­ta­ba aden­tro del ro­da­do.


Por úl­ti­mo, el jue­ves, en ple­no cen­tro de la ciu­dad, en Cór­do­ba al 1300, en­tre Bel­gra­no y Ma­ria­no Mo­re­no, tam­bién la­dro­nes en mo­to­ci­cle­ta, re­ven­ta­ron el cris­tal de un ve­hí­cu­lo per­te­ne­cien­te a una Aso­cia­ción Mu­tual.


“Ha­bí­an lle­ga­do de otra pro­vin­cia y les pa­só es­to acá. Ro­ba­ron un bol­so. Fue a la sies­ta, en ple­no par­ti­do de la Se­lec­ción, cuan­do ca­si na­die es­ta­ba en la ca­lle”, ex­pli­có a épo­ca un tra­ba­ja­dor de la fir­ma.


Los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por el ilí­ci­to acu­die­ron a la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Ter­ce­ra.


Des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po, es­te me­dio re­fle­ja el mo­dus ope­ran­di de mo­to­cho­rros. Ca­da vez son más las de­nun­cias de ro­tu­ra de cris­ta­les en oca­sión de ro­bo.

 

En los últimos meses interminables denuncias por hechos contra la propiedad fueron grandes titulares de los medios de comunicación. La mayoría de los ataques fueron en manos de motochorros.

 

La Policía, en nuestra Capital, no pone freno a los hechos que crecen y preocupan a la sociedad. 


Calificá esta nota